Capriles y la Guajira Yaruska

1

Urge una bruja que salve al rey

Henrique Capriles, lo ha perdido todo en la vida. Perdió la amistad de Armando Briquec. Perdió dos elecciones presidenciales: una con Chávez, y una con Maduro. Perdió ante la Controlaría General de la Nación. Perdió la oportunidad de ser candidato hasta de una junta de condominio. Perdió la amistad con el Chuo Torrealba. Perdió su poder de convocatoria. Perdió la confianza de Almagro y del imperio. Perdió la asesoría de Uribe. Ha perdido buena parte de su cerebro. Está perdiendo su audición, y, por algo usa lentes. Y para completar la perdedera, está presto para perder su libertad. ¿Entonces? Este señor nació para perder. No hay duda. Su última caprilada confirma lo que vengo señalando en lo de perder y perder. "Perder y perder" es una frase buena para una canción o para un culebrón mexicano. O sea, este señor, de la noche a la mañana, se convirtió en espía, al mismísimo estilo de "JeyBond". Dice tener información de que han sido detenidos 80 o más oficiales de la FANB, por negarse a cumplir órdenes. Refirió, airosamente, que los cadetes andan en las marchas opositoras porque no desean ser oficiales de esta dictadura. También refiere que los policías lo han llamado a él para ponérseles a la orden, a la hora de las chiquitas. Afirmó el señor Capriles, que los fiscales de tránsitos están a punto de cambiar sus pitos por fusiles e irse a las montañas, pero sólo si Capriles es el primero en internarse en las montañas de Miranda, y asume la dirección de ese supuesto movimiento guerrillero. Arriba, Comandante perdedor.

2

La Guajira Yaruska

Un amigo mío que vive en Margarita, a quien le conté las últimas capriladas, me dijo que haya existía una tal Guajira Yaruska que puede ayudar a Henrique Capriles a recuperar su poder de líder dentro del campo de la oposición, llegar a dominar totalmente a la MUD. Yo tome nota del asunto, y como no soy mezquino, exhorto al señor Capriles a que acuda, como un meteorito, más rápido que el viento, como un rayo veloz, y se pose frente a la Guajira esa, y le cuente sus males. La dama en cuestión, o sea, la Guajira Yaruska, o sea la bruja, pues, es entre otras cosas: bruja del amor, macumbera, espiritista, pactada y reencarnada con los espíritus blancos (como el de Capriles). La susodicha trabaja en el campo santo a las 12 de la noche, con o sin la presencia del interesado (en este caso sería Capriles). Dice la guajirita del embrujo que nunca falla. Domina cuerpo, mente y espíritu, o sea, el corazón, pues, y trabaja, con la precisión de un relojero, para no dañar ni un vasito blanco, como los de Capriles. El interesado (o sea, Capriles), no se dará cuenta de nada. Produce, en sus sesiones de brujería callejera, inclusive, poderosos amarres amorosos… La eminencia en materia brujerística, trabaja la zona de desmotivación, la pérdida d confianza y de liderazgo. Tiene testimonio de gente que han perdido una junta de condominio y, luego de visitarla, la han recuperado. Es experta en alejar, sin ser tocados ni con un pétalo de una rosa, al enemigo. Los deja intactos, pero turuletos. También le mete a la sexología, por lo cual afirma que cura la impotencia sexual, y otras también, de un día para otro.

3

Testimonios reales

Mi amigo, que, por cierto no es margariteño, pero sabe mucho de esas cosas, me envió un rosario de testimonios sobre los efectos que se producen, una vez que usted visita a la Guajira Yaruska, en la isla de Margarita. Para animar, más de la cuenta, a nuestro apreciado Henrique Capriles, le dejo con algunos de los testimonios reales, por cierto, como resultado de las consultas con nuestra amiga Yaruska. Antes debo decirle a Capriles, que la dama, en cuestión, recibe, como forma de pago, tarjeta de crédito, débito, efectivo, cheques, y hasta se atreve a un trueque, siempre y cuando ella tenga la ventaja. Vamos, pues, a lo que venimos. He aquí tres testimonios, reales, verdaderos, arrancados de la vida misma de los personajes que acuden a la bruja Yaruska en la búsqueda de una salida a sus vidas, atascadas por metidas de patas, o bien por algún mal de ojo que les han echado, por haber sido mal fajados cuando nacieron… Vamos, pues:

"Mi reina, mi querida Guajira Yaruska, gracias, muchas gracias por los beneficios que has traído a mi vida. Acudí a ti cuando ya no podía con mis males, por la falta de medicinas y otras cosas. Hoy, después de seguir tus consejos al pie de la letra, me siento un hombre nuevo. Como Superman, pues". Otro testimonio: "Mi amadísima, Guajira Yaruska, qué habría sido sin ti. Sin tus consejos. Sin tus manos de seda, bañadas de sabiduría, y de otras cosas más. Ahora me siento con una fuerza de voluntad inusitada, descomunal, como impregnada de kritonita, la misma que le daba poderes superiores al Super, ese. Me siento con la fuerza endemoniada capaz de derribar de un solo golpe ese urbanismo construido por la Misión Vivienda, en el mero centro de quienes somos superiores. Está localizado en la calle la Auyama, en las adyacencias de la urbanización Playa el Ángel y Costa azul. Habrase visto. Esta gentuza no tiene derecho a vivir junto a nosotros… ¡Qué asco! Mete tu mano, diosa Yaruska". Último testimonio: "Gracias, amada Guajira Yaruska. Ahora me siento confiado. Perdí mi inseguridad. Me siento seguro de mí mismo, tanto que estoy pensando postularme para la Asamblea Constituyente Originaria… No podemos dejarle el camino libre a los chavistas esos, tierruos y patas en el suelo. Consultarte fue lo mejor que he hecho en mi vida. En la otra semana me postulo. Estoy alzado, mi querida Guajira Yaruska. En verdad, no sé de dónde saliste tú, pero de que vuelas, vuelas".

Agradado:

Capriles, pienso que mi recomendación en torno a consultar a la Guajira Yaruska, en Margarita, te puede ser útil. Podrías salir de esa racha perdedora que aniquila a cualquiera. No te vuelvas más loco de lo que estás, aún puede recuperarse algo de lo que Dios te dio al nacer. Pero tienes que pedirle que te saque esas cosas malas de la cabeza. Que te ayude a recuperar la sindéresis. Pero te aconsejo que le consultes sobre tu futuro, y sobre la posibilidad cierta de que te pongan los hierros. ¡Hazlo, Capriles! No pierdas las esperanzas. Eso sí, sácate ese diablo que tienes metido en tu cerebro. ¡Libérate! Dile a la Guajira si puede aplicarte un exorcismo que te saque por completo a satanás de tu cuerpo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1614 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a245488.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO