Al Casúmate y el fraude cambiario

"No quiero llegar a la conclusión de que a Súmate le preocupe lo que le preocupó a Al Capone, ya que las autoridades estuvieron detrás de él y a través de su contador fue como lo pudieron juzgar." Diputado José Albornoz, presidente de la Comisión Especial que investiga los fondos de Súmate.

Alfonso Gabriel Capone, famoso mafioso ítalo-estadounidense que durante los años 20 se convirtió en el criminal mas asediado por las fuerzas policiales de Chicago, solo pudo ser capturado cuando el gobierno federal lo acusó de evasión de impuestos. Capone había hecho una fortuna que sobrepasaba los 100 millones de dólares, en buena parte a costa del contrabando de licores, pero sus fechorías nunca pudieron ser demostradas ya que mientras una red de mafiosos le hacían el trabajo sucio, Al se paseaba por los medios como la celebridad más aclamada de la alta sociedad. Sin embargo, la aprobación de nuevas leyes federales contra la evasión de impuestos permitió que el agente del Tesoro Nacional, Eliot Ness, y sus "Intocables", persiguiera a Capone luego de descubrir una serie de recibos que lo vinculaban con apuestas ilegales y evasión de impuestos. En todo Estados Unidos se sabía de las fechorías de quien fuera catalogado como el "Enemigo Público No 1", pero solo pudo ser sometido a la justicia en 1931 por fraude al Estado y no precisamente por ser criminal.

En Venezuela, todo el mundo sabe que Súmate es una organización de derecha vinculada a grandes grupos económicos que recibe financiamiento del gobierno y congreso estadounidense con el único objetivo de derrocar al presidente Chávez. Desde los más ingenuos, hasta los más radicales opositores, conocen la agenda golpista de Súmate. Incluso el candidato antichavista, Teodoro Petkoff, tiene claro el espíritu “impositivo, arrogante y autoritario" de una organización que a lo largo de estos últimos años ha llevado a la oposición a terrenos inimaginables donde se confunde la tragedia con la comicidad.

Pero aun con el tremendo daño que le ha hecho a la oposición y sus simpatizantes al pretender erguirse como suprapartido e impartir ordenes que recibe desde Washington para atentar contra las instituciones democráticas, Súmate parece que terminará sus días como Al Capone, rindiendo cuentas sobre la manipulación de sus finanzas y por haber cometido fraude cambiario.

La investigación que adelanta la comisión especial de la Asamblea Nacional presidida por el diputado José Albornoz, ha determinado que Súmate no se registró debidamente en Cadivi para evitar suministrarle al Estado información sobre los fondos en dólares que recibe desde Washington, Alemania y Canadá, con lo cual violó flagrantemente la Ley de Ilícitos Cambiarios. Al respecto, sus directores Maria Corina Machado y Alejandro Plaz han asegurado que “nunca han recibido dólares” porque “todas las donaciones realizadas por la NED y demás organizaciones extranjeras… han sido entregadas en bolívares." (El Universal, 27 de Julio de 2006) Sin embargo, cuando El Carabobeño del pasado 10 de Julio le preguntó al propio Plaz cómo podía demostrar que el dinero recibido había sido destinado a “actividades educativas”, éste dijo que "para traer dólares al país [Súmate] tiene que pasar por Cadivi, es decir, que el mejor control lo tiene el Gobierno; y segundo, cuando ese dinero... ha venido del exterior ha sido depositado en una sola cuenta, y esa cuenta, el único movimiento que tiene es para cumplir con el compromiso del contrato educativo que tenemos con el exterior." Con esta afirmación, Plaz dejaba claro que Súmate cumplía con las obligaciones legales del Estado y reportaba sus ingresos en dólares debidamente a Cadivi. Esta afirmación además coincide con todos los Estados Financieros que Súmate tiene publicado en su pagina web, donde los aportes extranjeros recibidos han sido registrados en dólares americanos.

La investigación de la Asamblea Nacional también ha determinado que Súmate ha estado recibiendo financiamiento de las empresas Jantesa y Sivensa (Panorama, 27 de Julio de 2006), esta última propiedad del padre de Maria Corina Machado y donde la directora de Súmate se desempeñó por varios años como miembro de la junta directiva junto a Pedro Carmona. De acuerdo al diputado Elvis Amoroso, coautor de la Ley de Ilícitos Cambiarios, "el modus operandi de Súmate consistía en recibir los dólares, convertirlos en bolívares y luego negociarlos en el mercado negro, donde obtenían hasta 3 mil bolívares por cada dólar invertido." (RNV, 25 Octubre de 2005).

En este contexto, la comisión de la Asamblea Nacional ha citado infructuosamente en dos oportunidades al contador "voluntario" de Súmate, Félix Sánchez. Sin embargo, Machado y Plaz se niegan rotundamente a que así lo haga y aprovechan cada citación para hacer como el famoso gangster ítalo-estadounidense y montar un circo mediático que explote la simpatía y lástima en la audiencia antichavista tras argumentar que los diputados se negaron a atenderlos, cuando en realidad jamás estuvieron convocados a la interpelación. Con la ayuda prestada por los medios privados y su tropa de palangristas, Machado y Plaz afirmaron que después que "llegaron al Palacio Legislativo para atender a la citación... se encontraron con la sorpresa de que no fueron atendidos... que les fue negada la presencia en la interpelación y que les anunciaron que les enviarían una nueva notificación de asistencia el día de hoy" (El Universal, 1 de Agosto de 2006), aunque el propio diputado Albornoz les había advertido previamente que “no es a ellos que vamos a atender” sino al contador Sánchez. (El Universal, 1 de Agosto de 2006).

La evidencia hasta ahora presentada contra Súmate es incuestionable y esta vez no podrá zafarse fácilmente de la justicia. Aun cuando no se le llegue a juzgar por haber entregado la soberanía del país a intereses extranjeros, arrastrar el nombre de Venezuela y traicionar el legado histórico de nuestros Libertadores, Súmate deberá responder ante el país por pretender evadir los dólares que recibe de Washington y cambiarlos ilegalmente en el mercado negro. Y así como sucedió con Al Capone, quien fue convicto por evasor aunque la opinión publica estadounidense estuviera convencida de sus crímenes y fechorías, Al Casúmate también pagará por su fraude cambiario a pesar de haber cometido cualquier tipo de atrocidad contra la democracia venezolana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5326 veces.



Antonio Guillermo García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: