La preocupación de Vladimir Villegas

Yo, al igual que la gran mayoría de las venezolanas y venezolanos, sin distingo de idiosincrasia política, religiosa, cultural y otras características del quehacer humano, estoy tan preocupado como tu, mí apreciado compatriota Vladimir Villegas, por lo que pasa en nuestra Venezuela. No solo existe una depresión económica, sino una depresión anímica que es más grave. Estamos deprimidos en lo emocional, trastocados en nuestra psiquis y con una desesperanza inagotable y lo he manifestado en innumerables escritos y lo vivo día a día personalmente y en el entorno donde moro. Coincidimos en eso y también en que nuestra patria merece un mejor vivir, no como consigna, sino real.

Pero, mi estimado Vladimir, tomando textualmente tu pública preocupación donde manifiestas “Soy periodista y me es obligatorio actuar en el marco de la imparcialidad y el equilibrio informativo pero también soy firmante de la Constitución y por ello no puedo eludir el deber de decir algunas cosas” me sumo a esta postura si fuese cierta en gran medida, ya que considero que tu mediática presencia tiene un desequilibrio en esa imparcialidad que pregonas al ensalzar a unos y desvirtuar a otros de una manera tendenciosa y que va desde lo sutil hasta la predisposición hacia un sector muy común a ti. Toda esta puesta en escena te la ha dado no solo tu formación de periodistas, sino la experiencia de años en los medios, tu faena de vida. A veces eres el promotor de lo buena gente que es Lorenzo Mendoza y llamas presos políticos a cualquiera que está detenido por ultraje a la vida y los bienes públicos y privados. Las cosas, la gente y lo que hace la gente con las cosas tiene nombre, no medias tintas. No podemos catalogar a unos como el niño Jesús y a otros como residentes del averno.

Tu y la “bendita” Conferencia Episcopal Venezolana no deben tomar partido por unos de los sectores, deben ser enlaces para el entendimiento dentro de esta disparidad que vivimos, ya que reconocemos sin lugar a duda que la vaina está mala; pero proponer como perspectiva de “salida” a Ramos Allup, Leopoldo López, a los que monopolizan la comida y emborrachan al pueblo y a todos los que desconocieron la constitución en el año 2002, caramba compañero Vladimir, eso es aprovecharse de la tribuna que ustedes detentan para entrampar aun mas a la gente. Un gobierno de revanchista no es lo que quiere el país y no debe ser el derrotero a seguir.

Vladimir, de pana hay que ver mas allá por que en ambos bandos existe gente de bien y no solo la “gente bien” en el bando “culto y de buen ver”. Y parafraseando tus palabras, ese es tu deber, invitar a una reflexión serena a todos en esta hora crítica, porque no solo en manos del gobierno está la oportunidad y responsabilidad de evitar una confrontación que pueda llevarnos a una verdadera tragedia nacional. Hay que desenmascarar a aquellos que promueven “salidas” disfrazadas de protestas democráticas, a los que sea alegran por lo que dice Uribe o no dicen nada de los llamados sedicioso que se dan a diario dentro y fuera de nuestra patria. Y eso hay que decirlo en tu programa, lo deben decir los curas en los púlpitos, lo deben decir todos aquellos que dicen ser equilibrados en ambos bandos y mas que decirlo, es obligante que lo hagan y deslastrarnos de todos los que borregean al pueblo y de todas aquellas situaciones que nos separan.

Finalmente respetado Vladimir, cuando nos erigimos como una de las voces de la conciencia nacional y tenemos acceso a una plataforma de medios tratando de transmitir un talante de ecuanimidad, mas que manifestarlo públicamente hay que actuar como tal porque a veces creemos que lo hacemos hasta que alguien nos dice que no y el cartabón con que medimos a unos debe ser el mismo con que lo hacemos con lo otros, sino será el cuento de nunca acabar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5520 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: