¡Oh, Teodoro, Teodoro!

Todos nos pondremos viejos, ser adulto mayor no es un pecado. Supongo que es una dicha alcanzar edades avanzadas para rememorar tiempos pasados y establecer comparaciones. Lo que sí es IMPERDONABLE es llegar a viejo pendejo como el pre-candidato Teodoro, quien al siguiente día de las horribles desestabilizaciones ocurridas en la ciudad de Mérida (otrora, La Ciudad de los Caballeros) salió a defender a una bandada de sabandijas, dizque dirigentes estudiantiles, quienes en la suma tienen más de 50 años restándole oportunidades de ingreso a otros aspirantes y quienes atacaron a fuego abierto la universidad, causando destrozos a bienes-inmuebles pertenecientes a todos los venezolanos.

¿Pero? Metido a pendejo, Teodoro no se quedó ahí. El siempre está mal y va peor. Lo más bochornoso y denigrante fueron las declaraciones que hiciera el susodicho Teodoro al día siguiente de los disturbios, donde estos sujetos de la peor calaña y vesanìa trataron de violar a una dama. Después de haberla humillado y despojado de sus prendas de vestir la sometieron a la peor de las humillaciones: LA VIOLACION, para más repugnancia estos desnaturalizados no pretendían violarla con su miembro masculino, sino que lo harían con un palo, ¿mayor aberración? Imposible...

Este pre-candidato abyecto, manipulador, machista, discriminatorio de género, abominablemente dijo qué: “Él pensaba que la señora Sofía Aguilar mentía”, conociendo él, como conoce a Nixon, (parece que son aves del mismo plumaje), nombre del sujeto que después de abalear al compañero de Sofía, pretendía cometer el más horripilante de los crímenes a una mujer. Como mujer, me solidarizo absoluta y contundentemente con Sofía. Queremos que se haga justicia con esta mujer trabajadora, honesta y de principios morales. ¿O será que por ser de una condición menos favorecida por la diosa fortuna quedará impune? Todas las mujeres venezolanas debemos hacer un frente común y rechazar con toda la contundencia lo ocurrido a Sofía. Bien puede ocurrirnos a cualquiera de nosotras si tenemos la mala suerte de tropezar con elementos de esta condición, sueltos por ahí y más aún, protegidos tanto, por las autoridades universitarias como por el señalado pre-candidato y los medios. Globovisión y RCTV, poco ha faltado para que pidan la condecoración gran cordón de El Libertador para esta bestia inmunda.

La impunidad sigue causando estragos en la sociedad venezolana, donde elementos como el citado Nixon y su combo de facinerosos pretenden, con fines indiscutiblemente políticos, causar desestabilizaciones y estragos en una hermosa y digna ciudad y que estos desalmados permanezcan gozando de plena libertad y más aún, haciendo alarde de bravura y amenazas a las propias autoridades y cuerpos de seguridad del Estado.

¿Y que pretende el susodicho Teodoro al defender con tanta vehemencia al tal Nixon? ¿Acaso olvida Teodoro que más de la mitad de la población venezolana somos mujeres y por ende rechazamos su posición de padrino del facineroso malandro?

¡Mira Teodoro...! tú ni siquiera pudiste ganar la Alcaldía de Caracas y después de tus múltiples fracasos como político, solo te restó someterte a las órdenes del último presidente cuartorrepublicano y en esos años no solo arruinaste al país sino que para coronar le robaste las prestaciones a todos los trabajadores de Venezuela. Todo el mundo te conoce Teodoro y creo que no ha pasado mucho tiempo para que la gente te haya olvidado...¡No seas tan sinvergüenza Teodoro, que te conozco bien!

Finalmente y clamando siempre por la justicia, les dejo una frase de Kolping... “...Al que sinceramente busca lo justo, a ése Dios lo ayudará siempre...”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4361 veces.



María Antonieta Guevara Rengel


Visite el perfil de María Antonieta Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Antonieta Guevara

María Antonieta Guevara

Más artículos de este autor