A un año de TeleSur

El pasado 24 de julio, Telesur cumplió su primer año de estar en el aire de los cielos de la Patria Grande, con más de diez corresponsalías en el Mundo y con su Sede Central en Caracas.

Muchos han sido los intentos de sabotear a Telesur para irla minando y así las grandes corporaciones mediáticas continúen con la desinformación o informando lo que a esas grandes empresas les interesa y seguir mintiéndoles al Mundo Entero.

Telesur fue concebida con la idea de mostrar nuestros rostros, los rostros de aquellos que por vestir sus usanzas tradicionales, su cultura, mitos y leyendas, eran para nosotros absolutamente desconocidos, Aquellos que no tenían acceso a los grandes medios ni lo tendrían jamás. Rostros que sólo aparecían cuando uno de estos aborígenes cometía algún delito que por ínfimo que fuera era criminalizado.

Nuestros grandes héroes de infancia y juventud eran los enlatados enviados de los USA. Héroes que por muy ingenuos que parecieran siempre llevaban la carga agresiva y discriminatoria.

Ahora Telesur nos nuestra como somos, con nuestras costumbres y tradiciones, bailes y danzas originarios de cada país de la Patria Grande que ahora pueden ser vistos donde quiera que la señal llega.

Sin embargo, desde sus inicios no ha habido ocasión en la cual los super medios televisivos y radio-eléctricos no hayan venido en forma sistemática haciéndole la batalla a Telesur, tratando de desmoralizarla. Pero ocurre que está cada día más fortalecida y sigue con sus programas autóctonos, documentales, charlas de intelectuales, y todo aquello que pueda enriquecer nuestro conocimiento de esos hermanos lejanos en la distancia pero cerca de nosotros como si estuvieran en nuestra propia casa.

Quienes, por apetitos personales y ambiciones mercantilistas han tratado de reducir la presencia del canal latinoamericano, que nos pertenece por haber sido creado con esa finalidad, la de acercarnos y hacernos partícipes de lo que acontece en el mundo actual, sólo responden a intereses imperiales mezquinos. Telesur actúa sin mediatizar la información, sin mentir sobre lo que está ocurriendo en el Medio Oriente -que es lo más reciente, para su desmembramiento como lo hicieron los gringos con Yugoslavia-, y sin mentir ni manipular en general con nada.

Se nos Informó como fue destruida íntegramente la ciudad de Fallujah, ciudad de Iraq, con fósforo blanco, por parte de los genocidas gringos, así como lo está haciendo con los constantes bombardeos a Palestina y Líbano, por el sólo hecho de que un par de delincuentes espías se introdujeran a Palestina, que es de los palestinos, por algo es ese su gentilicio, así como nosotros somos venezolanos por haber nacido en esta Tierra de Gracia, Venezuela.

Es nuestro deber y obligación defender a Telesur, como la planta que nos mantiene informados de todos los desmanes que hacen los gringos en las regiones que ellos consideran les puede ser útil para seguir demostrando su poderío bélico, con las armas más sofisticadas y con tecnología de punta. Armas de destrucción masiva, sangre, muerte y genocidio para obtener beneficios económicos. Donde las víctimas son siempre niños, mujeres y ancianos que no tienen la capacidad para desplazarse rápidamente.

Nuestra TELESUR debe seguir transmitiendo y hacer caso omiso a los oligopolios y monopolios del mundo. Nuestro norte es el SUR y mientras tengamos un hálito de vida lucharemos hasta morir si es necesario para que lo sea.

Nuestros países entraron al Siglo XXI con pie izquierdo, y de esta ruta nadie nos apartará.

Tenemos que hacer un bloque común todos aquellos que pertenecemos a la cadena Telesur y defenderla hasta donde nos sea humanamente posible. Y como decía una de nuestros insignes generales, José Félix Ribas. No debemos optar entre morir o vencer, necesario es vencer y ....VENCEREMOS...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5268 veces.



Maria Antonieta Guevara Rengel


Visite el perfil de María Antonieta Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Antonieta Guevara

María Antonieta Guevara

Más artículos de este autor