Oposición con bligerancia institucional

La ascensión del bloque opositor a la conducción de la Asamblea Nacional, marca un punto de inflexión en el devenir de nuestra realidad. La nueva mayoría al asirse del Legislativo pasa de un nivel de confrontación subrepticio a uno de beligerancia institucional oficial desde donde acentuaran las contradicciones que desemboquen en quiebres políticos puntuales para revertir sustantivamente el Proyecto Bolivariano.

Ya la novel mayoría dio sus primeros pasos al instalarse y decretar como sus prioridades en la agenda legislativa, una Ley de Amnistía y convocar a un revocatorio para abrir las compuertas a una contienda presidencial este mismo año. Y ambas pretensiones las pueden lograr y actuaran con presteza para aprovechar el efecto 6D y no dar tiempo a la mínima recuperación del chavismo.

Es así que veremos en las próximas semanas, a voceros de la AN referenciando las bondades de la Ley “liberapolíticospresos” para legitimarla mediáticamente como paso previo a la solicitud de su aprobación en el Parlamento, pero además esa avanzada de difusión seguro será utilizada para atenuar la probable resistencia del Presidente a refrendarla.

En ese orden, podemos imaginarnos también, a Rosales, a Leopoldo, Ceballos y a los otros iguales, por las calles de Caracas, Maracaibo, San Cristóbal y en el resto del territorio nacional blandiendo las banderas de justicia y libertad de la democracia que ellos representan, la cual están casi predestinados a instaurar al salir este “régimen dictatorial” en el que vivimos….Y bla, bla, bla, para seguir construyendo la metáfora perfecta, lo cual han sabido hacer, que les ponga en bandeja de plata el logro de la próxima acción a seguir: el referendo revocatorio.

En seis meses, a saber por los anuncios hechos el día cinco estará lista dicha convocatoria. Tiempo de mucha crispación al que le sacará mucho provecho la oposición si utiliza la fuerza impulsora del triunfo reciente. Y a su vez, será el tiempo del más grande desafío del chavismo que deberá servir para diseñar las estrategias idóneas para diezma los efectos políticos de la inminente Ley de Amnistía y salir victoriosos del eventual revocatorio presidencial.

El tiempo que se nos avecina de crispación política y social, paradójicamente podría permitir la recomposición de las fuerzas de la revolución que debe considerar la organización de las bases amparada en un sólido componente de formación. Porque las desviaciones conceptuales del Proyecto Bolivariano están presentes en las bases y en muchos dirigentes, lo cual conduce a claudicación. Aunque a estas alturas plantear esto con tantas escuelas de formación de cuadros parece inverosímil, es cierto y hay que reflexionar y accionar en torno a eso. Pero es clave tener presente que la conciencia social se forja en el trabajo y a partir de allí hay que redimensionar el concepto y metodología para la formación de la militancia. Tenemos muchos dirigentes recitadores de principios y de la ética socialista que terminan pelándose por un cargo, un carro o una tableta, por decir lo menos, y sus acciones se replican. La formación es crucial para alcanzar una mayoría militante que se mantenga en el tiempo, y para ello no se deben seguir utilizando las mismas prácticas capitalistas como se hizo costumbre…

Así las cosas, el tiempo para revisar, rectificar y reimpulsar, pareciera hacerse corto ante las emboscadas que desde la beligerancia institucional oficial, la oposición está decidida a acometer. Sólo le queda al chavismo actuar con prontitud, humildad e inteligencia para evitar los traspiés insalvables.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1303 veces.



Aquileo De Jesus Narvaez


Visite el perfil de Aquileo De Jesus Narvaez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aquileo De Jesus Narvaez

Aquileo De Jesus Narvaez

Más artículos de este autor