Apocalípsis

Cuando el Caracas o el Magallanes pierden, sus hinchas no temen la muerte. Porque sus rivales no la prometen. No en las elecciones en Venezuela, aunque no en ambos bandos, porque la lid no es simétrica. Quien tenga ojos que vea: la oposición no ha temido morir en las 18 elecciones que ha perdido. Solo se amarga y/o deprime y/o sale a matar, descargando su arrechera y/o buscando La Salida «hasta que se vayan los que nos están gobernando». 11 + 43 = 54 muertes entre Capriles y López. López está preso por eso.

La oposición en estos 16 años no ha hecho nada de ninguna cosa de lo que sea de algo positivo, sino más bien golpes, corrupción de la economía, guarimbas, bombas, asesinatos selectivos (con descuartizamiento), apagones, terrorismo, paramilitares, solicitar la invasión de la mayor potencia militar, contumelia mediática mundial, prometer defender el voto «a coñazos», Afganistán, Irak, Libia, Siria, Ucrania… Y el friíto de la puñalada en las costillas.

Porque solo ofrecen catástrofes, es decir, discontinuidades en procesos continuos. Profieren amenazas alarmantes en calles, prensa, redes sociales, «no sé dónde te vas a meter cuando caiga este gobierno» es la más típica, aparte de insultos sexuales obsesivos, dos de ellos fálicos: güevón, mamagüevo, pajúo. Así se expresa la gente decente y pensante de este país. Lee sus tuits. Nadie les pregunta dónde se han metido ellos desde que el chavismo es gobierno. Asimetría. Apenas llegaron a la gobernación en Miranda sacaron a unos viejitos de su casa hogar, agredieron centros de salud, perpetraron despidos masivos. Ya los vimos gobernar 47 horas llamando por televisión a delatar chavistas; desplegando en La Carlota listas de gente a matar; «¿Dónde está Freddy Bernal?», preguntó TalCual; «¡se van a tener que comer las alfombras!»; "Chávez is a killer!" Y añagazas, ardides, argucias, artimañas, babosadas, barrabasadas, dolos, embelecos, engañifas, estafas, faenas, fraudes, gatazos, jugarretas, picardías, socaliñas, timos, trácalas, trapisondas, trastadas, tretas, es decir, la manga de belitres, bergantes, rufianes, ruines, truhanes, tunantes, viles, zascandiles.

Como ves, no es una contienda apacible porque hay demasiados puñales bajo demasiadas mangas de demasiados mangantes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5984 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a215231.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO