Escenario político superado

"Mi estado de espíritu hace la síntesis de esos estados

llamados optimismo y pesimismo y los supera:

soy pesimista por la inteligencia,

pero optimista por la voluntad"
Antonio Gramsci

"Decíme una cosa, camará, ¿Vos que pensáis del escenario político actual?". Con esa pregunta me recibió Anacleto esta vez y sin esperar mi respuesta continuó: "Personajetes vienen, personajetes van, hablan pepadas de nuestro país, no visitan los sectores populares, no reciben a más nadie que no sean los que les invitaron… Es decir, son opinadores de oficio, desfasados, que son tratados con más respeto del que se merecen, porque venir a hablar de una situación que le han contado, y mal contada, con todos sus prejuicios carroñeros, en defensa de una derecha apátrida y disociada, es darle una cachetada al pueblo". Serio, como si lo fueran a operar, continuó: "¿Por qué no se dan un paseíto por las instalaciones de las Misiones Sociales Bolivarianas antes de abrir sus bocotas?, ¿Por qué no cuentan cuántos micrófonos y cámaras de televisión aparecen ante ellos cuando van a declarar, antes de decir que aquí no hay libertad de expresión?, ¿Por qué sólo se hacen acompañar de miembros de la opudrición criolla, que no dicen dos verdades juntas y que son los causantes de la situación que estamos sufriendo? Ah… es que esos son ciudadanos decentes de familias honorables. ¡No me fuñas!". Aflojó un poco el rigor de su cara y finalizó: "No, ni de vaina… ¿Qué no saben que están siendo manipulados? Yo te aviso, chiruli; esos a lo que vienen es a buscar unos cuantos churupos, que les ofrecieron por sus declaraciones, y a tratar de ayudar a la derecha rancia y disociada que ya se dio cuenta que nadie en el país le cree ni les quiere. ¡O sea!".

La visita a nuestra patria de tanto personaje raro y gris, invitados por la más rancia carroña de la derecha venezolana, ya no es una sorpresa para los venezolanos y extranjeros, que hacemos vida en nuestro hermoso país, así como tampoco las disonantes declaraciones que a diario podemos leer o ver a través de los distintos medios de comunicación, tanto impresos como audiovisuales.

Lo que si nos llama la atención son las declaraciones de estos sesudos visitantes, que cual loros, repiten los mismos argumentos de sus anfitriones y siendo algunos ex-presidentes y senadores otros, exigen respeto a sus "investiduras" sin mostrar el más mínimo respeto, por su lado, a las normas de la diplomacia internacional. Ya he dicho en otras oportunidades que el respeto no se exige, se gana, y la delicadeza con la que el gobierno de un Presidente obrero los trata debe ser correspondida. Ellos son autoridad en sus países, en los que a veces ni siquiera les quieren; caso Feli-PILLO González y Feli-PILLO Calderón, y en otros forman parte de una minoría en sus parlamentos, caso senadores brasileños, que al igual que los disociados opositores venezolanos, no tienen opción de gobernar en su nación.

El escenario político venezolano es claro y forma parte de una etapa superada a pesar de todas las dificultades económicas por la que atraviesa la nación. Las guerras a las que nos tienen sometidos (económica, alimentaria, sanitaria, mediática, etc.) son la campaña de unos pseudo líderes, de partidos en extinción, que creen que, vencidos en todas las batallas electorales hasta ahora, es el único camino para sacar a Maduro de la Presidencia. Por ello buscan provocar al pueblo para lograr un estadillo social y con él, justificar la intervención extrajera en nuestro suelo. Pero no lo lograrán.

Hasta ahora, esa campaña de las colas para adquirir alimentos y medicamentos, que ellos esconden y acaparan, para luego sacar una parte al vecino país y especular con la otra, parecía brindarle los frutos deseados. Sin embargo, el noble y valiente pueblo soberano, se ha dado cuenta de quienes son sus verdaderos verdugos y, rodilla en tierra, ha decidido enfrentarlos al darse cuenta del gran esfuerzo que hace el gobierno nacional en importar, como ha sido necesario, y hacer llegar a precios solidarios, la mayoría de los insumos de la dieta familiar del ciudadano de a pié. La carroña ha tratado de estigmatizar a nuestros hermanos indígenas con frases como "Mira las colas… son todos goajiros bachaqueros…" tratando de decir que es el gobierno quién los señala, para crear malestar y violencia. Lo triste para ellos es que no tienen pueblo.

Dice el investigador francés Romain Migus, en el sitio web La Pluma, que una mano amiga le envió unos documentos provenientes del IRI, que es el laboratorio de ideas del Partido Republicano norteamericano, en los que reconocen que: (sic) "la oposición venezolana no tiene posibilidad real alguna de vencer en elecciones de ningún tipo, por su falta de aceptación y de respaldo popular, así como de programas políticos alternativos viables, de ahí que apuesten por incentivar la vía violenta para poder derrocar al gobierno bolivariano". ¡Más claro no canta un gallo!

Mientras tanto y a pesar de la caída de los precios del petróleo, el gobierno sigue construyendo viviendas dignas para los más necesitados, entregando becas, ayudas, canaimitas y tabletas, a los estudiantes, aumentando las pensiones de la tercera edad e incluyendo a transportistas en ellas, mejorando el transporte público, importando lo que haga falta para cubrir las necesidades básicas familiares del pueblo y hacérselo llegar a precios justos, aumentando los salarios, creando universidades para formar a más venezolanos, mejorando la asistencia médica, mejorando las viviendas populares a través de Barrio Tricolor, devolviéndole la vista a cientos de miles de ciudadanos, construyendo autopistas y puentes, mejorando el transporte masivo y desarrollando el sistema de ferrocarriles, etc. etc. etc. Ojo, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

¿Y que hace la opudrición? Bueno, los políticos presos hacen huelga de hambre para debilitarse, enfermarse y así poder solicitar casa por cárcel, mientras sus esposas, cuando no vacacionan en Aruba o andan con cómicos de tercera, viajan por el mundo para hablar de la "dictadura venezolana" y de cómo sus "santos maridos" han sido encarcelados "injustamente". Nadie sabe a ciencia cierta de dónde sacan tantas divisas para costearse esa viajadera. A la vez, sus copartidarios hacen huelguitas de "Cajitas felices". Y como ya nadie les hace caso, porque ya empezó la Copa América, hacen escenas de teatro para tratar de convencer al mundo de que han tratado de envenenarlos. Las pruebas de laboratorio demuestran lo contrario y los hacen quedar en ridículo. Pero si no "actúan", no cobran. ¡O sea!

Ahora entiendo por qué Henry Ramos llamó "lechuguinos, petimetres, filipichines y mariposones" a la militancia de Primero Mi Guiso y por qué les recordó sus orígenes. Ellos nacieron de COPEI y de ellos nació Violencia Popular. Y es que todos vienen de la vieja forma de hacer política; aquella de "robar y dejar robar".

La pregunta del día es: ¿Qué no entienden de "no tienen pueblo"? Porque nosotros, junto al pueblo, lucharemos por la liberación, mientras la carroña majunche lucha por la opresión. Este es un escenario político superado, por eso, ¡no volverán!

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am a 12:00 m

Comentarios y contacto: Luissemp2003@ gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad - Twitter: @luissemp



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1128 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a209532.htmlCd0NV CAC = Y co = US