Pildoritas 08 (año VIII)

1.- Mentirosos

Si mentir es pecado y los llamados pastores de la iglesia, existen precisamente para orientar al rebaño de Dios que somos todos los católicos y cristianos en general, pero además para ejercer la competencia de perdonar los pecados a nombre del Creador, ¿por qué, como en el caso de la cúpula de la Iglesia católica, mienten de una manera tan descarada, y no una, ni dos, sino cientos de veces, sin ningún recato y de la manera más cínica posible.

Precisamente, es la crítica inclemente, desproporcionada y alejada de la realidad que hacen lo que les coloca en la arena política y se le rechaza porque han decidido incursionar en ese campo y por lo tanto someterse voluntariamente a las circunstancias que allí operan, entre otras la de recibir ante sus ataques, respuestas oportunas por parte del gobierno que desde que existe la revolución, no cesan en su beligerancia y sus expresiones incluso irrespetuosas, son el pan de cada día, por los medios y en los púlpitos, no todos afortunadamente, las que empezaron al comprobar que se les acababan las prebendas que en la cuarta tenían, por hacerse los de las vista gorda ante los desmanes de los regímenes, al aceptar bozales o mejor cheques bien gordos, para no meter la cucharada, por ejemplo para pedirle a presidentes como CAP Y Lusinchi, modificar una conducta de inmoralidades y de escándalos, que en su momento se constituyeron en malísimos ejemplos sobre todo para la población joven. No tuvieron empacho ni los pensaron dos veces, para conspirar y participar activamente en el golpe de Estado, contra Chávez, lo cual quedó gravado para la historia, por su actuación en vivo y directo.

Yo, al menos estoy seguro que sí, con nuestros gobiernos revolucionarios, las dádivas hubiesen continuado e incluso incrementado, no estarían para nada convertidos en algo que es lo más parecido a cualquiera de los partidos virtuales, llámense PJ o VP, que surgieron como cabeza de playa del gobierno gringo, con el objetivo de llevarlos al poder y así asegurarse su dominio sobre nuestros recursos por la vía de las privatizaciones.

Últimamente, los hemos visto erigiéndose en eruditos de la política, de la ciencia de gobernar, dictando pautas que coinciden exactamente con los intereses foráneos de llevar a este país al abismo del neoliberalismo, del capitalismo, al que precisamente un Papa con Juan Pablo ii, llamó salvaje por sus acciones devastadoras, contra la población pobre del mundo, precisamente objeto y sujeto de la acción evangelizadora que el primer socialista de la humanidad nos legó y que, al menos en nuestra jerarquía eclesiástica, pareciera haber salido de agenda, pues de otra manera, deberían, en lugar de asumir posiciones totalmente alejadas de su misión, trabajar codo a codo, con un gobierno que está haciendo todo por sacar a los pobres del foso en el que lo dejaron los gobiernos de la cuarta, con la aceptación, por omisión de una jerarquía que hoy inexplicablemente se coloca a espaldas de la realidad que vive la Patria de Bolívar y de Chávez.

2.-Más vale tarde que nunca.

Cabe este dicho o expresión de nuestro idioma y viene como anillo al dedo ante el anuncio del Presidente Maduro, de citar a mayoristas y distribuidores, eslabones de la cadena de distribución de bienes, desde el productor o importador hasta el consumidos final, algo que se debió haber hecho hace mucho tiempo, y que modestia aparte, pues me encuentro entre quienes lo hemos sugerido, incluso antes de que se destapara la olla de lo que no es otra cosa que una guerra económica, bien planificada, que ya fue probada con éxito, para no ir muy lejos, en el Chile de Allende.

No es un secreto para nadie, que cuando más larga es la cadena de comercialización de cualquier producto, desde una aguja, hasta un submarino, más alto es el costo con el que llega a manos del consumidor final,

En el caso de productos importados, al importador le sigue el mayorista, quien le vende al distribuidor y este a su vez le revende a otros, cada uno de los cuales se queda con una buena tajada que al final pagamos quienes tenemos que cubrir nuestras necesidades para subsistir, necesidades que como sabemos son variadas, vale decir: alimentación, vestuario, salud, vivienda, transporte, recreación, etc.

Sentar a esa gente, en primer lugar para establecer exactamente de cuantos eslabones está constituida cada cadena en cada producto, para reducirlas solo a la extensión indispensable, y que quienes sobran se dediquen a otra cosa, bien sea a producir como microempresarios o a cualquier otra actividad que les permita subsistir, pero no servir de factores para la inflación,

De otra manera no queda otra salida de que, así sea temporalmente, mientras se sincera la económica y se derrota la guerra económica, sea el gobierno quien haga las importaciones de todos los productos objeto de importación y los distribuya al expendedor final, quedando así la cadena reducida, prácticamente a un solo eslabón.

El gobierno tiene las herramientas porque maneja las divisas que son del pueblo y por lo tanto debe cuidarlas y administrarlas muy bien, puede negociar, en muchos casos, de gobierno a gobierno, tiene transporte para el acarreo hacia los diferentes destinos, cada gobernador y/o alcalde puede asumir la distribución en su jurisdicción. Así y aún más fácil con la producción nacional, pues es bien sabido que quienes más se esfuerzan y trabajan pero ganan menos son los productores, sobre todo de alimentos, a quienes los famosos "camioneros", les compran a precio de gallina flaca a puerta de finca y por ese solo hecho elevan el costo hasta el punto, por ejemplo, de que en un estado productor de cebolla como Mérida, para mencionar un solo caso, entre muchos, un kilo de cebolla rebase los 120 bolívares, habría que averiguar cuánto es lo que le pagan al productor.

No se consigue leche porque no hay autoridad que obligue a los procesadores a producirla, así como producen queso, yogur, crema de leche, etc. que nunca escasean en los anaqueles de grandes, medianos y pequeños abastos y bodegas.

En fin, a veces pareciera que una buena parte del gobierno, no ha caído en cuenta que estamos en una guerra y que en tiempos de guerra hay que apelar a todo lo necesario para ganarla, más cuando la misma afecta a un pueblo que ha demostrado fidelidad a la R evolución que está en peligro, que mantiene una paciencia franciscana para no tomar justicia por sus propias manos contra los hambreadores, que son quienes acaparan especulan y contrabandean, en su gran mayoría de manera impune, con las pocas excepciones que se conocen, pues la mayoría conforman el ejército comandado por el imperio y bajo la conducción de una derecha apátrida que tiene la misión de derrocar al gobierno y entregarle las riquezas del país a sus amos del Norte, igualito que en Irak y Libia, para solo nombrar estos dos países por la connotación que tienen como grandes productores de Petróleo que a la postre es el objetivo del monstruo imperial.

Veremos lo que resulta de la posible reunión con los convocados, que como sabemos en su gran mayoría son piezas fundamentales de la contrarrevolución, hay antecedentes de las numerosas reuniones con factores de la economía nacional y las consecuencias de la guerra siguen inalterables, ahora con el fenómeno del incremento de las colas; el más claro ejemplo son los ya famosos hermanitos Herrera, que estuvieron en Miraflores, según se ha comprobado y son una clara muestra que no deja duda de lo que estamos enfrentando y que obliga a quienes están al frente de la Revolución a garantizarle a quienes hemos contribuido aun cuando sea simplemente con el voto, y al pueblo en general, derechos constitucionales indispensables para la vida individual y colectiva.-



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1301 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: