Si así tratas a los tuyos

En realidad la noticia del cura de Guarenas en huelga de hambre, es una más de las cientos que adornan casos parecidos. Es la típica forma insincera en que la iglesia C.A. y R. resuelve sus problemas internos. Por esa razón, para quien les escribe, era risible ver al atajo de embatolados púrpuras hediondos a naftalina, quienes, cargados de hipocresía, visitaron Miraflores en días pasados con supuestas intenciones conciliadoras; hipócritas sepulcros blanqueados, en espera de una oportunidad, un descuido o alguna debilidad de donde hacerse fuertes.

¿Qué defienden estos señores?... Pues nada más que una serie de prebendas personales que han ido adquiriendo través del tiempo en compinchados a las barraganas de turno y a las cucarachas de sagrario que han detectado el poder en Venezuela desde la conquista, pero sobre todo el derecho mal habido de educar… ¿Quién les dio el poder sobre la educación?... poder heredado de los medievales hospicios en donde formaban criados a su servicio y tenían carne fresca para sus prácticas pederastas. Es ese poder para formar generaciones que se mueva entre la mediocridad pacata, que aúpa esa religión conformista, para mantener unidad al poder. Eso es lo que ellos buscan: perpetuar para beneficio de los poderosos, el poder conductor de un pueblo sumiso.

Estos sujetos, en donde el voto de pobreza representan solo un formalismo en la escalada a la cumbre de un poder, no siempre bien habido, gustan de vivir entre el oropel y el lujo; servidos por siervos formados de ex profeso para llegar a un estado de sumisión total.

Pero entonces, que hay del cura obrero o del misionero o del cura de almas de los pueblos de nuestra geografía y quienes solo piensan en el servicio de su señor dios; aquellos, quien como el cura de la noticia, difieren aunque sea en una minina cosa con la caterva de embatolados púrpuras. Pues nada, esos si deben practicar su voto de pobreza… y practicarlo con la vehemencia de un franciscano. Sin dieta, sin casa, sin feligreses… No, un tipo como el cura Ángel es peligroso… muy peligroso… puede enseñar a su feligresía a pensar, algo inamisible a la iglesia C. A. y R., y al pensar, el pueblo, puede darse cuenta de cómo son las cosas y entonces, como con las canciones de Alí Primera, ver la explotación de la oligarquía goda, y ver que la pandilla púrpura, del buen vivir, entre trapería con olor a naftalina y oropeles guindando de su pescuezo, es el ejército que la sustenta.

JotaDobleVe
JWekker@GMail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3711 veces.



Jota DobleVe

Activista venezolano-holandés. Alias Jota Dobleve.

 jotadobleve@gmail.com      @JWekker

Visite el perfil de J.W. De Wekker Vegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: