Después no se diga que no se alertó

Desde hace un buen rato hemos estado observando, como estos  pitiyanquis y vende patria de la oposición política en Venezuela, nos han querido llevar con sus estrategias, hacia una situación parecida a la de los días 27 y 28 de febrero del año 1989; y hasta los momentos han fracasado, no por falta de ganas sino mas bien por falta de totonas y bolas, que afortunadamente, no las hay, para llegar a esos extremos en estos políticos y políticas fratricidas de Venezuela. A Dios gracias.

No obstante y en virtud de dejar en claro cual es la intención de este escrito, me voy a remitir a los señores y señoras que tienen la responsabilidad del control de los precios justos, la producción y distribución de los productos de primera necesidad y los que tienen que ver, con los que es la agricultura, la producción y siembra de los alimentos en este país.

La verdad, es que no podría definir esta situación que se esta desarrollando en nuestra patria, como un situación de caos total, no lo puedo hacer y no debo hacerlo, por el simple hecho de que simplemente no lo es, pero de lo que si puedo alertar y es un deber sacramental de todo ciudadano y toda ciudadana honesta y honesto de esta nuestra patria Venezuela, contribuir en su totalidad, para que no permitamos que a nuestro pueblo, lo lleven a una situación de desesperación colectiva, por la falta en los anaqueles de los productos de primera necesidad y los de la cesta básica; porque en Venezuela no nos podemos permitir que nos lleven a una situación tan parecida como a la de los días y meses posteriores a los del CARACAZO del año 1989; y las razones para no permitirnos ese supuesto clima, es tan sencilla, como que CHAVEZ vive y que su legado debe ser defendido con conciencia ciudadana de todos y todas y cada uno y una de los y las habitantes de esta patria, indistintamente de su posición política o su visión ideológica del actual gobierno.

En ese sentido, y en virtud de contribuir a la solución del asunto planteado, debo alertar a las autoridades competentes; camarada Rodríguez Torres, para que con la responsabilidad que el caso amerita, se avoquen a crear, con carácter de ¡YAAAA!, grupos especiales con el personal de la administración publica, que hay un montón, donde me cuento, sin hacer un coño; para que efectúen actividades de emergencia para atacar esta situacion, debidamente equipados con las herramientas necesarias, llámese: radio de transmisión, motos, teléfonos y toda la logística necesaria, para atender los casos en los establecimientos comerciales, donde descaradamente se están prestando, para tratar de crear una situación de desasosiego en la comunidad, obligando a la población de aquellos sectores a realizar largas colas, por tiempo insopechables, para lograr comprar algunos rubros, y todo ello sin ningún control aparente, es decir, aplicando la teoría y la psicología perversa de la mercadotecnia, en cuanto a que se crea la necesidad y la ansiedad del producto, y luego te presento el producto, para crear la satisfacción del necesitado, y de allí a la magnificación glorificación de un todopoderoso; solo hay un Leopoldo López detenido por el reeeegimeeenn cuidadito puesalerta

Por otra parte, y de esto no me puedo desentender, es el bendito caso de los abastos Bicentenarios; figura estadal que fue creada para satisfacer las necesidades de la población, en cuanto a la venta de los productos de primera necesidad y de la cesta básica y para evitar los cobros excesivos de los mismos, sin embargo; en algunos abastos Bicentenario, se están observando productos en los anaqueles muchos mas caros que en otros lugares, y por otra parte, el Bicentenario de la Zona Rental de Plaza Venezuela de la gran caracas, se han diseñado un brutal mecanismo de organización, para la compra en el basto Bicentenario, que ya se crearon mafias, tanto adentro como afuera y todos sus niveles, de personas que amanecen haciendo cola, para luego vender el puesto a otra persona que este dispuesto a pagar 200 y 300 bolívares, para poder entrar mas rápido a realizar sus compras, pero mucho mas perverso aun, es el laberinto que están obligados a realizar los y las visitantes de dicho centro comercial, para poder lograr entrar al dichoso abasto; porque usted debe transitar al menos dos veces por el frente de las puertas de entrada del abasto, para luego tener acceso al recinto del abasto

Ahora bien, señores de la administración publica con alta responsabilidad en estos asuntos planteados, que les cabo de mencionar, muy desordenadamente con mi visión de pueblo humilde; si por alguna casualidad, no soy la persona adecuada, ni confiable para estar refiriendo estos asuntos, les hago esta nueva sugerencia:

Cuando puedan, y se dan un tiempito de vestirse como pueblo pata en el suelo, del día a día y el diario acontecer, aunque lo primero suene y se oiga redundante, los invito, los reto, los incito para que se vayan a esos lugares, con sus esposas o sus esposos, hijos, hijas, hermanos y hermanas del cacho que metió papa o mama, nietos, nietas, hermanos, hermanas, abuelas, abuelas, tíos, tías, come muslo y come musla sin ningún tipo de privilegios, para que entonces puedan saber, de que coño e madre, es que le estoy hablando y sientan en carne propia los desmadres de algunos sinvergüenzas en la administración publica; y ya dejen el bendito problema del paño caliente, para resolver esos asuntos tan graves, que nos pudieran llevar al contubernio de una nueva explosión social, mucho mas fuerte que la de 1989, porque ¡que olas! Como que nos están obligando a que la hagamos los propios chavistaadvertido están,

boto tierrita y no juego más y aténganse a las consecuencias si me vienen a buscar

CHAVEZ vive, en la consciencia y en la memoria de todos los pueblos pobres del mundo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3813 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: