Del sadomasoquismo a la disociación sicótica

Para poder relacionar el título de este artículo con el contexto planteado en este desarrollo, me permito iniciar la definición generalizada de estos términos según la Web. En primer lugar Sadomasoquismo: es un acrónimo de los términos sadismo y masoquismo. El sadismo es la obtención de placer al realizar actos de crueldad o dominio, mientras que el masoquismo es la obtención de placer al ser víctima de actos de crueldad o dominio. Y en segundo lugar, la Disociación sicótica, que es el manejo de códigos psicológicos, insertados en el subconsciente de las personas, con la finalidad de que pierdan su capacidad de discernir la objetividad o verdad

Ahora bien, pasemos a desarrollar los hechos para relacionarlos con los conceptos en cuestión.

Desde la llegada del presidente Hugo Chávez en febrero del año 1999 hasta abril del 2002, donde se gestó el golpe de estado más alocado de nuestra historia, solo pasaron tres años aproximadamente, y desde este, hasta diciembre de ese mismo año, donde se dio el paro petrolero, solo transcurrieron ocho meses. Estas referencias son importantes traerlas nuevamente a la memoria, porque podemos recordar como en la primera, una cúpula militar deshonesta, había realizado actos de crueldad para el dominio de una elite cipaya, sacando de en medio a un presidente venido de las humildades del pueblo, elegido democráticamente con el 62.46% de los votos sufragados en diciembre del 98 y en la segunda, como una clase tecnócrata llamada gente del petróleo, los especialistas que la nación preparo con excelentes niveles científicos y profesionales, fueron capaces de poner en jaque, no solo la primera industria de la nación, sino a la nación entera (alrededor de 20 mil millones de Bs. en perdidas), para hacerse pasar o decir ser víctimas de actos de crueldad según, realizados por el dictador Chávez. (ambos acontecimientos los une la oligarquía tradicional los mantuanos contemporáneos).

Relacionando estas dos referencias históricas, el golpecidio militar y el parocidio petrolero, recuerdo triste y dolorosamente desde entonces hasta la fecha, como tanta gente había sido dañada (impredecible aun los daños de hace 12 años, hoy y en el mañana) por recibir en cada evento, mensajes subliminales insertados malévolamente con dosis de agresividad que fueron escondidos en la información que transmitían los medios de comunicación privados y que servirían en el futuro, para activarlos como soldados universales. Dichos mensajes eran preparados en los laboratorios de guerra sucia, por especialistas en sicología, siquiatría, sociología, publicidad y comunicación de masas, pagados por los carroñeros del norte (el ave fénix). En consecuencia, podemos decir y deducir que muchos venezolanos sintieron placer (y sienten) al realizar y al ser víctimas de estos actos de su propia crueldad.

Les confieso que a partir de ese diciembre del parocidio, viendo todo lo que acontecía en la conducta de amigos, compañeros, vecinos, y familiares cuando manifestaban improperios como: No importa, quedo sin trabajo, pero fuera Chávez. No importa, quedo sin alimentos, pero fuera Chávez, No importa, quedo sin gasolina, pero fuera Chávez. No importa, quedo sin medicinas pero fuera Chávez. Para entonces decidí decirles a estas personas Sadomasoquistas (sentían placer al realizar y ser víctima de sus propios actos de crueldad), era triste (y es) verlos enfermos y sin poder hacer nada para que superaran su mal, porque su cura estaba (y esta aun para algunos) en el subconsciente, habían perdido la brújula de la objetividad en esa caja mágica llamada cerebro, su realidad paso a ser su dolorosa verdad virtual.

Transcurrido el tiempo, diversos especialistas trabajaron este fenómeno a profundidad con las herramientas que las ciencias le han otorgado para sus estudios y llamaron a esta nueva enfermedad, la "disociación psicótica". Estas personas no van a permitir que su realidad virtual sea suplantada por la realidad objetiva de los hechos, de la verdad, su capacidad de análisis ha sido reemplazada por códigos muy bien estudiados para los intereses capitalista. Ahora el mensaje de estos seres desmembrados es: No importa, acapara y especula con los alimentos, pero fuera Maduro. No importa, incendia el urbanismo donde está mi casa, pero salga Maduro. No importa, asesina a los vecinos que son mis amigos o familiares de algún conocido, pero salga Maduro. No importa, acaba con mi vida, pero salga Maduuuro.

Estos seres que por su enfermiza segregación de la realidad, no pueden rectificar su acción y comportamiento desde adentro, porque no existe en su humanidad, la sana capacidad de entender que tanto el sadomasoquismo y la disociación sicótica, son enfermedades como el alcoholismo y la drogadicción, los pacientes con estos males, deben acudir a un tratamiento clínico (médico/farmacológico) para recuperar su salud (aun hay tiempo para algunos). Es por ello, que mucha gente de la oposición venezolana como resultado de ese bombardeo sicológico que han recibido todos estos años por parte de los medios de comunicación del modelo capitalista, desde que se instauro el proceso bolivariano, deben recurrir a estos métodos de cura, porque de otra manera correrían con el lamentable e inevitable riesgo de pasar sus días finales, en un hospedaje de reposo mental.

Nuestro legado también es sagrado

Ivanmendez2006@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1712 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a186385.htmlCd0NV CAC = Y co = US