La MUD a Nicolás Maduro: "Te marchas o nos matamos"

Las amenazas han salido de Copei, Voluntad Popular y vaya usted a saber quienes más han expresado las frases: “Gobierno de transición”, es decir, imperativamente, le imponen al Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, que como condición para la paz en Venezuela y que se le ponga “un parao” a todos los escenarios de “caos permanente” que se promueve desde las derechas todas, toditas, sin excepción, que “se vaya”, que “se marche”, que “no lo queremos, que es a quien se le adosa todo el “caos permanente” en el cual está inmersa Venezuela.

Como contrapartida, esas derechas todas, toditas, es decir, por acción y/o por omisión, ellas, quienes son y están adscritas al “caos permanente”, caos que promueven desde diferentes escenarios llámense calles, iglesias, fiestas sociales, universidades privadas, y delincuencias nacionales y extranjeras, quienes proponen, en fechas muy recientes, que sí Nicolás Maduro Moros no se va pa´Cuba, como desearían, consciente e inconscientemente, están dispuestas, esas derechas todas, toditas, llevar a Venezuela e ir a la “guerra civil”; es decir, están dispuestas, esas derechas todas, toditas, ir y caminar hacia asesinar y matar a su prójimo, sean padres, hermanos, familiares, vecinos, etc., violando esa ley bíblica de “no matarás”, independientemente, que esas derechas todas, toditas, sea asiduas visitantes a iglesias, sinagogas, y cualquier lugar donde puedan, Biblia en mano, rezar por Venezuela. Esquizofrenia total!

Pues a confesión de partes, relevo de pruebas.

Sí las derechas todas, toditas, están dispuestas a accionar sus huestes militantes hacia la “guerra civil” (léase: “nos matamos”) porque Nicolás como Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, en el marco de sus responsabilidades que le otorgan y le obligan los contenidos de esa Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y todas, toditas las leyes correspondientes y consecuenciales referidas a sus obligaciones como Presidente constitucional, no renuncia para darle paso a “…un gobierno de transición…” como lo ha propuesto Mons. Ovidio Pérez Morales y otras tantas personalidades de la vida pública venezolana y extranjera de las derechas tanto nacionales como internacionales, entonces esas derechas han decidido “desenterrar el hacha de la guerra” para, así podernos matar unos contra otros sin que quede, en la conciencia, culpa sicológica porque “la confesión” lo perdona todo.

Claro para que se pueda llevar a cabo esa realidad que proponen las derechas todas, toditas, de “matarnos, todos, toditos”, se supone que todos y todas los y las chavistas, los revolucionarios de todos los géneros, la FANB, la PNB, aquellos que moto proprio decidan contemplar desde extra-fronteras como las derechas todas, toditas comienzan a “matar” (léase: asesinar) a los bolivariano-chavistas que están rodeando al Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, se sentarán “en el umbral de la puerta” para observar como “los féretros” de ciudadanos venezolanos que por el simple hecho de ser bolivarianos y chavistas pasan sin descanso rumbo hacia los “campos santos”, me parece, lo expresó en primera persona, están muy equivocados y es por ello que expondremos, a continuación, algunos comentarios para que esas derechas todas, toditas, reflexionen que con “amenazas” hacia el Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, la reacción será de más revolución y mayor profundización porque esta revolución, es decir, la Revolución Bolivariana y chavista “…es pacífica pero está armada…”. Pero desarrollemos nuestras ideas.

En primer lugar, tratemos de analizar la primera propuesta de esas derechas todas, toditas cuando se refieren al “gobierno de transición”. Supongamos que Nicolás toma la decisión negada de “ponerse a un lado” para que se instale un “gobierno de transición”. La verdad que esas derechas todas, toditas, creen que estamos en un escenario de Hollywood. Ellas, las derechas, “ponen sobre la mesa” la idea del “gobierno de transición” pero, como siempre, “no se mojan”; es decir, no proponen “nada, nadita”. Primeramente, deberían explicar “los tiempos”, es decir, cuándo es el momento preciso cuando, se supone, Nicolás debe “entregar la silla de Miraflores”. Los tiempos en política son fundamentales porque sí esas derechas todas, toditas, se confunden en la lectura de esos tiempos, el “caos permanente”, inmediatamente, se transformaría en “guerra civil”. Pero como la Iglesia es eterna ni Mons. Ovidio Pérez Morales, ni Copei, ni Voluntad Popular, ni Primero Justicia, todos de corte cristiano-católicos, por tanto, comulgan con “lo a-temporal”, es decir, evitan, permanentemente, “mojarse”, es decir, tomar, responsablemente, una decisión, “le dejan el muerto”, como siempre, a la social-democracia por aquello del “reformismo bernstiano” (Eduard Bernstein. “Socialismo democrático”. Tecnos. Madridi, 1990, pp. 184) cuando ellos, es decir, los cristiano-católicos consideran que “ese izquierdismo reformista” que tantas veces ha vendido a las masas en cualquier país donde la verdadera izquierda ha tenido posibilidades de horizontalizar las rentas, pueden “sacarle las castañas del fuego”: son cobardes y punto.

Seguidamente, en esa propuesta de “gobierno de transición”, esas derechas todas, toditas, estamos en la espera que, por simple respeto al ciudadano común, nos informen quienes serán los bendecidos para ser ungidos con el poder del Poder para, según el propio Mons. Ovidio Pérez Morales, “salir de este caos” (palabras más, palabras menos). Supongamos que esas derechas, sí se ponen de acuerdo entre ellas, deciden designar como máximo responsable a Leopoldo López, nos preguntamos: ¿Qué pensaría María Corina Machado y el ambicioso, don Antonio Ledezma, por no referirnos a ciertos personeros que pudieran estar como “pastel en puerta de colegio” para disfrutar de las mieles del poder? Además, esas derechas todas, toditas, nos deberían informar cómo van a: primero, respetar los derechos constitucionales que ha alcanzado toda la sociedad venezolana; segundo, deberían explicar, en caso contrario, cómo van a desmontar, legalmente, esos derechos de todos los ciudadanos que habitan en el espacio geográfico de Venezuela histórica; tercero, explicar cuál modelo socio-productivo piensan implantar en considerando que el actual no les agrada (¿?); y, cómo van a relacionarse con la FANB que, permanentemente, expone su adhesión a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Eso para empezar.

En caso que Nicolás “no les pare ni media metra”, por obligación constitucional, simplemente, esas derechas todas, toditas, han expresado que vamos hacia la “guerra civil”. Esto ya es un tema mayor que debe ponerse sobre la mesa sin dejar nada para el olvido ni permitir que “las migajas caigan al suelo”. Hace años que quien escribe conversó con algunos obispos como ya me he referido en alguna otra ocasión; ello sucedió antes del triunfo del Comandante Chávez Frías. La conversa se realizó en La Boyera para ver sí esos obispos tratan de rememorar nuestra conversa. A ellos les expuso (disculpen que escriba en primera persona) que sí no se realizaban los cambios pertinentes, íbamos caminos hacia una guerra civil porque “el pueblo” estaba al límite de su paciencia. Han pasado años y mucha agua ha discurrido por debajo y encima de los puentes. La indiferencia de todas esas derechas de aquel entonces llevó a ciertos actores políticos a desarrollar sus propios planes que tuvieron algunas expresiones políticas: el estúpido escenario de aquellas elecciones del año 1998; el “Golpe de Abril del 2002”; el “Paro petrolero”; la “Plaza de Altamira”; el socavamiento de la economía nacional; y, actualmente, el desarrollo del “caos profundo” en expresión de “guarimbas y barricadas” cuales se han expresado en violencia y muertes, en una fase, combinadas por las mismas “en forma pacíficas” de “estudiantes y amas de casa”.

Según las derechas todas, toditas, “esas expresiones democráticas” de los “estudiantes y amas de casa” son pacíficas, democráticas, legales, constitucionales y asesinas de “guardias nacionales” y “policías nacionales”. Pero esas manifestaciones pacíficas están siendo “atacadas” por “los colectivos”; éste es el escenario fundamental que vienen desarrollando las derechas todas, toditas, para ir imponiendo una matriz de opinión sobre la violación de los Derechos Humanos (de esas derechas todas, toditas), de imponer un escenario de “caos total” para la intervención de “fuerzas armadas internacionales” según las normas jurídico-internacionales que se estudian en la Escuela John F. Kennedy en la Universidad de Harvard; y, en conclusión, llevar a Venezuela a la “guerra civil”; es decir, el fin último y fundamental de las derechas todas, toditas, es la “Guerra Civil” en Venezuela. ¿Por qué?

Fundamental la respuesta a esa interrogante. La única y más importante razón para que las derechas todas, toditas, nacionales y extranjeras, deseen llevar a toda la sociedad venezolana a un escenario de “guerra civil” del tipo de la “Guerra Civil española” es la obligatoria necesidad imperativa de desmontar el “Plan de la Patria”. Nos explicamos. Aquellos que piensan que la “conspiración contra Hugo Rafael Chávez Frías” comenzó con el “Golpe de Abril del 2002” están, profundamente, equivocados de calle. El “Levantamiento militar del 4 de febrero del año 1992”, liderado por nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, era de conocimiento, entre otros, de don Rafael Caldera Rodríguez estamos en acto porque me lo comunicó en Beijing, exactamente, tres (3) semanas antes de tan importante “hecho histórico” de la Historia Contemporánea de Venezuela. En mi opinión, aquella conjunción de “intereses y realidades” objetivas confrontaban la “política de privatización que el FMI y el Banco Mundial”, en el marco del desarrollo del neoliberalismo y la “división internacional del trabajo” le impusieron a Venezuela. Nos consta que Caldera Rodríguez no estaba en sintonía con esa política, independientemente, que, posteriormente y durante su gobierno, el señor Teodoro Petkoff y sus muy cercanos acólitos le impusieran, motivado a  ancianidad, las tesis neoliberales que se impusieron durante su gobernanza.

Todos los políticos de derechas, empresarios, Iglesia y sectores de las clases altas y medias radicalizadas sabían que un futuro gobierno de Chávez Frías “atacaría”, fundamentalmente, las tesis neoliberales y sí ustedes lo dudan pregúntenle a la “gente del petróleo” que estaba en conocimiento.

La conspiración contra Chávez Frías comenzó en enero del año 1998 cuando Manuel Caballero y “una amistad”, comenzaron a escribir en sus respectivas columnas “los males y desastres” que traería un futuro gobierno de Chávez Frías no solo por su propuesta de llevar a cabo una Constituyente sino por las tesis económicas que iban en contrasentido al neoliberalismo. Entonces, en conclusión, el objetivo de la “guerra civil” propuesta por las huestes cristiano-católicas actualmente tiene como único objetivo el desmontar todo el sistema socio-económico que la Revolución Bolivariana bajo la dirección de Hugo Rafael Chávez Frías y, actualmente, bajo la batuta de Nicolás Maduro Moros han venido imponiendo en el marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y sus leyes.

Ahora, lo que “es igual, no es trampa”. Frente a la violencia en sangre promovida por las derechas todas, toditas, el líder de la Revolución Bolivariana, Maduro Moros, ha llamado a la paz y todos y todas los y las revolucionarios, disciplinadamente, hemos obedecido. Podríamos aceptar algunas expresiones de excesos y violencias desde algunos factores sociales de la Revolución Bolivariana pero “los revolucionarios como un todo están tranquilos y obedeciendo las líneas impuestas por Maduro Moros”. Pero debemos explicar algunas realidades para que las derechas todas, toditas, estén en “conocimiento y fines consiguientes”. Las derechas todas, toditas, han venido acusando, reiteradamente, a la GNB, a la PNB, y a los colectivos de excesos y violación de los Derechos Humanos de la derechas todas, toditas; pues bien, permitan que les informe que los denominados “colectivos están acuartelados”, sí se nos permite una expresión militar, y no saldrán mientras que las derechas todas, toditas, no pasen la raya; es decir, sí esas derechas aceptan el llamado a diálogo que les ha elevado Nicolás Maduro Moros, “los colectivos” permanecerán tranquilitos. Además, esas derechas deberían tener en consideración que la FANB, como garante de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, mantendrá su disciplina militar en todos sus componentes mientras esas derechas no crucen la raya. Pero vamos más allá, no todos los chavistas ni todos aquellos factores sociales adscritos al “Gran Polo Patriótico” ni son “colectivos”, ni son militares sino “militantes revolucionarios”.

En ese marco referente, la sociedad revolucionaria necesidad de mencionar ni contar los diferentes modelos y capacidades de fuego de las armas, ni las cantidades de municiones, las capacidades estratégicas y tácticas, las experiencias que provienen de las realidades de los años 60, 70, 80, 90 y todas las realidades que se han venido desarrollando en revolución están mucho mejor organizados todos y todas los y las revolucionarios que todos las derechas que se oponen a la Revolución Bolivariana adscribiendo esas las tesis neoliberales que están en “pleno desarrollo” en los EEUU de América, la Comunidad Europea (analizar la derrota en las municipales del gobierno socialdemócrata francés y los paradigmas que le impondrán a Ucrania por el FMI, Banco Mundial y el Banco Europeo Comunitario). Eviten, señores de las derechas todas, toditas que la Revolución Bolivariana “se calce las alpargatas” y nos convirtamos en “llaneros”.

Por último, es interesante la propuesta del Vaticano pero mientras que la Revolución Bolivariana habla en una sola voz, quizás, en el ámbito que gira tanto en El Vaticano como en las derechas todas, toditas no solo nacionales sino también internacionales podrían estar inmersas en un escenario parecido al que se vive en el seno de la MUD. Eso hay que aclararlo antes de sentarse en la mesa del diálogo por la paz.

Solo algunas reflexiones en objetividad.

 

delpozo14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1401 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a185538.htmlCd0NV CAC = Y co = US