Fascismo en Venezuela

         El capitalismo en este momento  histórico – y en todo el mundo – promoverá la violencia. Él no puede permitir que el socialismo avance. No puede permitir que sepamos que el ser humano puede vivir bajo otras normas, otras reglas, otras leyes.

         No puede permitir, pues, que sepamos que sí podemos vivir en paz, fraternalmente, en una sociedad inteligente y amorosa.

         El día en que la humanidad entienda bien entendido que sí podemos realmente ser humanos, entonces ese día el capitalismo termina de hundirse.

         El capitalismo lo que estimula es la explotación del hombre por el hombre. Estimula la viveza y la corrupción. Estimula la esclavitud y por eso frena la educación - y siempre la frenará.

         ¿Cómo, bajo qué argumentos puede un capitalista discutir o dialogar con un socialista? No hay el más mínimo chance de explicar la maldad o de convencer las supuestas bondades de la ambición, del egoísmo y de la traición. Y todo para el capitalista es válido para la obtención de su máximo objetivo: el capital.

         Teniendo el poder como objetivo, el capitalista queda ciego y hace lo que sea para alcanzarlo. Por eso no hay lógica en sus planteamientos ni condiciones de explicar lo inexplicable. De ahí que se aliaron al fascismo.

         La violencia se tornó su arma, su única arma, su última arma para derrotar el surgimiento del nuevo ser humano. El hombre nuevo significa hombre inteligente, hombre colaborador, participativo y altruista.

         Tendremos que superar esa etapa de violencia, sin duda. El ataque será constante, fuerte y en todos los frentes – físico, económico, mediático, intelectual, espiritual, moral. Esos ataques no nos darán descanso. Pero tendremos que superarlos. A todos ellos. Y sólo con la unidad de todos los revolucionarios ese objetivo podrá ser alcanzado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 815 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter