La ofuscación de Capriles

Juro que me cuesta mucho dejar de escribir sobre Henrique Capriles. Por una razón muy sencilla: este personaje motiva a cualquiera para escribir acerca de él, por cada metida de “pata” en su actuación política y pública. Su comportamiento es la de un niño malcriado, cuyos padres no le satisfacen sus caprichos. Su respuesta es una rabieta que la pagan los objetos que están a su alcance. Es cuando le dicen: ¡Ahh, que muchacho tan rabioso!

No asistió a la convocatoria del Presidente Nicolás Maduro a Miraflores. Tal vez pensaba que la nostalgia de no presidir un acto similar en el Palacio, lo iba a castigar, a nivel mental, por lo que prefirió no asistir. Un acto que, de una vez por todas, legitimó a Maduro, como el presidente de todos los venezolanos, menos el señor Capriles que sigue empeñado en una posición absurda y mezquina.

Aún debe estar invadido por la ofuscación. Una emoción negativa y perniciosa. Aunque muchos especialistas piensan que se trata más que una emoción, un estado mental que genera una insania en su estado emocional. La ofuscación conduce a una falta de visión en el presente con proyección hacia el futuro. La percepción de Capriles luce distorsionada, alejado de la realidad circundante. Estoy seguro que este gobernador invisible del estado Miranda, está apostando que el diálogo iniciado en Miraflores fracase. Le está pidiendo a Dios que todo se venga abajo, para justificar su ausencia en la reunión convocada por el Presidente Maduro. Esa es su jugada. Rogar por el fracaso. Un fracaso, como él, no puede hacer otra cosa.

La ofuscación puede degenerar en odio, y, como usted lector sabe, el odio puede conducir a la violencia y, por ende, causar daño a los demás. Ese estado nubla la mente, y, por lo tanto, no puede accionar en el sentido correcto en que marchan los demás. Esa ofuscación está socavando la base de credibilidad que tenían sus seguidores, antes de las elecciones del 14 de abril. “Los pensamientos que brotan de la ofuscación estarán cargados, demasiado a menudo, de avidez, ira y celos. No conduce a la dicha sino al dolor”. Al pueblo de Venezuela le hubiese gustado ver por televisión al gobernador de Miranda, exponer sus puntos de vista, con franqueza, con sinceridad y sin tapujos, como lo hicieron los gobernadores y alcaldes que atendieron la invitación del Presidente Maduro. ¡Se la perdió! Y su liderazgo va palo abajo. ¡Se cansa uno!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2461 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a179097.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO