Desde otra óptica

Ganó la basura y los huecos en Maracaibo

Qué arrecho, es este pueblo maracaibero, maracucho, cómo ustedes lo quieran llamar.

Votaron por la basura, votaron por la inseguridad, votaron por la falta de gas, votaron por los huecos, votaron por el mal transporte público, votaron por carreteras y aceras de arenas que se comen los barrios de este terruño, votaron por la desidia, votaron por el desgobierno de una mujer indolente ante los problemas que le atañen como gerente de esta ciudad.

Esta gente, que apunto esta opción nefasta de casi trece años de desgobierno contando con su “esposito, el filósofo del Zulia” (Manuel Rosales) y la continuación de la corriente opositora que le han seguido, han llevado a la ciudad a un caos verdadero, convirtiendo a Maracaibo en la ciudad más sucia y fea de Venezuela.

Es inconcebible que estas personas no te tenga vergüenza propia, y sean cómplice de mantener un desgobierno en Maracaibo y que se nieguen a los verdaderos cambios que deben tener, nuestra ciudad tan linda, pero marchita por la indiferencia de una mala administradora, que hasta el momento, no ha dado la talla con las dificultades que padecen los marabinos.

El detalle es, qué esta “señora”, es SORDA, con los problemas que ocurren en Maracaibo; ni en periodo de elección se dignó a solucionar algunos problemas en los barrios como recoger la basura, donde las moscas hacen de las suyas; la falta de gas para poder cocinar; descuido del mantenimiento de las plazas; falta de programas que van dirigidos a los adolescentes para evitar embarazos no deseados; falta de canchas para los jóvenes para practicar deporte y de esta manera desviarlos del camino de las droga; el desbordamiento de las cloacas; todas estas irregularidades las pudimos detectar y evidenciar en parroquias de Maracaibo en recorrido que realizamos esta semana, lo lamentable de esta “administradora” es que está en pleno ejercicio de sus funciones (tres años) y fue ratificada por su gente, no les importa para nada Maracaibo.

Ya sabemos que las viejas prácticas de la cuarta república prevalecieron en estas elecciones, que la dieron ganadora, lo pudimos detectar en los sectores que visitamos, sus representantes comprando votos a diestra y siniestra, o mejor aun comprando conciencia de aquellos, que nunca fueron nuestros, pero, que por oportunidad se plegaron a la opción socialistas, detectamos a personas que representaban al PSUV mandando a votar cruzado, salieron tarde a votar y no hubo acceso a los centros de votación, entre otras anomalías que se manifestaron, por supuesto todo esto obedece al plan de la oposición y mucho billete que regalar. Lo lastimoso de esto, es que estas personas disfrutan su bienestar por unos días mientras les dure el dinero, pero la mayoría sufriremos el mal gobierno por cuatro años.

Nos olvidaremos de la ilusión de la “ciudad potencia” de la esperanza de tener un transporte público de punta eficiente, del gran Bulevar que se convertiría el centro de la ciudad donde propios y extraños disfrutarían de su estadía, de ese gran salto cultural que iba tener Maracaibo para equiparnos con las grandes ciudades del mundo, el sistema de recolección de basura orgánico, la resolución de los servicios públicos, construcción de vivienda aunado a la política nacional y otros beneficios que estaban plasmado en ese gran Plan de Maracaibo en conjunción con el Plan de la Patria que nos ofrecía ese joven, Miguel Pérez Pírela, un hombre inteligente, preparado y sin cuestionamiento que se ofreció para llevar los destinos de Maracaibo y convertirla en una “CIUDAD POTENCIA” para orgullo de los maracaiberos y maracuchos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2111 veces.



Nivia Montero


Visite el perfil de Nivia Montero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas