¡Se acabó la MUD!

La oposición, o mejor dicho, su dirigencia no han corregido, hasta estos momentos, cuando tenemos encima un proceso electoral, su rumbo o modo de actuar. Un buen capitán de la marina, es decir, un navegante, cuando percibe que su barco se ha desviado un poco del curso debido, actúa inmediatamente, pero con suavidad. Va poco a poco corrigiendo los grados necesarios para poner el navío en el curso correcto, tanto así que ninguno de los pasajeros se percata del problema. Esa manera de actuar del Capitán del buque, ante un problema de esa naturaleza, también lo pudo hacerlo Henrique Capriles, como máximo líder de la oposición.

Pero erró en su manera de actuar. No estuvo a la altura de un gran dirigente. Se dejó llevar por sus emociones destructivas. Y , en vez de corregir a tiempo el rumbo, se lanzó por un despeñadero: recuerden ustedes las consecuencias de los hechos acaecidos el 15 y 16 de abril, cuando sus seguidores, obedeciendo una orden de actuar con violencia y arrechera, por sentirse frustrado ante la derrota sufrida ante el hijo político de Hugo Chávez, Nicolás Maduro, tuvo consecuencias muy graves. Incendios y la muerte de 11 personas del chavismo, incluyendo a un niño y una niña. Todavía Capriles no ha pagado.

¿Cómo va a reaccionar este sujeto, que de líder tiene lo que yo tengo de cura, después del 8 de diciembre? No hay esperanza de que acepte la derrota, como hacen los buenos dirigentes. Este tipo de sujetos son muy peligrosos para la sociedad. Actúan emocionalmente, como un niño que desea un juguete determinado, y como sus padres no lo complacen, derrochan un cúmulo de rabia inusitada. Y son capaces de romper cosas. Dar golpes a la mesa, o al piso, y salir en estampida de la casa. Capriles sueña con la Presidencia de la República (ese es el juguete que desea), pero desde el 14 de abril para acá, ni siquiera ha podido gobernar con decencia al estado Miranda.

Antes: conspiración. Viajes al exterior. Contactos con Álvaro Uribe. Con el Departamento de Estado. Con J.J. Rendón. Reuniones con la gusanera mayamera. Sabotaje eléctrico. Guerra económica. Entonces, no podemos esperar nada bueno después que se sepan los resultados de los alcaldes victoriosos. El trío de la maldad, encabezado por Enrique Capriles, seguirá haciendo su trabajo conspirativo. Mientras tanto, después del 8 de diciembre, vendrá por parte de Nicolás Maduro y del chavismo, en general, más revolución, más revolución y más revolución. Lo que equivale al fin de la MUD. Ese entierro está decretado. ¡CHÁVEZ, AÚN SIGUE Y SEGUIRÁ GANANDO ELECCIONES!

¡Chávez vive, la lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2858 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a178199.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO