La maldad está calando en la mente del pueblo

Buena parte de nuestra gente se está dejando envenenar la mente por la derecha, fascista, traicionera y apátrida. La gente cae en la trampa de lo que divulgan por las redes sociales y en lo que se dice de boca a boca. Ha que poco entré a una cafetería en Puerto Ordaz, y tras mío un una ciudadano y saludo a quienes estábamos allí, pero en especial a las empleadas. Una de ellas dijo: “Aquí, jodida, pero tenemos Patria”. Todos rieron. Otra empleada intervino y señaló: ayer oí de boca de un señor que creo que era político, que dijo que lo que venía era una especie de cataclismo, donde nos vamos a matar unos contra otros, que lo que viene es hambre y miseria, entre otras cosas que dijo el señor. Esto es horroroso señor. Nunca había pasado esto en mi país”.

Los diccionarios tienen varias definiciones sobre el término “cataclismo”. Uno de ellos refiere que se trata de un desastre de proporciones que afecta a todo el planeta o parte de él, producido por una fuerza natural. Estamos hablando de un terremoto, huracán, maremoto, tzunami, erupciones volcánicas, o una vaguada, como la que nos sucedió en el estado Vargas. Peor también se define como un disgusto o contratiempo que altera la cotidianidad social o política, por ejemplo, lo que sucedió el 2 de abril, cuando se intentó dar un golpe de Estado en Venezuela, o lo que sucede en Siria, en la actualidad, para no ahondar en otros ejemplos. La mujer de la cafetería pronunció la palabra “cataclismo”, tal vez sin saber su verdadera definición. Lo cierto que el Gobierno de Nicolás Maduro deberá pulsar esta tensión, descomposición, alteración y propagación de la maldad, en esa magnitud y alertar al pueblo sobre sus consecuencias.

No hay duda de que están haciéndole un gran daño a buena parte de nuestra población. Han apelado al terrorismo psicológico. Ese terrorismo tiene unas consecuencias destructivas, como hecho de esta naturaleza, pero está es peor porque se aloja en el cerebro. Y acondiciona a la persona a un fatalismo total. Sin embargo, todo esa maldad lo que busca es sembrar el miedo en los venezolanos con intenciones inconfesables. Por ejemplo, el miedo. Ramiro Calle, en su libro “Terapia espiritual” dice sobre el miedo que “cuando uno se imagina que existe una situación de riesgo o peligro, se origina automáticamente la reacción autodefensiva que provoca el miedo, que se acompaña no sólo de ansiedad o zozobra psíquica, sino también de numerosas modificaciones orgánicas. Pero al miedo instintivo o biológico, inherente a la forma de vida animal, se suma el miedo psíquico o imaginario del ser humano, que entronca y se retroalimenta con el pensamiento, hasta tal grado que cuanto más descontrolado y neurótico es el pensamiento, mayor es el miedo y con mayor intensidad se acumula”.

Con estas palabras de Ramiro Calle, en torno a lo que significa el miedo en el ser humano. ¿Y no es eso lo que se quiere lograr al aplicar por las redes sociales y el boca a boca, los lineamientos de J.J. Rendón, como viejo asesor de Henrique Capriles, y de los asesores gringos, especialistas en estas cosas, ya experimentadas en otros países? Claro que eso es lo que buscan, y eso es lo que están logrando. Ya se oye por la calle, en los establecimientos que expenden café, en las panaderías, en los supermercados, en el metro, en los taxis, etcétera. Ese es el pan nuestro de cada día. “No falta esto o aquello, pero tenemos Patria”. Camaradas, sin exagerar, estamos, aunque ustedes no lo quieran creer en los preámbulos de los acontecimientos que desembocaron en el cruento golpe de Estado en Chile.

Yo viví un mes en Chile cuando todo el golpe estaba en marcha. Se respiraba un aire contaminado y sórdido. La gente no hablaba sino del mal en que estaban metidos. Lo presentían. Pero nada podían hacer. No había una organización grande y coherente como la que tenemos nosotros. Así que la lucha será dura, pero venceremos. No son estos muchachos aprendices de políticos que van a dar al traste con nuestra revolución. Aquí la lucha será dura, pero ganaremos. La mayoría del pueblo venezolano no se va dejar quitar sus beneficios y lo que ha logrado a través de estos 14 años. Se equivoca la derecha interna y externa que los venezolanos somos tigres de papel. Unos correrán, pero la mayoría estaremos en la primera fila, defendiendo lo nuestro.

¡Unidad, lucha, batalla y victoria! ¡Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1784 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a174666.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO