Venezuela necesita congruencia otra dirigencia opositora

La dirigencia de toda nación Política, Empresarial, Sindical, académica, religiosa, etc., sus actividades, propósito y opinión deben estar orientadas a la construcción de una cada vez mejor Organización Humana que progrese social, económica y en virtudes, de una verdadera democracia de iguales, basada en valores de justicia, libertada, convivencia, bienestar común, de acatamiento a la Ley de seguridad no sólo territorial, estos hechos conscientes y responsables son los que con urgencia se necesitan para entre todos construir por principio la Venezuela social de Derecho y Justicia.

El Estado y sus Instituciones son las responsables de que esto se cumpla y respete de acuerdo a las leyes. Y los ciudadanos(as) como soberanos supremos son los llamados libres e independientes a ejercer participando y protagonizando el Poder con su voto. También respaldar al gobierno en la lucha contra flagelos que afectan la cotidianidad: violencia, corrupción, acaparamiento. Es activarse en el Estado de Derecho y Justicia.

Esto y mucho más está plasmado en nuestra maravillosa constitución. Pero no para la Pobrete, inútil y abatida dirigencia nacional de la MUD. Para quiénes la elección del Poder Público Municipal es un Plebiscito, incluso un revocatorio al Poder Ejecutivo, Electo el 14A.

“El Municipio tiene sus funciones propias” y “su desviación acarrea responsabilidades” Dice la Constitución.
El Capítulo IV de la Constitución, está destinado al Poder Público Municipal y el Art. 178 señala sus competencias.

Esa dirigencia practica la politiquería del engaño y la bajeza al carecer de gallardía, nobleza para aceptar que el pueblo no los prefiere.
El funesto líder de la MUD en lugar de ofrecer el compromiso de sus postulados y postuladas en ser eficaces en su gestión, los llama a ganar “para salir de este gobierno”. O el inefable – porque es difícil definir – Ramón G. Aveledo, quién practica un desvergonzado cinismo, delicado, falto de exactitud al afirmar “Qué no existe contradicción” al asegurar que el “CNE les robó las elecciones” a su “Líder” y llamar a votar, atendiendo al llamado del CNE el 8 D porque “La pelea es peleando y las elecciones votando”.
Su lógica carece de ética política. Como todo fascista es mentiroso; llamar a votar, “para saber de la trampa” del CNE.
Están evidenciados los funestos propósitos de continuar el oposicionismo, desestabilizador contrario a la paz e intereses del País.

No es de sus intereses que el pueblo se exprese para que Alcaldes y concejales le cumplan sus atribuciones, trabajando para mejorar la calidad de vida de la población; su interés es que la pelea continúe, en su empeño en sabotear al Gobierno Socialista y Democrático del Presidente Maduro.

Por ello la urgencia de otra dirigencia en la oposición.
El ánimo y convicción democrática del y las venezolanos que quieren a su país, que luchan, trabajan por superarse, independiente de la ideología política nos aceptamos y respetamos.

Un mentiroso, farsante no debe ser dirigente político, es urgente rescatar la ética política. En lugar de apoyar al gobierno, por la firmeza con que combate la corrupción, ésta dirigencia con ligereza subestime la inteligencia del venezolano; tratan de escapar hacia adelante acusando que el ataque es hacia ellos. Claro que los corruptos opositores también serán perseguidos, igual que los que se visten de rojo.

Guillermo Mesino


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1399 veces.



Guillermo Mesino


Visite el perfil de Guillermo Mesino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo Mesino

Guillermo Mesino

Más artículos de este autor