Los farsantes

Durante la llamada Cuarta República IV sufrí en diversas oportunidades la mano opresora de la corrupción de tal forma que me aplicaron el llamado Decreto doscientos once en cuatro o más oportunidades .Básicamente por denunciar la corrupción y actuar en consecuencia. Hasta usaron el expediente de demandarme por difamación por escribir una nota contra la Banda de los Recaderos del Dólar( RECADI) usando para esto fotocopias, testigos falsos, y un “payaso” Director apodado Lagarto Preña’ o quien sirvió de acusador. Afortunadamente hasta un representante del MP inmerso en el asunto se dio cuenta de la injusticia y se plegó a quienes me defendían.

Este método aplicado a una persona no era ajeno a la práctica general contra quien osara interponerse en el camino de los burrochorocratas. Inclusive en un gobierno de La Causa R (FUNDARTE) me aplicaron una por oponerme a manejos irregulares y nadie hizo nada para evitarlo .En verdad hay corruptos favoritos para la clase burocrática en el Poder y por lo demás estos partidos democráticos nunca se han depurado aprovechándose más bien de los problemas surgidos en el ejercicio de administradores tan delincuentes como ellos para levantar la voz y hacerse los santos. Cuando los atropellados de ayer observamos esta gente detrás de la llamada MUD hablando de honestidad, indigna, porque allí hay picaros de gran capital (burocratico) esperando la oportunidad para engrosar sus bienes. Imagínense que en ese pasado nada limpio para ellos muchos bienes nacionales como casas ,carros, joyas,etc iban a la propiedad de estos delincuentes amañando ofertas y logrando las autorizaciones del Congreso Nacional .Las mismas artimañas corruptas que critican hoy siendo estos bandidos los padres de la criatura.

Cuando los partidos AD y COPEI principalmente expulsen de sus filas a los bandidos y devuelvan al Estado todo lo robado será instante crucial para la oposición capitalista lograr la confianza de los venezolanos. Todo este alboroto contra los corruptos y sus métodos es parte de una plataforma política para el impulso victorioso de un revocatorio pero dado los aprontes de los actuantes puede resultar peor la medicina que la enfermedad. Depurarse, purgarse, expulsar de sus organismos la delincuencia fiscal organizada y entonces podrán lanzar las piedras necesarias para lapidar a los corruptos de moda.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1319 veces.



Antonio Rivera Chávez


Visite el perfil de Antonio Rivera Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Rivera Chávez

Antonio Rivera Chávez

Más artículos de este autor