La séptima estrella y el "arepazo mayamero"

Hay algunos que se hacen llamar compatriotas y vienen impulsado su pensamiento de harina cerebral en un espacio físico dizque en homenaje a Venezuela y más que un encuentro de comensales nostálgicos por la patria dedicado a la arepa, se ha convertido en un lugar de burla y conspiración contra el pueblo venezolano en un “arepazo mayamero”. Hechos comunicacionales demuestran este lugar como predilección por la unidad derechista criolla. Reflejos de celebración por la muerte del Comandante Chávez, reuniones para la pauta comunicacional, la desestabilización y peor aún, lugar de promoción de la bandera de siete estrellas que rechaza la octava solicitada por el Libertador Simón Bolívar. Me pregunto: ¿Es por eso la señal contundente de los apátridas que en sus sueños norte-americanos basan el pensamiento de la invasión imperial para incorporar la estrella cincuenta y uno a la bandera gringa? No lo dudo.

Es bueno recordarles a los que pasan la página de la historia venezolana, en especial la independentista, un hecho curioso del paso de los Libertadores hasta el Norte de América. El 25 de julio de 1817, 150 patriotas venezolanos ocuparon la Isla de Amelia en la Costa Atlántica de EEUU, en poder de España, allí proclamaron la República de la Florida con bandera venezolana y Fernandina como puerto principal y capital de esa república. Desde ese lugar se enviaban armas y provisiones de víveres para quienes atacaban a los pueblos liberados del sur. Este hecho revolucionario los aprovechó EEUU para hacerse de la Florida cuando el Presidente Monroe descalificó a los patriotas como aventureros y piratas, luego desestimó a Lino de Clemente como enviado especial de Bolívar y capturó al General Gregor Mc Gregor, llamado Libertador de la Isla de Amelia. El pensamiento de Bolívar lo había advertido cuando en una carta dijo: “La América del Norte siguiendo su conducta aritmética de negocios aprovechará la situación (la revolución de España) para hacerse a las Floridas”. EEUU mantuvo neutralidad mientras se declaraban independientes las ex-colonias españolas hasta tanto no terminaba su negociación con España por la Florida. Bolívar a quien llamaron usurpador y “el loco de Colombia”, calificó a EEUU en numerosas cartas que escribió como: belicosos, fratricidas, regatones, egoístas, humillantes, canalla, capaces de todo, etc. Por eso, Bolívar no los invitó al Congreso de Panamá, pero la complacencia y “lobby” del Vice-Presidente Colombiano Santander, hizo que los gringos descalificaran y sabotearan aquel momento histórico.

Cuando regresamos al presente en el siglo XXI, vemos que no es casual el resurgir de hombres progresistas y nacionalistas como Chávez que impulsaron la Celac, Unasur, Alba, Petrocaribe, etc, para ir separándonos en el tiempo de la OEA que dentro de sus integrantes mantiene a EEUU y Canadá (dependiente de los dictámenes de la monarquía de la Reina inglesa), países que por cierto, critican los derechos humanos en América Latina pero que al mismo tiempo no se hacen partícipes ni miembros de la CIDH (Comisión Interamericana de los Derechos Humanos). Por eso es bueno dar repaso a la historia, porque muchos de sus hechos se repiten como si fuera un guión del presente. Los tiempos modernos y adelantos tecnológicos abarcan aún más en el presente la capacidad de manipular, entre los códigos actuales que se descifran de quienes conspiran contra Venezuela se puede ubicar la extraña actitud nacionalistas de sus pintas, consignas, nombres o “marketing” que los hace ver en los medios como venezolanistas. Irónicamente el pueblo venezolano, alto consumidor de la harina de maíz, se ha visto bloqueado y saboteado con ese producto que abunda en los anaqueles de Miami, pero al mismo tiempo escasea en la patria de Bolívar ante el monopolio empresarial del grupo económico que más ha emborrachado las barriadas de Venezuela para incrementar hechos de conductas delictivas, grupo que, por cierto, a través de la harina de maíz más famosa y popular de Venezuela, se hace promotor oficial de un club deportivo español. El “arepazo mayamero” no es casual ni la séptima estrella que arrebatan desde Miami a la Bandera Nacional oficial en la Ley de Símbolos Patrios. ¡Se quedarán con las ganas de anexar otro estado de América Latina para los gringos!. La Revolución Bolivariana está recorriendo nuestros pueblos con el alerta en la espada de Bolívar y la marca de Chávez en el despertar.

larrymarquezperalta@gmail.com

– www.larrymarquezperalta.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1861 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a165923.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO