La perverción de la oposición

La historia lo ha juzgado como el más pervertido de los emperadores romanos. Al menos, eso es lo que de él ha pasado a los testimonios históricos y de allí a la leyenda. Fue tal su ego que la frase que se le atribuye al momento de su muerte: “Qualis artifex pereo” (¿Qué artista muere en mi?), describe la delirante hipertrofia que de su talento hizo la embriaguez del y por el poder.

Esta enfermedad, este síndrome del poder irradiado por Nerón ha pasado a la historia como un arquetipo de la conducta humana y de manera reiterada se expresa en el quehacer cotidiano de los miembros de la oposición, especialmente de los integrantes de Primero Justicia, quienes acostumbrados a disfrutar a la sombra de la perversión del poder no soportan que los propios mecanismos democráticos y la participación del pueblo como protagonista aleje la posibilidad de que algún día vuelvan a ejercer el gobierno. No soportan que los mecanismos de la Democracia Participativa y Protagónica le cierren las vías para su enriquecimiento rápido y fácil.

Este comportamiento pervertido de los dirigentes de la oposición adquiere una dimensión mayor cuando comienzan a diseñar y utilizar mecanismos aun más perversos con fines que atentan contra la patria y su gente. La semana pasada, la oposición trató de sembrar el escepticismo en todos los sectores de la sociedad venezolana. Utilizando las redes y los diferentes medios de comunicación anunciaron la muerte del Comandante Chávez y un golpe de estado en marcha. Anunciaron saqueos y valiéndose de un disminuido sector de la vida universitaria insisten en crear condiciones para desestabilizar el país y provocar el caos como última esperanza para acceder al poder y frenar toda posibilidad de cambios.

Están utilizando los medios de comunicación social y las redes para provocar el temor colectivo. Atemorizar a la sociedad con rumores, mentiras y anuncios irresponsables que perjudican la tranquilidad de la población y la seguridad familiar. Esta perversa conducta puede encontrar eco en algún sector de la población donde prevalece una “ignorancia premeditada” de la realidad social o una negación a aceptar esta realidad o por falta de instrumentos para procesar la información.

Otro aspecto de la perversión de la oposición es el uso de las corporaciones privadas que controlan la distribución de alimentos para provocar la escases artificial de algunos productos de la cesta básica, aunado a ello la inoperancia de los organismos encargados de controlar tanto la distribución de alimentos como los precios de éstos.

La especulación descarada con los productos de la cesta básica alimentaria (incluyendo medicamentos) combinado con la escases provocada se han convertido en mecanismos utilizados por los grupos económicos para inducir la desestabilización. Estos mecanismos no están apareciendo de manera casual ni fortuita son parte de un plan organizado y dirigido por chatarra política de la MUD bajo la tutela y financiamiento de organismos internacionales que funcionan con la orientación del gobierno norteamericano.

El cuadro sociopolítico de la semana pasada puso en evidencia los niveles de perversión de la oposición, particularmente de los dirigentes de Primero Justicia, y la desesperación que los lleva a buscar los atajos antidemocráticos y al mismo tiempo demostró la inmensa fortaleza y nivel de conciencia del pueblo venezolano que ha resistido la andanada de rumores, mentiras, la escases artificial, la especulación y el bombardeo de los medios de comunicación social con anuncios irresponsables.

No creemos que esta situación esté superada, esto es solo una nueva escaramuza en la guerra contra la Revolución Bolivariana y el Presidente Chávez. Seguros estamos que estos mecanismos perversos se profundizaran. Tampoco nos sorprenden los hechos, nos preocupa la ausencia de una respuesta contundente contra la especulación, el acaparamiento y los responsables de los rumores dirigidos a desestabilizar el gobierno y crear angustia en la población.

Ante la perversión de la oposición y sus planes desestabilizadores no hay espacio para las indefiniciones, es necesario asumir la responsabilidad… sin tregua, ni cuartel.

Darío Morandy
dariomorandy@gmail.com
Twitter: @dariomorandy


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1332 veces.



Darío Morandy


Visite el perfil de Darío Morandy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: