Capriles no tienen otra opción que perder ¿Por qué?

Arrastrado por su capricho de clase, por su arrogancia; alimentado por el odio hacia los pobres que caracteriza y guía a la oligarquía en cualquier época y lugar del mundo, Capriles no tiene otra opción que perder las elecciones del 7 de octubre.

No es una posición triunfalista, es el resultado del análisis político, reflexivo de la realidad de Capriles y de quienes lo acompañan. Estas son algunas razones.

 Carece de una certera caracterización de la realidad, del momento histórico y de la “carga de su tiempo histórico”. Esa miopía política es fatalmente determinante en su derrota. Su objetivo se circunscribe en sacar a Chávez de la Presidencia desconociendo así la dimensión histórica del proceso político latinoamericano y del papel del líder barinés en ese contexto.

 Tiene una práctica social expresión de su condición de clase fácilmente identificada por el pueblo, quien nunca lo verá como su igual, por el contrario, lo percibe como una real amenaza, legitimada por sus propias acciones, comportamiento y actitudes y por la historia del puntofijismo.

 No comprende le realidad militar de las fuerzas armadas, especialmente de la tropa y de la oficialidad, a la que irrespeta y subestima. Su entrega al imperio contraría la visión nacionalista de las fuerzas armadas.

 Capriles es cobarde, no es capaz de defender su real visión neoliberal de organización de la sociedad como si lo hace, por ejemplo, la dirigencia europea a pesar de las consecuencias que están viviendo, o como lo hace el fascista Uribe, o Emeterio Gómez, y como SI lo hace Hugo Chávez con su propuesta socialista. Y es además cobarde al no ser capaz de defender a sus propios compañeros de partido, esto no lo perdona el pueblo.

 Capriles es traidor. Se comprometió públicamente con su firma, al igual que todos los candidatos opositores, en enero de este año, a asumir el contenido programático elaborado por un equipo nacional. Los dejó en la estacada, como también viene dejando a los sectores de la socialdemocracia que hacen vida en la MUD.

 Por su comportamiento durante el golpe de Estado, especialmente en relación a la Embajada de Cuba y su encono contra líderes y funcionarios del gobierno. Tan grotescas imágenes difícilmente podrán borrarse del imaginario nacional.

 Es un mal imitador, mal actor e ignorante. Su escasa capacidad intelectual no le permite trascender de lo coyuntural, de lo insulso, de lo banal. Esto queda demostrado cuando se burla de la Propuesta de Programa que hace su contendor.

 

 

 Carece de una organización que pueda hacer fuerza contraria a las de izquierda, principalmente al PSUV.

 

 Desconoce torpemente que ahora el pueblo lee, que ha comprendido e interiorizado al Bolívar humano, que ha sembrado esperanzas, que ha comenzado a dimensionar sus propias fuerzas transformadoras.

 

 Es torpe al desconocer los logros materiales durante estos 13 años de proceso político y que el pueblo defenderá porque sabe lo que es no tenerlos.

 

 Carece de solidaridad internacional. 

 

 Su historia personal, vivida con toda la holgura de su riqueza acumulada, le hace ver a la presidencia como un medio para acumular mayor riqueza para él y su entorno

 

Pero sobre todo porque no es una candidatura creada para ganar la Presidencia, sino para captar el dinero del imperio. Eso explica el comportamiento de Juan Carlos Caldera.


lamdogsa@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1604 veces.



César Alejandro González Castellano

Diputado del PSUV a la Asamblea Nacional por el estado Portuguesa.

 lamdogsa@gmail.com

Visite el perfil de César Alejandro González Castellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: