El Discurso de Capriles

Sin duda alguna esta campaña electoral es una campaña sui géneris. Es una campaña que va a deparar centimetraje de oratoria, de propaganda, de spots publicitarios, que presentaran ante el país las dos visiones en pugna, los dos hombres en contraste, los dos sistemas opuestos. Yo creo que además de despertar en el pueblo Venezolano la normal “curiosidad”, esta recién iniciada campaña electoral va a producir en el universo electoral mucha hilaridad, mucha jocosidad, mucho chiste. Se nos presenta dos hombres radicalmente opuestos, diametralmente contrarios y supremamente diferentes en cultura y estudio. Un Chávez infinitamente superior en el discurso, en la oratoria, en el manejo de los escenarios televisivos, en el conocimiento del país entero, en el manejo de los escenarios y las políticas internacionales, en el conocimiento económico y las variables de planificación, en el conocimiento palmo a palmo de la Geografía nacional y la geopolítica nacional, en el conocimiento de la historia Patria y sus diferentes y más variados héroes. En fin, un Súper-  candidato. Y, en contraste, un Capriles Radosnki, vacío, llano, hondamente insípido, acertadamente Chayota, tremendamente limitado en su capacidad discursiva, con serias deficiencias en su conocimiento sobre las realidades internacionales, horriblemente soso y simple al tratar de “hilar” un discurso que despierte entusiasmo y alegría en sus seguidores, con un cuerpo que no resiste dos o tres horas de actividad continua, con una clara contradicción en los manejos económicos mas sencillos como aquello de que a mayor oferta, menor demanda, y bajón en los precios, con una clara tendencia hacia lo banal, lo cotidiano, lo de relaciones de amigos-panas, sin proyecto o programa conocido de país, con un pasado muy cuestionado de atropellador y violador de derechos humanos. En fin, un candidato “fabricado” en los cuarteles de los medios de difusión de la información, y en los salones de alguna oficina de la CIA en los United States.

Seguir las ideas del candidato de la Oligarquía y del imperio se ha transformado en un verdadero calvario para quienes siguen a los políticos, llámense periodistas o comunicadores sociales y pueblo en general. No por lo intrincado de sus apreciaciones, o por la riqueza de las ideas expresadas, sino más bien por lo difícil que se torna extraer alguna idea de peso y valor, de trascendencia. Oír hablar a un señor Candidato  sobre el futuro, el progreso, la unión, ha llevado a muchos a preguntarse si ese señor tiene claro lo que esos términos indican y cómo se relacionan entre ellos y lo ellos significan para la vida de la Patria y de los ciudadanos. La reciente “perorata” del señor candidato en el Zulia, frente a la criticidad Zuliana y la agudeza indígena, fue un monumento a la ignorancia, a la falta de vocabulario, a la desfachatez ante el pueblo, al desconocimiento total de los principios básicos de oratoria, al mal uno del vocabulario y a la falta  de saliva para pronunciar medianamente bien los sonidos “s” al final de las palabras.

Pero permítanme tratar de emular un pequeño discurso de este candidato de papel y de televisión, desprovisto de una visión de país, ejemplo fiel de la banalidad y el sifrinismo.

 Discurso COMPLETO de Capriles Radonski en el Zulia con motivo de la apertura oficial de la campaña electoral.

“Buenos días, mi pueblo. Bueno, pueblo. Yo estoy aquí en esta tierra del amante sol, no para hablar del pasado.(pausa de 20 segundos) Porque el pasado ya pasó y si pasó es pasado.(pausa de 10 segundos) Porque pasado ,no es futuro.(pausa de 5 segundos) Porque futuro es que no pasó, y por eso es que es futuro, ¿verdá? Porque el futuro que yo les propongo no tiene que ver nada con el pasado. (Aplausos y pausa de 35 segundos) Así es el futuro que yo conozco. No como el futuro del otro candidato, que es un futuro lleno de pasado, por lo que yo voy a crear una palabra que define al presidente que quiere ser presidente otra vez.(aquí levanta el tono de voz, se pone un poquito ronco y hay aplausos. Toma agua, y hay pausa de un minuto) ¿qué les parece “Pasafutu”? Bueno yo no les ofrezco PASAFUTU como él. Yo les ofrezco FUTURO solo, sin pasa. Ustedes tienen esas dos opciones para escoger. Yo sé que las mujeres que están solteras (hay un alboroto en un grupito de jovencitas quienes quieren que el candidato las mire) van conmigo porque no tengo pasado, (risas. Pausa de 15 segundos) tengo solo futuro lleno de progreso. Y yo sé que a las mujeres solteras les gusta mucho a un flaquito lleno de futuro, sin nada pasado, pero con a una cantidad de progreso por delante. (Aplausos, gritos de mujeres. Pausa de 25 segundos) ¡Eso, mi amor. Tú, la de los ojos llenos de amor. No me sonrías mucho porque tú no vas pal baile. No. Tú podrías ser mi suegra, aunque la verdad es que no se si tienes hijas, como para mí. Que no sean tan gordas y que no usen desodorante, para que se parezcan a las europeas, que son las que a mí me fascinan (más risas. Toma agua. Se ríe. Tira unos besitos a las mujeres. Pausa de unos segundos). Vamos a ver. ¿Está Leopoldo o Guillermo Aveledo por ahí? Para que me investiguen si esa señora tiene aunque sea una hija buenota, (risas) para ver si la llevo a Mirar las flores.(risas) Pero , no me mires otra vez que haces que se me pierda la idea.

Ahora miren bien. Óiganme bien. Les hablaba de la Venezuela que yo veo. Una Venezuela sin pasado. Una Venezuela solo con futuro y con progreso. Una Venezuela sin Chavistas. Una Venezuela con un solo futuro, que es ese que les expliqué mas arribita. Una Venezuela que es de Progreso, que aún no se los explico porque el Comando de redacción está preparándome una definición bien chévere para este inicio de Campaña. Una Venezuela donde nadie conozca nada del pasado y futuro juntos, menos si los del pasado quieren progreso, y los del progreso quieren pasado. (Aplausos. Punto “climax” del discurso. Pausa prolongada) ¿Ven? ¿Ustedes creen que si yo llego a Miraflores no voy a podé uní futuro con progreso y dale una patada por el……¡No digo esa palabra porque yo no soy como el otro señor! .. a todos los que quieran hacer una melcocha entre pasado, futuro y progreso? (gritos de “SI”. Pausa. Toma agua. Acaricia el inalámbrico. Lo mira. Lo aprieta. Casi lo besa. Hay risas en el público.) Yo, mi pueblo, lo que quiero es ver al Zulia y a Venezuela con futuro lleno de progreso. (Sube el tono de voz. Casi no puede hablar. Toma agua. Carraspea. Trata de aclarar el gañote) Ver al Saladillo con futuro. (Aplausos. Pausa) Ver al Paseo Ciencias con futuro.(aplausos. Pausa) Ver al Lago con futuro. (Aplausos. Pausa) Ver a Tía Juana con futuro. (Aplausos. Pausa) Ver a las Tribus que habitan aquí,….(abucheos de los indígenas. Pausa) Pablo, ¿Esas Tribus tienen un pasado? Bueno. Tranquilos camaradas de las Tribus. A las únicas que les voy a aceptar un pasado es a las tribus del Zulia, porque ellas sin pasado no ven futuro y sin futuro no hay progreso. ¿Ven? Sobre el petróleo les hablaré luego, cuando me lea bien el resumen que me preparó el Comando de campaña. ¿Cuántos minutos llevo? ¡7 minutos! Bueno, ya está bueno por hoy.  Te amoooo Venezueeeeeeelaaaaaaa. Este flaquitooooooo te adoooooraaaaa! Las amooooo, mujeres solteraaaaasssss!”

A lo lejos se oye el sonido de la sirena de una ambulancia. Son los paramédicos que han sido llamados de emergencia a darle oxígeno al Señor Candidato. El flaquito ha terminado su jornada, la inicial, la de apertura. Me quedo pensativo y reafirmo la idea de que este señor ha implantado una nueva forma de hacer discursos: una forma vacía, insípida, sosa, desconectada, sifrina. ¡Cómo añoro a Manuel Rosales!

villegas_41@hotmail.com

¡No Volverán!

Universidad Politécnica Territorial del Estado Mérida “Kléber Ramírez”



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2316 veces.



Oswaldo Adelis Abarca

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor