¡Más adeco será Usted, Diputado!

¡Con más fuerza! Y así de lado, para que el codo dé por las costillas. La “honorable” diputada María Corina dice seria: Si me vas a enseñar no creas que puedes gritarme, Alfonso. No es eso, diputada. Lo que pasa es que el que pega primero pega dos veces y si va a estar en esa subidera al hemiciclo para provocar un peo ante la directiva de la AN, tiene que entrenar duro. Mire que a cualquiera se le van las piernas en esas escaleras.

Esta vez, M. C. lo ve burlona y le suelta: Así como tú cuando tuviste que bajar las del CEN de AD ¿Te acuerdas? Marquina reciente la punta. Pone cara de adeco y da la media vuelta para irse, pero tropieza con una esquina del escritorio y tumba unos papeles. Los recoge metiendo el ojo ¿Qué es esto, diputada? ¿Lista de no presidenciables?... Caimán con sueño, Barriga e´ maute, Cabeza e´ tapara, Luis XIV, Torta de ajo, Loco peleón ¿Quién es Loco peleón, diputada? M. C. se coloca detrás del escritorio y alega: Esas son cosas de Henry. Él me dijo que hiciera una lista secreta de los chavistas con los que no había que meterse.

Marquina no queda convencido. No le suena nadie de la mayoría de 95 diputados revolucionarios a quien le digan Loco Peleón y masajeándose la quijada empieza a repasar por su alocada bancada ¿Serán algún adeco? ¿Será Andrés? ¿Será Mazuko? ¡Aaahh, ya sé, ese debe ser Ricardo Sánchez! M.C. aún detrás del escritorio, le dice aliviada: La verdad es que tu poder de deducción es fantabuloso. Bueno vámonos para la MUD que hay una reunión top secret funky punky. El sagaz deductor le dice extrañado: Oye y Henry qué. Ella responde con voz engolada: Bueno serrucho con ese adeco, tú sabes cómo es.

……………………….

El “honorable” diputado Julio Andrés Borges está taciturno esperando turno en el CEN. Ni siquiera subir en ascensor le sube el ánimo ¡No se me desanime, diputado! Le suelta entrando un Henry bonachón. Siga nuestro ejemplo, que adeco es adeco hasta que se muere, con el perdón de mi otrora jefazo, CAP-az y me esté oyendo desde las profundidades. J.A. no reacciona. Henry insiste: Mire diputado, esta vez usted fue de lo ridículo a lo sublime, de la frangollada a la maestría. Eso de las bolsitas de papas y tomates fue genial aunque después confundió sardinas con atún o todo lo contrario ¡Y cómo ha mejorado usted con las matemáticas! Ese cartelón inflacionario estaba claro y sucinto….

Repentinamente Julio grita: ¡Cállate adeco del carajo! ¡Lo que me tiene mal es que ahora tengo pesadillas con unas pelucotas horribles que me persiguen!

……………………....

Ramón Guillermo encabeza la selecta secta que ahora es la MUD sin adecos. Se le quedaron las bolas y se lamenta de no tenerlas para poner orden en la mesa, aunque la última vez no le sirvieron de mucho. Sin darse cuenta que va pasando Loco Peleón, piensa en voz alta: ¡Que buena vaina con estos adecos! Marquina revira enfurecido: ¡Más adeco serás tú! R. G. tercia: ¿Qué pasó vale? ¿Tú aparte de peleón te volviste loco? A. M. se voltea hacia M.C.: ¡Yo sabía que era embuste lo de la lista, diputada! ¡Usted es más mañosa que el adeco Henry! M. C. no aguanta: ¡Adeca será su suegra, diputado! Se caldean los ánimos. Andrés Velásquez trata de calmarlos pero en el alboroto le dicen que a él los adecos le dieron una paliza. Ya no hay marcha atrás, todos se ofenden con la misma frase. De pronto Ismael grita: ¡Ustedes son peor que un adeco! Todos se cagan de la risa.

………………………..

En su libreta, Henry anota: Paciente, Julio Andrés Borges. Última loquera, tricofilia ligada con envidia, nulo en matemáticas. Condición, irrecuperable. Tratamiento, valeriana ligada con Tricófero de Barry. Presidenciable, ni de vaina. Nota: Primera y última que usa el ascensor.

coolthin@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2915 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor