Óptica Malaver

Encuentro cercano de tercer tipo

El primero en recibir la llamada de la embajada de Estados Unidos fue Henry Ramos Allup, y “por favor, no me hablen en inglés que yo no domino esa lengua. Así entiendo mejor, ajá, que estemos esta noche en la embajada, si, no hay problema, yo le dijo ahora mismo a Julio Borges, quien no va a aportar nada, pro siempre es bueno llevarlo, también le diré a Omar Barboza, y a Enrique Mendoza, y a María Corina seguro que ya ustedes le avisaron, porque ella vive en la embajada, okey, mister, fue un placer, nos vemos esta noche”.

Después de la llamada Ramos Allup pensó si mejor no inventaba una vaina rara y se iba solo para la embajada y así embarcaba una vez más a los “pendejos estos, aunque viéndolo bien, es mejor ir con ellos, porque todavía vienen muchas batallas y hay que contar con unos cuantos tontos útiles”.  Y luego decidió llamar a Omar Barboza, y a Enrique Mendoza y a Julio Borges, quien pregunto “¿el embajador va a estar allí?”, y Ramos Allup riendo le dijo: “No seas bolsa, Julio, tú sabes que el embajador es Palmer, pero Chávez no le ha aprobado el placet, vete aprendiendo que si te escuchan los chavistas sales todos los días en el canal ocho repitiendo esa bolsería”.

A las siete de la noche empezaron a llegar los representantes de la Mesa de la Unidad Democrática a la embajada de Estados Unidos. Allí, en la puerta, estaban María Corina Machado, Teodoro Petkoff y el encargado de negocio de la embajada. Cuando Ramos Allup vio a Petkoff  le dijo: “Caramba, lo de María Corina no me asombra, porque ella está prácticamente encargada de la embajada, pero que estés tú aquí, Teodoro, si me sombra, porque eso no es un salto de talanquera, es salto de garrocha”. Ja,ja, ja, Henry, tú siempre jodiendo, pasa y toma asiento, chico”.

María Corina, Teodoro Petkoff y el encargado de negocios llevaron a los invitados hasta la sala de reuniones de la embajada y “antes de empezar es bueno que reciban un saludo de nuestro embajador en ausencia, el Dr. Palmer, quien por video conferencia nos dará unas palabras”, dijo María Corina y encendió una pantalla gigante donde al momento apareció el embajador dándole la bienvenida a los invitados y “yo no tengo que decirles lo que tienen que hacer, imagino que ya ustedes lo saben, y disfruten de nuestra casa en Venezuela”. Todos se pusieron de pie y dieron las gracias al embajador y se despidieron de la manera más glamurosa.

El encargado de negocios tomó  la palabra y dijo que “aquí lo que queremos es asegurar el compromiso que tenemos. Se ha invertido mucho dinero y es bueno que se comiencen a ver los resultados.” Julio Borges lo interrumpió y “no se preocupe, le puede decir a mi presidente Obama que haremos todo lo que esté a nuestro alcance para salir del tirano”, Ramos Allup interrumpió a Borges, y “cálmate Julio, la cosa no es para tanto, no creas que te van a pedir los reales que te dieron, espera que el compañero termine de hablar”. Y el encargado de negocios continuo: “Es bueno que sepan que los estamos ayudando pero que ya hemos ayudado demasiado, aunque para nosotros nunca es demasiado cuando se trata de imponer la democracia”.

Al final, Julio Borges dijo: Estuvo bien bueno este encuentro cercano con el tipo que más  nos conviene.

robertomalaver@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2238 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: