Otra vez la oposición desquiciada

Viene el 26-S

Cada uno de los procesos electorales realizados en nuestro país sirve para ratificar el carácter demencial de la oposición venezolana. Sin negar que hay factores del mismo gobierno y de manera muy concreta las quintas columnas presentes en muchas dependencias oficiales, que sirven en bandeja de plata argumentos para quienes adversan la gestión del Presidente Chávez . 

Hacer una restrospectiva nos convence del comportamiento maniático,  que sospecho es consecuencia de la demostrada incapacidad de esta oposición que hace cinco años de manera desacertada decidió no participar en las elecciones parlamentarias bajo el pretexto del fraude y otras malamañas que ellos sí practicaron durante décadas para mantenerse en el gobierno. Consecuencia también de su larga lista de fracasos durante todos estos años, cuyo único propósito ha sido su afán desestabilizador  

Desde el mismo momento en que el pueblo venezolano decidió la opción del socialismo con el Presidente Chávez  la tarea de las viudas de la cuarta república  ha sido jugar con el argumento de la mentira. Y no es que la repitan mil veces para convertirla en verdad,  porque en buena medida el pueblo venezolano  ha sabido capear el temporal derrotándolos en doce elecciones nacionales para mantener vigente la opción del socialismo frente al capitalismo y el sometimiento al imperio norteamericano. 

Frente al éxito de las políticas sociales que ha venido implementando la Revolución,  ellos insisten en  las viejas recetas del anticomunismo y otras mentiras. Igualmente siguen  descalificando la cooperación cubana a sabiendas de los avances de este país, tanto en medicina como en el deporte. Se olvidan del carácter internacionalista exitoso del pueblo cubano, sobre todo en salud. También se olvidan del nefasto pasado adeco-copeyano, caracterizado por el oprobio y la represión al pueblo. 

Lo cierto es que tal como se comporta la oposición,  a todas luces da la impresión de no dar muestra de avance en su cuadro clínico. Siguen desesperados y la causa no es otra el anuncio de un nuevo fracaso en las elecciones del venidero 26-S. Por apátridas, vendidos, mentirosos y lacayos definitivamente no merecen ni un voto. Cada día hay más motivos y sobran las razones para  darle al gobierno revolucionario la mayoría en la Asamblea Nacional. Por pitiyanquis…

¡NO VOLVERÁN!  

juan_azocar@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1473 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: