El berrinche de la oposición

La proximidad de una elección vuelve loca a la oposición venezolana. El desenfreno, la torpeza y la locura se apodera de ellos. Se portan como  poseídos, no sabemos de qué demonios.  Lo cierto es que desde hace años el pueblo se las cantó clarito y desde entonces no dan pie con bola. De que “Chávez los tiene locos” no  queda ninguna duda. Todo lo que hacen, les sale tan mal que rayan en la torpeza. La desesperación los embarga  en cada acto y su des-ubicación respecto a la realidad es tal que no queda duda en lucir como los propios mercenarios, gente que vendió su alma al diablo imperial, porque actúan como si odiaran a nuestro país y su gente.

Vienen unas elecciones y hay que estar con los ojos bien abiertos porque se renuevan los ímpetu desestabilizadores. Todos los demonios salen a la palestra para decir y predecir barbaridades. Cada acto del gobierno o palabra del Presidente, por muy insignificante que parezca, se convierte para ellos en el argumento para lanzar sus dardos de odio. Como ellos a todo responden que se vaya Chávez,  tampoco dudamos que es el Presidente el motivo para que ellos  hablen y digan sus barbaridades. Chávez los pone a bailar al son que les toque. La falta de iniciativa,  originalidad,  propiedad y estilo propio  los conduce a portarse como verdaderos improvisadores y dependientes del recetario del pentágono del cual no podrán desatarse. De manera que son dependientes en lo económico, en lo ideológico y en su acción. Está comprobado que no mueven un pie si no reciben orden  desde el Norte, lo cual no deja de  dar lástima y tristeza.

Ya verán que en estos días, como suele suceder con el recetario, la locura mediática tomará el escenario. Mientras el gobierno le sigue dando palo a los chivos del narcotráfico y descubriendo focos de desestabilización, ellos callan y aplauden a los senadores de Pinochet, que por cierto no está muerto, anda de parranda. Agarran a terroristas como Chávez Abarca y Peña Esclusa con las manos en la masa, y ellos callan. Y por si fuera poco, la jerarquía de la iglesia católica no se queda atrás y vuelve a tomar partido contra el pueblo chavista y su gobierno. Están declarados abiertamente opositores. Rancios y periclitados, como decía el de la pipa,  que ven comunismo por todos lados. ¡Pobrecitos!, que nada dicen de la pederastia y el sadismo con muchachitos y muchachitas…En fin, vienen las elecciones del 26-S y se soltaron los demonios. Ojo pelao, que  “están locos, enfermos y mal recetaos”, como decía un tal “Matatigre” por los lados de El Tejero.

juan_azocar@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1466 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: