La comunicación popular salvó a Chávez el 13 de abril de 2002

Miles de personas se movilizaron hacia Miraflores para exigir el regreso de Chávez.

Miles de personas se movilizaron hacia Miraflores para exigir el regreso de Chávez.

Credito: ÚN

Através de la Radio Bemba, con megáfonos, mensajes de texto, pancartas, grafitis, radios comunitarias y colectivos comunicacionales, que ya se venían estructurando, el pueblo, ante el "apagón mediático", la manipulación y la mentira, rompió el cerco informativo de los medios privados que se generó durante el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 y logró el rescate del Comandante Hugo Chávez el 13 de abril.

El diputado de la AN por el estado Mérida Ramón Lobo recuerda que en ese momento era alcalde del municipio Andrés Bello de la entidad andina, y destacó el momento en que los medios dividieron la pantalla el 11 de abril y se encadenaron para comenzar la manipulación mediática.

"Nosotros allá recibíamos la información que salía por los medios de comunicación. Toda esa manipulación. Todo ese encadenamiento que nosotros pudimos apreciar. A partir de las cuatro a cuatro y media de la tarde, cuando estaba hablando el presidente Chávez, partieron la pantalla y empezaron a transmitir esas imágenes a la población; era una realidad difícil de aceptar", refirió.

Aseguró que los medios promovieron el golpe de Estado y recuerda el titular del diario El Nacional en la mañana del 11 de abril, "La batalla final será en Miraflores".

Contó Lobo que fue a través de los medios alternativos y comunitarios, así como de llamadas telefónicas, que el pueblo se informaba para saber sobre lo que estaba pasando, y no en los medios tradicionales de comunicación.

"Esos detalles que uno andaba rebuscando en la radio, en la televisión y en cualquier otro medio como llamadas telefónicas, comenzaban a dar luces en la provincia de lo que realmente estaba sucediendo", recordó el parlamentario.

Lo mismo sucedía en toda Caracas, donde multitudes se concentraban en las principales autopistas y calles de las barriadas, a la vez que comenzaba la movilización de personas hacia el Palacio de Miraflores para buscar respuesta sobre el paradero del líder de la Revolución Bolivariana.

Todo esto se gestaba bajo un silencio mediático intencional de los principales canales de televisión que se limitaron a transmitir películas y series de dibujos animados. Pese a todo esto, ya el pueblo manejaba la información sobre la carta donde el Comandante decía que no había renunciado.

"Gracias a Dios, el pueblo pudo reaccionar, y a través de la Radio Bemba, a través de los medios de comunicación comunitarios, particularmente la radio, que en su momento estaba comenzando, se logró transmitir la información de que el presidente fue secuestrado. De que el presidente lo tenían después en la Orchila y que había un pueblo en la calle, porque sencillamente nos colocaban en la televisión comiquitas como Tom y Jerry", evocó el diputado Ramón Lobo.

Pueblo comunicador

Es indudable que para lograr el rescate del presidente Chávez el 13 de abril, la comunicación popular o Radio Bemba jugó un papel importante para convocar al pueblo al Palacio de Miraflores y lograr normalizar la situación del país.

Así lo ratificó la diputada a la AN, Asia Villegas, quien aseguró que el 13 de abril es el acto de dignidad más importante que la Venezuela política contemporánea haya vivido, a pesar de que fue el levantamiento de un pueblo sin una organización previa, este hecho fue para la posteridad, un ejemplo de la comunicación popular.

"Claro que había una organización social de un pueblo apostando un nuevo modelo de país, pero sin un palabreo previo, sin planificación previa, sino a punta de Radio Bemba. Es la fortaleza de la voz del pueblo llamándose así mismo, eso está expresado el 13 de abril", sostuvo.

Asimismo, Villegas aseguró que el restablecimiento de Hugo Chávez al poder por su pueblo es un hecho histórico que no tiene similitud con otro y que se debió al compromiso del presidente Chávez con el pueblo venezolano.

"Un acto como el regreso de Chávez por la fuerza de su pueblo. A ese pueblo que él visibilizó, a ese pueblo que él formó, amó, a ese pueblo que él llamó y del cual se hizo su mayor doliente, no sé si hubo otro en el mundo. Ese pueblo quería ver a Chávez, quería tenerlo vivo y, sobre todo, quería decir que era su presidente y que habíamos votado por él", aseveró la diputada.

Lección aprendida

En este contexto, el diputado Ramón Lobo hace un llamado a la población venezolana a corroborar las informaciones que llegan a través de los medios de comunicación y las redes sociales para no caer en la manipulación.

"Ahí uno ve, después de algunos años, cómo se manipula la realidad. Por eso siempre tenemos que estar atentos ante los medios y las redes sociales, que hoy día son inmediatas, siempre tener las valoraciones y tratar uno de fundamentar por otras vías las informaciones", subrayó.

El parlamentario también rechazó el papel antagónico que jugó la Iglesia Católica en ese momento de incertidumbre.

"Una Iglesia conservadora, una Iglesia que avaló esta acción y que en ningún momento la rechazó. Así sucedió en nuestro pueblo cuando uno de nuestros compañeros recurrió a la autoridad eclesiástica para tratar de que mediara. Fue gracias a la actitud responsable de nuestra militancia que se logró controlar la violencia", aseveró el dirigente político.

Impulso a la comunicación popular

A raíz de estos hechos, el Gobierno revolucionario dio un impulso a la comunicación popular y alternativa para reforzar lo establecido en la Constitución de Venezuela, especialmente en los artículos 57 y 58, concerniente a la libertad de expresión.

Uno de esos mecanismos que visibilizan al pueblo venezolano y le otorgan voz en la comunicación popular es la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos.

Asimismo, el presidente de la República, Nicolás Maduro, continuando con el legado del Comandante Eterno Hugo Chávez, ha reafirmado la importancia de los medios alternativos y comunitarios.

CTV y Fedecámaras se aliaron

La Central de Trabajadores Venezolanos(CTV), cuyo presidente era, para ese entonces, Carlos Ortega, y la Federación de Cámaras de Comercio y de Industria (Fedecámaras), presidida por Pedro Carmona Estanga, fueron quienes convocaron la marcha el 11 de abril.

Carmona Estanga fue presidente de facto durante 28 horas en las que derogó la Constitución y decenas de leyes aprobadas por Chávez. Además, disolvió los poderes públicos.

Al tomar el poder, Carmona aseguró haber recibido "un amplio mandato de manos del pueblo venezolano".

Por su parte, el presidente de la CTV, Carlos Ortega, fue quien dirigió la marcha hacia Miraflores. Después de restituido el hilo constitucional, huyó del país y estuvo asilado en Costa Rica. Cuando volvió al país, recibió, en 2005, una condena de 15 años de prisión, acusado de rebelión, traición a la patria, devastación e instigación a delinquir. Un año después logró escapar de la cárcel.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4266 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter