Bicentenario con guerrilla

El llamado de la revolución a conformar La Guerrilla Comunicacional, para enfrentar el cerco mediático de la canalla nacional e internacional, se ha constituido para la ignorancia irracional, en el plato fuerte del Bicentenario del natalicio del sentimiento republicano en Venezuela, hace 200 años y cuya celebración a lo largo de 15 meses estará dirigida a consolidar los principios de identidad, independencia y soberanía, los mismos que dieron origen a la rebelión criolla con idea de crear la primera república independiente en el nuevo continente colonizado por el imperio español.

La guerrilla comunicacional, forma parte precisamente de las estrategias para enfrentar a los traidores vende patria y a los agresores externos que mediante un discurso periodístico manipulado pretenden presentar a Venezuela en el ámbito internacional y nacional, como país forajido, donde no se respetan los derechos humanos, donde se oculta y apoya a terroristas y narcotraficantes. Toda esta infamia viene por el solo hecho de que hemos cometido el crimen de decidir ser libres para siempre y no volver a ser jamás colonia de nadie.

Lo gracioso es que los calificativos vienen precisamente de los gobiernos de países donde los derechos humanos son basura. Uno es el principal productor de Cocaína del mundo, el otro es el principal consumidor y productor de Marihuana transgénica. El primero alberga al terrorista Pedro Carmona Estanga y el segundo a Luis Posada Carriles, personajes cuyo pasado está bañado con sangre inocente. El tercer activista en esta campaña, es precisamente el país donde están defenestrando y sometiendo a juicio a un irreductible juez, que se atrevió a investigar los crímenes del Caudillo por la gracia de Dios.

Causa pena ajena cuando directivos de gremios “docentes” salen con la mayor desvergüenza a lanzar acusaciones contra el gobierno porque supuestamente estaría violando la Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y Adolescente al llevar la guerrilla comunicacional a los estudiantes de secundaria. Pobre de nuestras hijas y nuestros hijos, que han caído en manos de esta clase de “docentes”, analfabetas por antonomasia, que confunden el figurado con lo literal.

Habráse visto un educador o educadora, que se oponga a que la y el estudiante se forme, sea creativa, creativo, crítica, crítico y pensante, cuando su deber ser es precisamente estimular estas iniciativas en niños, niñas y adolescentes,para que aprendan a ser libres.

Ahora resulta que la guerrilla comunicacional, es poco menos que una herejía para los castos demócratas, que identifican con este término a un grupo de hombres armados con fusiles, escopetas, picas y toda clase de armas haciendo la guerra asimétrica contra un enemigo superior.

¿Será que su enano cerebro no les permite pensar y asumir el término en sentido figurado? ¿O será que se hacen los brutos por conveniencia, para justificar la paga que reciben como agentes de la desestabilización?

Menos mal que el pueblo ha crecido, ha aprendido a leer y a interpretar los textos y los mensajes y por eso los padres y representantes por mucho que algunos mal llamados docentes y periodistas, se esfuercen por hacerles creer que les están adoctrinando a sus hijos para convertirlos en guerrilleros paramilitares, saben que el término guerrilla puede ser aplicado a cualquier actividad, cultural, conservacionista, contra las drogas y demás vicios, contra la inseguridad, ya que expresa una estrategia no convencional para hacer frente a determinada circunstancia.

La guerrilla comunicacional, no es más que la iniciativa para formar a jóvenes, adultos y todo el que esté interesado o la que esté interesada en adquirir herramientas para luchar contra la guerra de cuarta generación que nos tienen montada desde el exterior, en complicidad con los apátridas, que con sus grandes medios sirven de cabeza de playa a la criminal invasión que día a día avanza penetrando las neuronas de nuestro pueblo, porque este guerra no tiene como escenario los campos de batallas, como fue usual hasta la segunda guerra mundial, la guerra de cuarta generación tiene su escenario el psique del colectivo.

Frente a esta amenaza, nace la guerrilla comunicacional en el marco del Bicentenario de la alborada libertaria del Continente suramericano y el Caribe, para continuar alimentando el espíritu de identidad, de independencia y soberanía, piso político para la construcción de la patria nueva, cuyo primer empuje se dio el 19 de abril de 1810 en la Plaza Mayor de Caracas.

Ya tendremos oportunidad de admirar en las calles de ciudades, caminos reales de caseríos y barrios de Venezuela, a las cuadrillas de jóvenes armados de cámaras fotográficas, filmadoras, grabadoras, libretas y bolígrafos, computadores y demás herramientas necesarias para la actividad guerrillera de las ideas, en defensa de la patria y confrontando al imperio y sus lacayos, en un bicentenario con guerrilla.

(*)Periodista

CNP 2414

cd2620@gmail.com

cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2110 veces.



Cástor Díaz(*)

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: