¿Donde va la comunicación popular?

Comprender que en el ámbito comunicacional popular, especialmente en lo que se refiere a radiodifusión comunitaria, podríamos llegar a lo que ocurrió en Colombia en los años 90, es una alarma temprana pero no deja de preocuparnos la situación de que buenos proyectos de comunicación verdaderamente revolucionarios ahora están en otras instancias.

Desde Caracas a San Cristóbal el grito era uno solo, “queremos habilitaciónes”, luego “queremos dotación”, luego pautas, pero nadie o muy pocos le dieron crédito suficiente a los contenidos y las estrategias de corresponsabilidad con los movimientos sociales y sus formas orgánicas para que en el tiempo esos proyectos comunicacionales se sostuvieran sobre la base de una subjetividad política ideológica de largo alcance.

Acertadamente el Presidente habló de una revisión y de un reimpulso del proceso revolucionario y allí encontramos a la educación con la nueva ley y con la voluntad política de un Ministro y su equipo que entienden la integralidad de la educación como elemento sustantivo de la formación del nuevo republicano y la nueva republicana y de los procesos comunicacionales como factores de crecimiento y desarrollo de una nueva sociedad.

Desde lo general que son las redes de producción comunicacional educativas a las unidades de producción audiovisual y radiofónica educativas en lo particular, como eje nuclear de la premisa “la escuela como centro del quehacer comunitario y la comunidad como centro del quehacer educativo”, sentimos el oxigeno juvenil que necesitaba la comunicación popular.

No hay tiempo que perder, allí esta la esperanza de este pueblo que es inteligente y sabe esperar pacientemente pero que tampoco se duerme en los laureles.


venezuelared@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1586 veces.



Aldemaro Barrios Romero


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor