Cuando el fusil se atasca

Sucede muy a menudo en el ámbito militar, que tras la fatiga del fuego a discreción indiscriminado y sin más inteligencia o pensamiento estratégico del disparador que la elemental acción de golpear al enemigo, se encuentra con la desventurada situación, de que el plomo encendido explote en su cara o en medio de la trinchera propia. Digo esto, porque con tanta artillería oposicionista  encima de las cabezas revolucionarias, existan compatriotas en nuestras campos de lucha como lo son, Aporrea , Abrebrecha y otros portales comunicacionales, agrediendo torpemente a camaradas como Mario Silva, que se abrió y gano su propio espacio de lucha, sus propias estrategias y su característica forma de defender el proceso. 

Dejemos tranquilo al camarada Mario y busquemos otras rutas para tomar la colina. Cada cual a su manera. Si el vergatario opinador, el periodista superculto, lo mas granado del estrato literario o simplemente el compatriota que se siente ofendido, por el verbo encendido de un bachiller marginal, como se autodefine Mario, cambie de canal y si quiere saber por donde van los tiros sin sufrir, coloque Globovisión o escuche a los disociados y si los nota echando espuma por la boca, es porque vieron La hojilla. 

En este momento estoy limpiando mi carabina, porque no pienso seguirle el juego a un grupito de camaradas, que debieran estar preocupados por otras vainas, como la denuncia de corruptos, el estado de las misiones, la implementación de la nueva ley de educación, la

denuncia de las bases militares en Colombia, la propaganda comunicacional de los logros de la revolución, entre ellos, la Misión Canaima, Cultura, José Gregorio Hernández o difundir la necesidad de prepararse para las elecciones del 2010. Inmensas son las deficiencias de esta construcción socialista , revolucionaria y muchos sus detractores. No podemos estar con Dios y al mismo tiempo con el diablo, aunque nuestro líder Hugo Chávez, muchas veces bajó a los infiernos donde se  revuelca  Uribe, por amor a Venezuela. Ya no más. 

Llegó  la hora de liberarnos de prejuicios estupidos, al empuñar las armas de la liberación  e ir mas allá de los pactos sin sentido y las treguas traicioneras que solo oxigenan al enemigo.

Es verdad que suena duro llamar enemigos de la revolución o contrarrevolucionarios a personas que muchas veces viven en nuestro entorno familiar o por los cuales sentimos un sentimiento fraternal, pero en esa batalla personal estamos, y sin agredirnos, lograremos algún dia sino cambiar sus ideas, demostrarles que para ellos también es el triunfo de la revolución bolivariana. 

No esta muy lejos, la patria, donde a través del socialismo  venceremos y tenemos además del marco internacional apropiado para su cultivo, la implementación de las tres “R”, con la nueva reestructuración del gabinete presidencial,que marca la sobremarcha del País. 

Patria, Socialismo o Muerte……venceremos 

Eliasmar@cantv.net  


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1527 veces.



Elías Martínez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor