Harakiri mediático o defensa equivocada

En esta guerra de cuarta generación, nos vemos cada vez mas sorprendidos ante la necesidad de romper viejos mitos y paradigmas causados por la avalancha diaria de información, que amenaza realidades y luchas revolucionarias por las que estamos dispuestos a consumirnos, en la defensa de este proceso inédito.

Tal es el caso de la acostumbrada agenda que dignamente preparamos todos los días, cada minuto, cada segundo, cada hora y desde cualquier tribuna o espacio, ya sea la radio o la televisión, los defensores del actual proceso revolucionario: Periodistas, comunicadores sociales, opinadores de oficio o simplemente los acostumbrados multiplicadores mediáticos que pululamos por doquier. Repetir las barbaridades que esgrime la contrarrevolución en sus infames medios de comunicación, se ha vuelto parte de la equivocada estrategia en la que diariamente incurrimos y dedicamos gran parte, por no decir casi toda nuestra energía física y tiempo precioso e invaluable en servir de eco demoledor, a sus tan criticadas noticias, opiniones, mensajes y denuncias enfermizas y paranoicas con las que tanto daño nos hacen los oposicionistas.

Me trasladaba en mi vehículo, escuchando una emisora sintonizada al azar, en donde dos comunicadoras leían y comentaban las visiones del socialismo reseñadas en medios de oposición, sus fracasos, su inviabilidad en el País, sus desaciertos y proseguían durante larga difusión enumerando, los recientes “ataques” a la libre expresión de parte del gobierno nacional, la expropiación de empresas, la persecución política y cuanta basura reflejaran desde sus amarillistas paginas los periódicos analizados. Al cabo de un rato y a punto de cambiar el dial, interrumpe repentinamente la comunicadora social, invitando después del corte a responder una a una las tendenciosas informaciones. ¡Sorpresa!...era una emisora de RNV.

Enseguida, me puse en lugar de un radioescucha común, sin vacuna antibasura mediática y sin preparación sicológica para afrontar semejante bombardeo y comprendí tantas cosas, entre ellas, la equivocada estrategia asumida desde hace tiempo, la complicidad inocente de nuestras filas al reforzar la poderosa maquinaria mediática de la oposición y servir sin pretenderlo, como catapulta de ataque a la psiquis y al espíritu de los inocentes receptores de la barbarie antichavista .

Propongo cambiar este paradigma de lucha, erradicar este “harakiri mediático”. La lucha de cuarta generación va directo al cerebro, por lo tanto, repetir una mentira mil veces, se convierte en verdad, si repetimos sus mentiras en nuestros espacios, solo contraatacando con sarcasmo, morbo, burlas o simplemente indiferencia, estamos perdidos.

El objetivo que la ultraderecha se ha fijado, es la de propagar mentiras y medias verdades, a las cuales hemos respondido como meros repetidores, ocupando importantes trincheras que debieran servir de neutralizadores y multiplicar las verdades que nunca van a decir y que astutamente reseñan en micros espacios tanto en prensa como en televisión.

Patria, Socialismo o Muerte………Venceremos

eliasmar@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1512 veces.



Elías Martínez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor