El Código Petkoff

Petkoff, los Caldera y la familia Pastori Mendoza

Gracias a Internet, he podido leer en la página virtual de El Universal un nuevo atrevimiento del mayor farsante con que cuenta la historia política contemporánea. Me refiero, claro esta, al búlgaro de origen judío Teodoro Petkoff. Y a pesar de la distancia que en kilómetros me separa de mi Venezuela, no he podido resistir la tentación de alertar de nuevo sobre los abusos de Petkoff.

Este descarado pone por enésima vez en relieve su recalcitrante desparpajo por suscribirse como un héroe en la historia de Venezuela, un país que lo acogió junto a su familia y que él nunca ha respetado. Pretende en esta oportunidad erigirse, al lado de Rafael Caldera, como padre de la democracia representativa de la cuarta república. En realidad, eso no se lo discute ni se lo envidia nadie. En todo caso corresponderá a los herederos de Rómulo Betancourt disputarle a Teochoro este nuevo robo: la paternidad de la cuarta república, la cual asume en una suerte de compadrazgo con los Caldera. El caso es que Teddy prologó un libro, supuestamente escrito por su socio Rafael Caldera, que busca reivindicar el pacto de puntofijo y otras vagabunderías.

En definitiva todos esos dirigentes del pasado, incluyendo al búlgaro, se “cogieron” al país como quisieron desde 1958 hasta 1998. No obstante, y es lo que motoriza esta investigación, aún en algunas instancias y espacios controlados por la contra, sujetos como Teodoro mantienen clavados sus colmillos.

De muy buena fuentes, militantes del proceso e infiltrados (porque ahí los infiltrados son los revolucionarios) en las propias entrañas de mi recordada Universidad Central de Venezuela, he conocido y luego corroborado que la profesora Neugim Pastori de Petkoff, no sólo lleva muchos años ya siendo contratada medio tiempo, sin ascender ni un centímetro en el escalafón, sino que también deja a sus alumnos, durante una buena parte del semestre, embarcados y sin clases, mientras acompaña a su esposo, Teo, a todos sus viajes al extranjero, lo cual la lleva a abandonando sus labores docentes largas semanas, esto lo repite varias veces al año.

Según la ficha laboral, que cualquiera puede obtener por Internet, la actual esposa de Teochoro ocupa el siguiente cargo: NEUGIM BEATRIZ PASTORI DE PETKOFF, CI 4.282.800, Docente Temporal, Medio Tiempo, Cátedra de Teorías en. Psicología Clínica, Facultad de Humanidades. Escuela de Psicología.

No es de extrañar el modus operandí de la señora Pastori de Petkoff, quien en la práctica reproduce las viejas mañas de Teo, tal como lo reseñó el profesor Eduardo Vásquez en las páginas de opinión de El Nacional, en abril de 1997: “Hoy vemos al ministro Petkoff, jefe de la izquierda universitaria y ahora jefe de las fuerzas antiuniversitarias, criticar duramente a la Universidad, cuyos vicios o carencias él contribuyó grandemente a formar. Podemos hablar de las
Facultades de Humanidades y Economía porque tenemos conocimientos muy completos de lo que ocurría con ellas. Era norma la no presentación de concursos. Los militantes del partido dominante, la izquierda, por supuesto, entraban como interinos; esto es, debían presentar concurso en breve tiempo. Pero allí permanecían diez o más años y si se llamaba a concurso era porque ya el interino era dueño de la cátedra (...) Pero la izquierda dominante,
supuestamente crítica, se convirtió en cómplice y patrocinadora. Ya la responsabilidad académica por el atraso ideológico es enorme (...) Hoy, uno de los responsables, el profesor Petkoff, responsabiliza a la Universidad por lo que él en gran parte es responsable, por lo que él y sus huestes no le permitieron hacer (...) Pero ese hecho es un resultado, es el producto de todo un proceso en el que los partidos políticos que hoy la enjuician son los principales gestores de ese resultado. Y el jefe del MAS, que hoy la enjuicia tan duramente, no es el menos responsable”. Prof. Eduardo Vásquez.. Opinión, El Nacional. Abril 97.

El artículo de Vásquez en la prensa fue en respuesta a la acción gubernamental de Teddy, quien, ese año como ministro de Cordiplan, a punta de recortar presupuestos mantuvo durante más de 35 días paralizadas las universidades públicas. Pero el ataque de Petkoff contra la educación pública no quedó allí, sino que se dedicó durante esos 35 días a desprestigiar y agredir verbalmente a través de los medios de comunicación a profesores, estudiantes, empleados y obreros universitarios. Esto llevó a la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (Apucv) a sacar a la luz pública el expediente del profesor Petkoff, quien, entre otras cosas, según dicho documento, cobró salarios durante 14 años y dio clases sólo cuatro semestres en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces). Y más aún, se jubiló extrañamente sin que se conozcan sus trabajos de ascenso y la categoría a la que llegó como docente.

Sin embargo, y esto es lo más indignante, mientras el profesor Petkoff tenía en vilo los sueldos de los profesores, empleados y obreros de las universidades públicas, ese mismo año 97: “La Universidad de Nueva York, institución privada, otorgó -tal como informaron los medios de comunicación- una Medalla de Honor a Rafael Caldera". A la vez, en una carta que el presidente de esa casa de estudios, L. Jay Oliva, dirigió a sus invitados al almuerzo en homenaje a Caldera, se destacaba lo siguiente: "Citgo (filial de Pdvsa) contribuyó con 2 millones de dólares para la creación de un Miembro de Número, en tributo a Andrés Bello". ¡Qué medalla tan cara se puso don Rafael!, eso sí, con la anuencia y aplausos de Teochoro.

Otra cuota de poder que manejan los Pastori Mendoza después de su enlace familiar con Petkoff Malec tiene que ver con la cultura (atención, Farruco Sesto), la hallamos en el Banco Central de Venezuela, donde Teddy, además de colocar a su discípulo Armando León Rojas y a su hija Raina (ya jubilada de esa institución con una jugosa pensión equivalente a 100% del salario que devengaba), también colocó allí a su suegro Luis Pastori, quien dirige una de las publicaciones que el BCV publica especializada en poesía, y en la cual el único poeta joven aceptado y cuya frecuencia de versos publicados supera al resto de los colaboradores de la publicación es Luis Freites Pastori, nieto de Luis Pastori. Información que es fácil constatar en la biblioteca del BCV o a través de la página web del ente emisor. Publicación que sólo le da cabida a la poética burguesa. ¿Hasta cuándo Teochoro el país te va a sufrir?


Solicite la versión completa en formato PDF de El Código Petkoff, con sus respectivos soportes a través de codigopetkoff@yahoo.es O baje la versión digitalizada de la página: www.talcualidad.com.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11027 veces.



Armando Guerra


Visite el perfil de Armando Guerra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a55113.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO