El Consumismo, como arma del terrorismo mediático

El consumismo, visto como el efecto de igualar la felicidad personal, a la compra de bienes y servicios, es una de las plagas, que nos ha sido impuesta, a tal punto, que pienso que los más afectados por el mal, terminan pidiéndole a Dios, que les permita seguir disfrutando de esa “felicidad,” cuidado y entre las súplicas, no se les escape a unos cuantos, implorar “Que los ponga donde hay”.

Este flagelo es reforzado a diario como sabemos, por los medios de comunicación audio visuales, radio, prensa etc. etc. Algunos sacerdotes, también ponen su parte, en su afán de contradecir y atemorizar a sus creyentes, contra todo lo que atente contra el capitalismo, de cuyo sistema se han enriquecido muchos.

El afán de consumir, rebasa toda lógica, cuando vemos que los más fanáticos religiosos, son los primeros en gastar dinero en cosas superfluas, por el simple hecho de sentirse mal, si no están a la última moda que les dicta la mediática, olvidándose de la predica de la humildad, austeridad etc., en que dicen creer.

Hay un dicho que reza “No se ve la mano que roba..Se ve la mano que gasta” donde no te queda otra, que echarle coco a la imaginación, pensando, o son unos expertos en administración o aquí hay gato encerrado, con solo analizar un poco, el cargo que desempeñan o sus ingresos y comprobar que tienen para todo, o mejor dicho para todo lo inútil, las cuentas no cuadran… te topas con casos, como por ej. De madres que recorren Caracas, buscándole a sus hijos, todos los accesorios cuando van a comenzar un año escolar,( donde si la etiqueta no dice, “Made in, si es Usa, muchísimo mejor, pero se resignan con tal no diga Venezuela,) lo ultimo en morrales, cartucheras, lápices con luces, etc. Pero a la hora de comprarle los textos, ponen el grito en el cielo, por lo costosos que ha puesto todo, este gobierno, y terminan conformándose con los que hayan desechados los hijos de sus amistades, así estén en el ultimo estado, paginas rotas, rayadas, hasta sin portada, aludiendo “El que quiere estudiar, lo hace con lo que sea”

El consumismo los conduce a darle prioridad a tanta fatuidad, que uno no sale de su asombro, como lo realmente importante les pasa desapercibido.

En este terrorismo mediático, el consumismo forma parte de la manipulación a que son sometidos los usuarios de los medios privados, logrando que se inviertan las prioridades, donde es mas importante la medicina estética, que la curativa, de allí vemos como ofrecen planes para financiar el agrandamiento de senos, pero jamás veras que lo hagan, para un simple parto o cualquier acto quirúrgico realmente necesario.

Imponen valores, acondicionan mentes sumisas, donde hasta el patrón de salud es prefabricado.

Considero que todos los venezolanos debemos mejorar para bien, no se trata de que por ser socialistas tengamos que vivir privados de las comodidades que nos permita nuestros ingresos, pero cuando el Presidente habla de que ser rico es malo, no se refiere al hecho de poseer dinero,y disfrutar de comodidades, sino a que por lo general detrás de las grandes fortunas, siempre hay una cantidad de explotados que las hicieron posibles.

En esta guerra de cuarta generación, donde los misiles, las bombas, son la desinformación, los antivalores, la transculturización, el terrorismo psicológico y el consumismo, es vital, una política comunicacional, por parte del Gobierno, donde los medios alternativos, jueguen papel preponderante y ser apoyados tanto por el estado como por el pueblo en general, en la batalla contra la agresión imperial y el Terrorismo Mediático.

Patria, socialismo o muerte.. Seguiremos venciendo

Darellaosio@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3943 veces.



Darella Osío K


Visite el perfil de Darella Osío para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI