¿Quién detiene a Globovisión?

Criminales de guerra mediática

“Cuando el proyecto bolivariano demuestra que Hugo Chávez no llegó al poder para implementar un régimen sustitutivo, sino para llevar adelante un proceso revolucionario, es decir, una transformación de las estructuras económicas y políticas para impulsar el cambio social, se produce la reacción natural de quienes usufructuaban el poder en Venezuela. Sin embargo, como los políticos y sus partidos tradicionales habían entrado en una etapa de desgaste y descrédito, fueron los medios de comunicación social los que asumieron el rol de oposición, utilizando a los periodistas, comunicólogos, artistas y narradores de noticias como sustitutos de los políticos tradicionales en su papel de opositores.” Psicoterrorismo mediático.

Erick Rodríguez Miérez


SIP: SOCIEDAD INTERAMERICANA PERVERSA.

¿Qué tienen en común los periódicos El Universal, El Nacional, 2001, Meridiano, El Nuevo País, El Carabobeño, Notitarde, El impulso, El Informador, Panorama y La Verdad y las revistas Exceso, Producto, Variedades y otras revistas del Bloque De Armas? Simplemente que forman parte del “Capítulo Venezuela de la SIP”. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) es una verdadera federación de propietarios de medios de comunicación que responde a los intereses imperialistas. Se trata de un espacio desde donde cometen agresiones, intervenciones e injerencia sobre Venezuela. En este sentido es importante estudiar el informe titulado “Crónica de un ataque anunciado” recopilado por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información.

TERRORISMO MEDIÁTICO

Recordemos que dos meses después del ataque a las Torres Gemelas (Noviembre 2001) nuestro comandante máximo decretó las 49 leyes habilitantes. Casi de inmediato se profundizó el plan de Washington “Democracia y libertad” destinado a agredir, y desestabilizar al gobierno nacional, resaltando el personaje Gustavo Cisneros como líder del mismo en Venezuela. No estaba solo, sino que le acompañaron y le acompañan aún, en la tarea que tienen de destruir el proceso revolucionario bolivariano, los miembros de la plutocracia mediática, básicamente los autores intelectuales de la guerra de IV generación que tenemos.

* El Grupo Cisneros (Venevisión).
* Marcel Granier y Grupo Phelps (Grupo 1 BC).
* Guillermo Zuloaga y Federico Ravell (Globovisión)
* Omar Camero Zamora (Televen).
* Umberto Petricca (CMT).
* Armando De Armas (Meridiano TV).

Ellos controlan más de 65 agencias publicitarias, 180 emisoras en territorio nacional AM, 340 emisoras en territorio nacional FM,12 periódicos nacionales, 70 periódicos regionales, 55 canales de televisoras de las cuales 6 son nacionales. Junto a las televisoras regionales alcanzan y controlan 94% de la cobertura nacional televisiva, y tienen 85% de la potencia efectiva irradiada, contra 15% del sector público. Tienen un número superior a 150 repetidores, mientras el sector público alcanza más o menos unas 50 repetidoras).

PLUTOCRACIA TERRORISTA

De esta manera tenemos que desde que Chávez llegó al gobierno esta plutocracia mediática ha trabajado incansablemente con el plan de Washington (“Democracia y libertad”) para crear en Venezuela un fenómeno psicosocial, un elemento ideológico contrarrevolucionario y una arma ideológica destinada a producir la disociación psicótica utilizando a los medios privados como agentes inoculadores de una patología social que se manifestó colectivamente en el golpe de Estado del 2002, en el sabotaje petrolero 2002-2003, la guarimba del 2004 previa al referéndum del 2005, las operaciones golpistas de los últimos tres años (golpe suave, a gotas, etc) sin olvidar toda la campaña del año 2007 defendiendo a RCTV, y la lucha (internacionalizada) contra la reforma constitucional del pasado 2 de diciembre. Resumimos brevemente la sistemática agresión colectiva que el pueblo venezolano viene sufriendo por parte de los dueños de los medios privados de comunicación social.

INOCULACIÓN PATOLÓGICA: ENAJENACIÓN MEDIÁTICA.

La disociación es un estado de conciencia, de memoria, de identidad o percepción del entorno escindido o de rompimiento o de ruptura y forma una trilogía con la psicosis y el trastorno de comportamiento perturbador.

“De esta manera, los medios transformaron la situación política en un concepto (peligro por la pérdida de la libertad y la democracia), y éste a su vez en una imagen (violencia), y el simbolismo lo transformaron en un fenómeno y luego en unas ideas (odio, miedo) de manipulación hacia y entre la población, generando mediante un proceso de motivaciones, rumores, manipulaciones, insinuaciones, persuasiones y sugestión, un ciclo de inoculación o transfusión que, por los componentes de la psicopatología, la trilogía (disociación, psicosis y trastornos del comportamiento perturbado), se le hizo una aproximación a su identificación denominando disociación psicótica o enajenación mediática.” Eric Rodríguez M.

Los trastornos disociativos que han llevado a la radical intolerancia, o a la intolerancia absoluta de la realidad política que vivimos, han generado en el sector de clase media venezolano:

1. Trastorno de despersonalización.
2. Trastorno de identidad disociativa o de personalidad múltiple.
3. Amnesia disociativa o amnesia psicógena.
4. Fuga disociativa o fuga psicógena.
5. Trastornos disociativos no especificados.

Y con este cuadro sociopático han construido el pasaje siniestro de la disociación psicótica a la enajenación mediática de un sector de venezolanos oprimidos por efecto de la manipulación, injerencia, agresión, lavado de cerebro y profundización de la intolerancia a niveles jamás visto en nuestro territorio tal que determina radicalmente una forma de ver el mundo a nuestro alrededor, en este caso específicamente derrotista, negativista, separado de la realidad, irreflexivamente crítico, intolerante de lo diverso y plural, y totalmente pasivo frente a la hegemonía imperialista: una visión que incorpora aspectos fragmentarios de la realidad política y social; contribuyendo a exacerbar la tensión y las pasiones a través del miedo y la violencia. Construyeron una ideología (conceptos, imágenes, simbolismo) cuya base fundamental es identificar a Chávez como el arquitecto de todas las desgracias de la burguesía criolla. Y por su puesto, asociarle a Chávez drogas, armas, guerra, muerte, ideologización comunista, etcétera. Todo lo cual genera en el adicto a estos canales un estado mental de fragmentación y división interior. Mientras más dividida está la persona interiormente más fácil es manipularla con los elementos que esta guerra mediática opera y que todo revolucionario debe conocer muy bien para poder RESISTIR heroicamente.

NUEVA COMPETENCIA PARA LA CPI

La Corte Penal Internacional con sede en La Haya tiene la competencia en torno a los crímenes de guerra, agresión, genocidio y lesa humanidad. La plutocracia mediática venezolana durante casi una década se ha caracterizado por delinquir a través de lo que anteriormente venimos exponiendo como una patología social (disociación psicótica) y deben ser catalogados como CRIMINALES DE GUERRA MEDIATICA y como tales deberán ser juzgados, sentenciados y condenados, y NUNCA OLVIDADOS impidiendo así la IMPUNIDAD frente a la violación de los derechos humanos de todos los venezolanos.

¡Patria Socialismo o Muerte!

¡Venceremos!


Mforti9@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4042 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a54006.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO