Ofensiva comunicacional

Hace poco escribí por acá sobre algo que está sucediendo últimamente. Hay personas que me escriben diciendo que son asiduos lectores de Aporrea y me mandan mails diciendo que las cosas no son como creemos, que hay una realidad oculta y que ellos nos advierten para que no nos dejemos engañar por el Gobierno, militares, etcétera. Gente mandada a pescar incautos. No es casual esta estrategia y estoy seguro que a muchos compatriotas les pasa algo similar. No me doy por sorprendido; sobre todo ante la nueva moda política: acuerdos, diálogos y propuestas. Estimo se trata de una versión ciberespacial de las “redes populares”

El mejor y más reciente estudio de “mercado político” aparece publicado en la página del CNE: Los resultados del referéndum. Allí está todo lo que necesitamos analizar para entender el comportamiento y el grado de compromiso que existe en nuestras filas y muchas otras cosas. Más adelante explico.

La clase media ha sido estudiada y manipulada durante todo el siglo XX por los aparatos publicitarios de las corporaciones capitalistas de todo el orbe, de hecho, son su creación. Sus patrones de consumo y de comportamiento han sido profundamente analizados con la finalidad de ir sectorizándola al punto que hoy en día hay cientos de nichos de mercado para productos y servicios, solo para este sector socioeconómico. Todos esos estudios están hechos para estimular nuestra base irracional, nuestros anhelos, deseos, miedos, temores y sus efectos son providenciales en quienes más consumen en las sociedades capitalistas. Son como el Matrix, se te enchufa en el cerebro y solo ves un mundo virtual preconcebido. Allí está el origen de los disociados y de los atemorizados. Es necesario agregar, que en nuestra clase media está la mayoría de la masa de empleados públicos, funcionarios, trabajadores de CVG y sus empresas, poderes estadales y municipales y organismos autónomos. Todas las empresas publicitarias y los medios golpistas harto sabían que este era el mercado meta para inducir a la abstención.

Explico ahora lo de los resultados para comenzar a enlazar. Cuando usted revisa los resultados por parroquias, se da cuenta que en los sectores populares hubo voto duro por el SI. El pueblo llano, pata en el suelo, hordas y cualquier otro descalificativo que le dan, comprendió mejor que nadie lo que debía definirse el pasado 2D. ¿Qué podemos decir al revisar los sectores de clase media? Aunque sea vergonzoso, aunque le revuelva las tripas a más de uno, aunque se excusen, las cifras demuestran que allí sucedió mucho. ¿Habrá que levantar un perfil profesiográfico y cruzarlo con los resultados en esas zonas para que veamos lo que no requiere lentes correctivos? A pesar de los niveles académicos de la clase media venezolana, allí operó a placer la manipulación mediática más terrible y agresiva de la cual se tenga memoria en el País. Eso fue clave en la derrota. No fue que votaron no, es que se ABSTUVIERON porque les llegó el mensaje de miedo, de terror que enviaron los medios golpistas. Ese mismo “estudio de mercado político” nos da luces de las próximas brincadas de talanquera y de entaparados. De hecho, ya empezaron. La burguesía burocrática endógena (los neo adecos), por su lado, insufló dicha abstención debido a que vieron sus parcelas de poder, enriquecimiento vertiginoso y pertenencias amenazadas por la propuesta de reforma. En ellos, la abstención si fue razonada. Así se redondeaba el ataque en su contra.

La estrategia comunicacional del aparato informativo gubernamental fue reactiva, insuficiente e inocua. No hubo un consenso previo entre los medios del Estado, los medios comunitarios y la dirección del PSUV, para definir estrategias y unir esfuerzos para actuar primero; respondimos solo cuando nos atacaron. Pretendimos ingenuamente, que se podía contrarrestar con racionalidad y equilibrio los ataques a la base irracional ya comentada. Craso error. La excepción de la regla: La Hojilla; siempre la han atacado, pero llama la atención cómo ahora multiplican las opiniones en su contra, cómo ahora surgen voces escurriendo cambios y moderaciones. Evidentemente les mete el dedo en la llaga.

Las estrategias exitosas no se cambian, se emulan. La Hojilla debe ser vista, como dijo un compatriota por acá, como un ejemplo a seguir para atacar despiadadamente y sin tregua la base comunicacional del oponente. Todos los medios a favor de la revolución deben sentarse a dialogar y definir estrategias junto al gobierno, el PSUV y a las fuerzas del proceso, para barrer con la manipulación. Esta guerra de cuarta generación -por si no lo sabían- es esencialmente ideológica e informática, por tanto mediática de acuerdo a los tiempos que vivimos.

Dos horitas al día, por muy contundentes que sean no contrarrestan 24 horas de manipulación informativa, componendas y ollas periodísticas. Una comunicación interactiva de datos, informes y de inteligencia social debe construirse como una red para descifrar la maraña golpista y fascista de la oposición. Es mentira esa tesis que a menudo rueda según la cual, hay sectores de la oposición que son democráticos, falsa premisa para que bajemos la guardia.

No creo en pactos con oligarcas apátridas, empresarios golpistas, políticos mercenarios, prelados heresiarcas ni estudiantes incendiarios. Hay que exponer todas sus podredumbres al público. Hay que volver a la carga informativa que teníamos luego del golpe del 2.002 que los ahuyentó, que hizo que se escondieran. Si no lo hacemos, no habremos aprendido nada de este 2D. Si no lo hacemos, retrasaríamos peligrosamente la consolidación del proceso.

Por último, los medios y las empresas publicitarias golpistas, han usado, usan y seguirán usando publicidad subliminal para enviarnos sus mensajes de odio y temor. Cuando les preguntan, sus doctos entendidos, dicen que eso es tabú, que son cuentos de camino. En realidad, la publicidad subliminal es la “burrundanga” más efectiva y comúnmente usada por ellos para incidir en nuestro subconsciente. Cada vez que la han utilizado y la Hojilla lo demuestra, nada, absolutamente nada pasa. Por eso digo que es la impunidad la que los tiene locos. ¿Hasta cuando?


pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1864 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor