Tres Cachorros y una Sola Estrategia

En la penúltima página del cuerpo denominado "Sietedías", de ese diario devenido en pasquín rebautizado por el pueblo como "EL Nazi-Onal", suelen escribir por encargo y mandato de sus amos internos y externos tres "brillantes" plumas que parecen desprendidas de la cola del Águila Calva imperial norteamericana: Simón Alberto Consalvi (¡con mis gringos no te metas!), Tulio Hernández Montenegro (¡con mi apostasía  no te metas!) y el inefable Alberto Barrera Tyzka (¡con mi Olimpo no te metas!), todos pertenecientes a la caverna ilustrada que reclama para sí los laureles de la intelectualidad y de las letras venezolanas. La anti-patria pretende ser vocero de la Patria, pese a su tinte netamente neofascista, golpista y cargado de nostalgias adecas y seguidoras de la Doctrina Monroe.

 

 Ayer, domingo 13 de mayo, dentro de la edición a la que me acabo de referir, éstos derramaron tres gotas de entreguismo sin disimulos que terminaron de rebosar la copa de nuestro asombro. Defendieron profUSAmente, con ígneas espadas, el trípode de la doctrina imperial capitaneada por Bush y su banda de chacales:

 

1.- Quien se oponga al gobierno y los intereses coloniales de USA comete crímenes de lesa humanidad y es TERRORISTA , según destaca Consalvi en su artículo "Noticias del Reino";

2.- Las "verdaderas revoluciones" son las derecha, nos "descubre" Tulio Hernández en su neo-sociología sui géneris sacada de Libro Gordo de Petete, bajo el contradictorio título de "Una Revolución de Derecha";

3.- Las naciones tropicales donde -campea el realismo mágico subdesarrollado y militarista- no deben tener ejército porque los marines nos cuidan de los peligros del comunismo y Simón Bolívar era un aburrido caudillo que jamás podría compararse si con Mac Arthur , según nos "ilumina" esa antorcha del olimpo conocido como Barrera Tyzka, en su homilía a la hegemonía de las cohortes gringas, titulada "La Primavera del Patriarca".

 

Recapitulemos y explayémonos un poco en estos insondables tsunamis de sabiduría con los que estos tres cachorros pitiyanquis nos inundan todos los domingos…

 

LA ÚNICA HUMANIDAD LEGAL SON LOS GRINGOS (Consalvi dixit):

   Según míster Sáimon Albert Con-save (SAC, por sus siglas en inglés), todo individuo u organización que luche por librar a su país (en este caso Arabia Saudita) de la dictadura monárquica del los descendientes de Ibn El Saud y en contra de los intereses petroleros de Estados Unidos, de cajón y por decreto del "Times", debe ser considerado miembro activo de Al Qaeda y, por lo tanto, no es patriota sino TERRORISTA. Se refiere, sir Consalvi a 172 supuestos camicazes islámicos que fueron detenidos y desmantelados por los servicios de inteligencia sauditas, a los que se les decomisó un arsenal cuantioso y a una montaña de dólares. Sí, son terroristas, no hay duda, y ya deben ser huéspedes del campo de concentración y tortura que tienen los Bush en Guantánamo.

En la ideología del imperialismo y sus cachorros el único nacionalismo que no es anacrónico es el que ostentan las naciones que merecen dominar al mundo por su superioridad económica y militar. Es decir EE.UU., Gran Bretaña, Alemania, España, Israel… y bienvenida Francia al club, con el sionista-derechista Sarcozý a la cabeza… Los demás son satélites de la Aldea Global, aferrados a culturillas prehistóricas…prototipos pasmados de la verdadera Humanidad.

 

 Transido de una angustia pitiyanqui infinita nos dice: "Si pensamos que Arabia Saudita tiene 25% de las reservas mundiales, que es el primer exportador de petróleo y uno de los suplidores más grandes (y más confiables) de Estados Unidos…" -¡Oh, infinito Honor!¡Oh, Celestial y Sublime dicha!- "…que es factor fundamental de la OPEP, podemos imaginar lo que habría significado para la humanidad si los 172 terroristas no hubieran sido descubiertos". Supongo que deberíamos suicidarnos, uncle Sac…

 

¿Es que la humanidad se extinguiría si los Bush no se apoderan del 75% de las reservas petroleras restantes? Y perdone usted si nos incluimos en esa humanidad que usted reserva solamente para sus patronos gringos, para la Chevron, la BP, la Texas Oil C.O. y otras transnacionales energéticas. Usted no ha podido dormir ante la posible pesadilla de que se les corte el suministro. Todos sabemos, por experiencia propia, que le importa y le importó  un pito que a este país la oligarquía criolla le haya quitado a todos los venezolanos, durante más de 60 días del sabotaje petrolero 2001-2002, la gasolina para sus vehículos y el gas para sus hogares. Después de todo, para los palangristas del golpismo, la masa popular que vota por el socialismo no es humanidad sino "chusma chavista".

 

 Luego, y para cerrar su hidrocarbúrica noción del Humanismo, nos deja para la reflexión estas palabras de amenazante piquete negado: "…es importante que los venezolanos estemos con conscientes de lo que puede suceder en el siempre impredecible mundo del petróleo…" ¿Acaso nos está acusando usted de terrorismo para abrirle la puerta a los marines, míster? Y, por favor, no se incluya usted entre nosotros, porque quienes actúan como usted a favor de los intereses del terrorismo imperialista, dejan de ser compatriotas…Son simples traidores, con todo y su "humanismo"…

 

EL TÍO TOM Y LA SOCIOLOGÍA DE LA MENTIRA

 

 ¡Se perdieron esos reales, Tulio Hernández! ¿Cómo es eso de una "Revolución de Derecha"? ¿Qué clase de sociólogo es capaz de decir una boutade de ese calibre sin que le anulen el título? ¿Existen ateos que creen en Alá? ¿El Papa  Ratzinger, pionero de las juventudes hitlerianas, va a bendecir a los prisioneros de Guantánamo para que Bush reconozca que tienen alma y Derechos Humanos y los deje libres? ¿El recalentamiento global se va a solucionar liberando más gases a la atmósfera? ¿Las mujeres orinan en botella y hasta los comunistas se inscriben masivamente en Primero Justicia antes que en el PSUV? ¿Cómo puede ser revolucionario lo que precisamente se opone a cualquier cambio en el statu quo positivista, conservador, o sea, a la esencia misma del capitalismo, que no da ni un paso atrás para que los desposeídos tengan derecho a la educación, la salud y a una vida digna?

 

 Parece que nuestro ex -condiscípulo sufre un ataque de alzheimer dialéctico masivo, que perdió la relación de los opuestos, que se extravió en el Triángulo de las Bermudas donde entran en juego la tesis, la antítesis y la síntesis… ¿Qué tendrá el güisky de 21 años que a ciertos ex -comunistas los hace perder la sindéresis y el juicio? Al parecer tanto agasajo, tanto brindis de bautizo de libros de Historia de Venezuela sesgada por la oligarquía mediática, causan en la inteligencia emocional y analítica efectos más devastadores que una lobotomía. Y pensar que nuestro amigo mestizo ahora defiende a Sarcozy en su lucha racial contra los negros, negras, negritos y negritas… pasando por los latinoamericanas, latinoamericanos, latinoamericanitas y latinoamericanitos… sin mirarse en el espejo de su condición no aria, no levítica, no anglosajona… da pena ajena.

 

 ¿De qué le valió a un Tulio Hernández, a un Tomás Páez, a un Carlos Rau-litro Hernández, a un Oscar Lucién, egresados de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, las lecturas de las obras de Carlos Marx, de Engels de Lenín, de Althusser, de Marcuse, de Mao si apenas les mostraron un fajo de billetes abjuraron de todo lo que antes defendían? Ni siquiera Locke, Durkheim, Adam Smith, o Augusto Comte se les hubiera ocurrido un rebuzno conceptual de esa dimensión decimonónica: el capitalismo es lo que hay, una revolución es una enfermedad capaz de destruir la salud de una sociedad. Pero no, Tulio Hernández afirma que los males que genera el capitalismo se curan con más capitalismo; que la exclusión se subsana con más exclusión; que el analfabetismo es superable eliminando las Misiones que enseñan a leer y a razonar lo leído; que los libros de Historia deben ser sustituidos por magnoterapias mediáticas que induzcan al perdón y el olvido de los múltiples genocidios cometidos por los imperios lejanos, latentes y/o activos.

 

 Nuestro querido Tulio gasta dos containers de cohetes y tres camiones de serpentina y papelillo para celebrar el triunfo del racismo fascista el nuevo gobierno de Vichy que promete Zarcozy, en apoyo a la invasión de Irán y otros países petroleros… solo "para devolverle a los franceses el orgullo de Francia" imperialista. No toques ese vals, Tulito, "no broten nunca de tu mestiza mano esas notas que invitan a llorar, pues me parece ve sepulcros fríos, estar ausente de los seres míos, muy lejos de la patria y del hogar…"

 

 Hernández Montenegro aplaude: "En lo social, el llamado –de Zarcosy- es a la valoración del trabajo y el esfuerzo personal –no del colectivo chusma- , la eliminación, en lo posible, de los subsidios –léase, nada gratis para la plebe; todo al contado y privatizado-. Y, en términos ideológicos, ya se ha declarado una batalla para poner fin en la cultura progre –sista- y libertarias de mayo del 68". ¡Te quedó beeeeeeello, Tulio! Solo te faltó un llamado al modo de producción feudal para demostrar tu premisa de que sólo el oscurantismo produce luz. Supongo que en base a esa disociación psicótica cuando te afeitas ante el espejo te miras rubio, con ojos de acuático zafir y todo un galán caucásico. Pero, no… eres lo que eres: un salto atrás que reniega de su  etnía y de su extracción social. El furor del converso, la necesidad de ser perdonado por tu "sarampión comunista" te lleva a desvariar. Piensa en Teodoro y en su derrota pre-candidatural. La oligarquía criolla finge que perdona los pecados ideológicos… pero no los olvida jamás.

 

Y un consejo final: si Miguel Enrique te envía a uno de esos encuentros de intelectuales cacherosos de la ultraderecha ilustrada, que no sea en la nueva Francia derechista, neofascista, neoliberal y pronto nazi-onista, porque te van a tratar mal, pero muy mal. Allí no serás recibido como otro hombre culto ni como un igual. Apenas serás un "pie noir"… Y te veremos llorar en el regazo de Segolene Royal…

 

 

Barrera Tyzca por un Patio Trasero sin Ejércitos:

 

 Todos sabemos que Barrera Tyzka no hizo el servicio militar. En la época en que él era reclutable,  para cumplir con ese deber tenías que ser, primero un venezolano que amara y defendiera a su país, y, segundo, no tener una palanca dentro del estamento militar que te ahorrara esa pesadilla de servirle a tu país asesinando guerrilleros en los TO.

Eso, sin mencionar lo que debía molestarte compartir con la chusma étnica no aria que es mayoría "en este continente confuso".

 

 En su artículo de ayer, "La Primavera del Patriarca", -siempre en primera persona y siempre en papel protagónico, como es característica de su colosal humildad- nos cuenta la infinidad de peripecias que vivió para evitar tanto los rigores de la disciplina militar, como evadir los compromisos político- sociales de su generación en contra de la injusticia, la tortura, la persecución y las "desapariciones" de los opositores bajo ese oasis de libertades de la "democracia representativa". Al parecer a él le ladillaban profundamente las discusiones políticas y a nadie le pedía permiso para ser como él era y ahora no es él.

 

 Bien. Ya sabemos que él cuenta la historia de cualquier pequeño burgués al que no le importa un carajo la desgracia o el fin del mundo siempre y cuando no le pase cosa alguna a él. Y, a decir verdad, a esa generación que participábamos activamente en la lucha social y política tampoco nos importaban un carajo los tipos como él, tan previsibles, tan normalotes tan antiparabólicos, tan sifrinitos, tan ¡con mi aburrimiento no te metas!, tan  libre él y sólo él, tan importante él y solo él, tan suyo-suyito de él, que hubiese sido sumamente estéril y fastidioso conversar con alguien tan superficial como él.

 

 En este contexto, como el mismo nos cuenta, no tardó en darse cuenta que "La experiencia de movilidad que tenemos dentro del mundo civil –donde podemos variar de roles, de cargos, de status, de responsabilidades, de ideología… con relativa facilidad- es probablemente impensable dentro una Fuerza Armada". ¡Genial! Fijémonos, que el señorito Barrera nos indica que el que quiera ser feliz en esta perra vida y evadir el servicio militar, el que quiera "que toditas las muchachas estén loquitas por él", tiene que cambiar de creencias políticas como si fueran calzoncillos de futbolista, de responsabilidades para evitar cumplir con los deberes y tener derecho a los derechos, hay que ser como él, que es ser como Ariel. Si tú no eres como él y como Ariel, eres militarista borrego chavista y no un librepensador vivalapepa sanote como ha sido él… hasta que descubrió que hay que serle fiel y disciplinado sólo al que te paga un billete y te compra el alma. Hasta que descubrió que quería ser escritor –y no cualquier escritor, sino el mejor del mundo- y que para serlo había que jalarle a los que publican libros, periódicos, otorgan premios literarios y controlan los medios de (in) comunicación privados. Y con tesón que sólo el tiene lo logró. Preguntó quién era el mejor dramaturgo y escritor de telenovelas; le dijeron que José Ignacio Cabrujas, porque era verdad. Así que tomó cursos y talleres con él y con otros verdaderos escritores. Consiguió entrar en el equipo de José Ignacio y, una vez que murió el maestro, sin rubor alguno, comenzó a jactarse que el propio Cabrujas lo consideraba el nuevo William Shakespeare "de este continente confuso".  Como José Ignacio era de izquierda, Alberto decidió ser de derecha para tomar distancia de él porque el tinte rojo-rojito no le gustaba a Marcel Granier, quien lo impulsó en la televisión al advertir su talento oportunista, mutable y neoliberal. Lo recomendaron como cronista en El Nacional y Miguel Enrique Otero lo elevó al panteón de los escogidos al ver que aceptaba escribir lo que se le mandara con una marcha a paso de ganso digna de un batallón prusiano, ajustándose de mil amores "a una disciplina castrense dentro de una manada de hombres que duermen juntos –en el olimpo de la creatividad comunicacional- , se hablan a gritos, funcionan por órdenes –de Marcel Granier, de Miguel H.Otero o de Gustavo Cisneros- y no por acuerdo, y encima se visten de la misma manera todos los días".

 

Como nos confiesa en un arranque de sinceridad irreprimible, hasta ahora él nunca había terminado de entender "por qué la obediencia es un valor, un dogma institucional, una pauta para el ejercicio de las relaciones humanas".

En cambio a las órdenes de sus jefes mediáticos le resulta fácil valorar la meritocracia gerencial porque "quien paga, manda".

 

Así, acata la orden de ser anti-chavista, anti-chusma chavista, anti-organización comunitaria, anti-socialista y, por sobre todo, anti-militarista, especialmente ahora que quienes pagan sus jugosas quincenas no controlan, como antes, a la Fuerza Armada Nacional. En el nuevo ejército al que presta servicios él sigue siendo tan él como siempre quiso ser él: se viste como Marcél; escribe los que le dice Migu él Enrique Otero; insulta al pueblo como lo hace Albero Federico Ravéll; habla como Miguél Angel Rodríguez (Graniélito) y se detesta, por maluco y guerrillero armado, a Fidél Castro.

 

 El odio que dice sentir hacia los militares y hacia la Fuerza Armada no es casual. Los gobiernos gringos se han trazado como estrategia, desde la Doctrina Monroe hasta nuestros días que los países que conforman lo que llaman su "Patio Trasero" (es decir, Centro, Suramérica y el Caribe) se desarmen, disuelvan sus ejércitos y se conformen sólo con tener un gobierno obediente a las órdenes de Washington, y una policía que sirva para perseguir, torturar, asesinar y/o "desaparecer" a los que luchen por una Patria soberana y libre. Que sustituyamos nuestros próceres y padres de la patria por Rambo; a Bolívar, por Jeorge Washington; a Chávez por W.Bush. Pero no somos Costa Rica, compatriotas y, con todo el respeto, tampoco lo queremos ser.


 

Ya para cerrar esta larga diatriba. Quisiera brevemente responder al listado de preguntas gafas que esta lumbrera de librepensamiento nos dejó sin responder:

 

Alberto Barrera Tyzka (ABT, por sus siglas en inglés)

¿Puedo yo ser chavista y pertenecer a una cooperativa independiente?

 

R: Por supuesto Abeté… Y te aseguro que con la misma libertad que tiene cualquiera de tus colegas para mentir desde la prensa, de la radio y la televisión… hasta que el pueblo se arreche y obligue a los jueces a hacer cumplir la ley. Además, acuérdate que las cooperativas están conformadas hoy en día por gente del pueblo. En cuanto a que tú puedas llegar a ser chavista es una mentira que no te cree ni tu abogado…

 

ABT:

¿Puedo vivir en este país y ver la televisión por cable?

 

R: ¡Claro, Abeté, puedes mirar todas las comiquitas que quieras y a los militares norteamericanos que amas matando Palestinos, Iraníes e Iraquíes para que te diviertas! Lo que no puedes hacer es sabotearle la señal a VTV, a Vive, a la ANT, al nuevo Canal 2 de Producción Social Independiente ni obligar a ver basura a los que disfrutan de señal abierta.

 

ABT:

¿Puedo yo no ser chavista y trabajar en un ministerio?

 

R: ¿Por qué no? Gracias a la ley de Carrera Administrativa que nos dejaron como una maldición los adecos podrás seguir obstruyendo las Misiones, poniendo trabas burocráticas a las diligencias de los ciudadanos, traficar con comisiones por cumplir tu trabajo y cuantas marramuncias se te ocurran y ofrezcan. Lo que no podemos garantizarte es que la cosa te dure sin ir preso porque ya las contralorías sociales se están poniendo las pilas y metiéndole lupa a los adecopeyanos (valga la redundancia) disfrazados de rojitos…

 

ABT:

¿Pueden mis hijos estudiar en el liceo sin padecer intoxicaciones periódicas de Trotsky and company?

 

R:

Por supuesto que pueden Abeté, porque en los liceos bolivarianos se les enseña a pensar con ideas propias. Aprenden a manejar la dialéctica para que sepan que toda contradicción de opuesto consta de una tesis (que afirma) de una anítesis (que niega) y de una síntesis que es la solución más humanitaria y justa al conflicto de intereses. Y no sólo leerán a Trosky, sino a Cervantes, a Andrés Bello y al verdadero Shakespeare. Perdona si no leerán tus libros porque todos tus escritos carecen de ideas propias y por el contrario parecen "casa de citas" ajenas.

 

ABT:

¿Puedes tener cédula de identidad sin ser socialista?

 

R:

Sí siempre que tu nombre y y tus huellas digitales pasen por la captahuella y se parezcan a la base de datos. Lo único que no podrás tener es la cédula de un difunto para votar por los escuálidos dos, tres y cien veces. Lo siento, Abeté.

 

ABT:

¿Puedo quedarme en el país aunque me aburra Simón Bolívar?

 

R:

Puedes, Abeté, puedes… Fíjate que en este país a la gran mayoría le aburre las mariqueras que tú escribes y nadie se suicida por eso. Lo que sí te estará a ti y a cualquiera prohibido por siempre es insultar su memoria con mentiras y sandeces. Respeta, pitiyanqui o vamos a mandar gente a escupir sobre el monumento de Lincoln para que el aburrimiento se te convierta en arrechera…

 

ABT:

¿Puedo decir que no me gusta el mundo militar y que me fastidia la historia patria?

 

R:

¡No seas pendejo, Abeté! Aquí ya todos estamos enterados de que esta no es tu patria! ¡Todos sabemos que no tienes más patria que el billete, chamo! En cuanto a que no te guste el mundo militar…. Déjame decirte que a los militares tampoco les gustan los zoquetes, pero se los calan porque a no están para reprimir a pendejos –viva- la- pepa como tú, sino para servirle al pueblo… Y, tú, no eres del pueblo. Do you understand?

 

Fin a esta Crónica de Cachorros del Imperio


ourdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3208 veces.



Oscar Urdaneta

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: