Succession es la más devastadora crítica televisiva a los ultrarricos

Succession es la más devastadora crítica televisiva a los ultrarricos

TRADUCCIÓN: PEDRO PERUCCA

Succession se acerca a su final después de mostrar que la búsqueda de la acumulación ilimitada por parte de los ultrarricos desplaza cualquier atisbo de humanidad. La serie es la crítica de clases más potente que se recuerda en la televisión reciente. (La reseña contiene spoilers)

Imagen de Succession, la serie emitida por HBO.

Al elogiar a su «querido, querido mundo de un padre» en el penúltimo episodio de Succession de HBO, Siobhan Roy repite el patrón que la ha convertido en una creación tan brillantemente frustrante a lo largo de las cuatro tectónicas temporadas de la serie: se pone de puntillas hasta el borde de la verdad, sólo para retirarse de la crudeza de su resplandor. De niños, recuerda Shiv, ella y sus hermanos jugaban a veces fuera del despacho de su padre, y él irrumpía en el pasillo para gritarles, insistiendo en la paz y la tranquilidad mientras dirigía uno de los conglomerados mediáticos más poderosos del mundo. «Lo que hacía allí era tan importante que no podíamos concebirlo», dice Shiv. «Presidentes y reyes y reinas y diplomáticos y primeros ministros y banqueros mundiales. Y…» Luego hace una pausa, traga saliva y se retira. «No sé. Sí».

Una persona más sabia podría haber seguido adelante y haber dicho: «Y todavía no podemos concebirlo. Y él tampoco». Podrían haber reconocido que esta incapacidad colectiva para concebir el alcance del poder de Logan Roy ha incendiado el mundo fuera de los muros de la iglesia. Pero Shiv, como el resto de su parentela, no es sabia. Sólo es rica. Y a medida que Succession avanza hacia un final de serie de grandes proporciones, subraya el hecho de que ella y sus hermanos nacidos en cuna de plata puede que nunca aprendan a ser otra cosa.

A lo largo de su condecorada carrera, Succession ha sido muchas cosas: comedia shakesperiana, sátira venenosa, drama familiar de diamantes. Pero en el fondo, siempre ha sido un espectáculo sobre la escala. «¿Crees que sabes lo que significa ser rico?», se pregunta, apilando una fiesta de cumpleaños del tamaño de Kanye West en la parte superior de un acuerdo de adquisición de 10.000 millones de dólares y tres bodas sangrantemente decadentes. «Piénsalo otra vez».

Lo más importante es que los multimillonarios que protagonizan el circo de la serie tampoco saben lo que significa ser rico: su influencia sobrepasó hace tiempo los poderes de la conciencia humana, encerrándoles en una especie de terrible visión de túnel que hace que sus maniobras en la sala de juntas y sus reveses individuales de fortuna parezcan tan grandes como para llenar los lienzos de sus vidas enteras. A menudo, esta visión de túnel ha hecho que la serie sea emocionante o divertida, o ambas cosas a la vez: es estimulante ver cómo cambian de manos los trozos del pastel de Waystar, y amargamente hilarante recordar que «los que mueven los hilos» de Estados Unidos son, en general, bufones. Sin embargo, la miopía de los Roys engendra matices trágicos.

Después de que Shiv comparta su anécdota de la infancia y casi mire fijamente a la cara el terrible alcance de Waystar, hace lo que hacen todos los Roys y vuelve a centrar la atención en sí misma. Era difícil ser la hija de Logan, admite, porque él «no podía meter a toda una mujer en su cabeza». Lo que no comprende es que se trata de un síntoma del trastorno de su padre y no del trastorno en sí. A pesar de todas sus supuestas complicaciones, el objetivo de Logan era simple: quería más. Vivía para crecer, y punto, y tenía una inusual falta de escrúpulos sobre los mecanismos que permitían ese crecimiento, incluso para un oligarca.

En una de sus conversaciones más reveladoras de finales de la serie, ladra: «¿Qué son las personas? Son unidades económicas». Para mantener su motor en marcha, Logan no podía meter a otras personas en su cabeza. Ni siquiera podía meterse a sí mismo en ella, negándose a comprometerse cuando los demonios de su pasado —un tío maltratador, una hermana muerta, antiguos empleados que esgrimían acusaciones de mala conducta— amenazaban con romper los muros que había construido para contenerlos.

Durante un tiempo, la propia estructura de la serie pareció plegarse a la voluntad de Logan. La ausencia total de flashbacks (salvo en la secuencia del título) atrapaba la acción en un eterno tiempo presente; los momentos de patetismo eran lavados o absorbidos por asuntos más urgentes. Desde la muerte de Logan, sin embargo, el centro de gravedad se ha desplazado, y la serie ha ilustrado lo lamentablemente insuficiente que es la mentalidad de reunión a reunión que Logan infligió a sus hijos y contemporáneos frente a fuerzas tan mareantes como el dolor y el fascismo. En ausencia de su máquina de vapor en forma de Rupert Murdoch, Succession se desboca deliberadamente, dejando sobre todo miseria interpersonal a su paso, y logrando una señal de advertencia sobre el acaparamiento de recursos mucho más potente que cualquier pieza de crítica de clase más prescriptiva de la memoria reciente.

El Rey Lear, uno de los análogos literarios más claros de Logan Roy, se dirigió célebremente a una habitación llena de subordinados y seres queridos para preguntar: «¿Quién es el que puede decirme quién soy?». Como Succession ha insinuado durante años, nadie —incluido Logan Roy— podía decir quién era Logan Roy. Su fanático deseo de crecimiento anulaba cada centímetro de su humanidad. Antes de que Shiv pronuncie su elogio, el hermano de Logan, Ewan, también lo intenta. Comparte sus traumáticas hazañas y las de Logan como refugiados durante la Segunda Guerra Mundial, expone elocuentemente los defectos de Logan y concluye que, al final, debe haber amado a su hermano, pero se le escapa cualquier retrato firme y concluyente.

Sólo Kendall, el que fuera heredero de Logan, se acerca a captar la esencia de su padre en un conmovedor discurso que sacrifica los detalles personales en favor de una retórica populista. «Tenía una vitalidad y una fuerza que podía hacer daño, y lo hizo», comienza Kendall:

Pero, por Dios, la cantidad de vidas y de cosas que hizo. Y el dinero. La sangre vital, el oxígeno de esta maravillosa civilización que hemos construido a partir del barro. Los corpúsculos de la vida brotando alrededor de esta gran nación, de este mundo, llenando de deseo a hombres y mujeres de todas partes. Acelerando la ambición de poseer, y hacer, y comerciar, y beneficiarse, y construir, y mejorar. Hizo surgir los grandes géiseres de la vida, los edificios, los barcos, los cascos de acero, las diversiones, los periódicos, los espectáculos, las películas y la vida.

Pero, al final, ¿de qué sirvieron todas esas bravatas? Puede que el nombre de Logan aparezca en parques de atracciones, cruceros y lucrativas propiedades intelectuales de todo el mundo, pero pasa sus últimos días alejado de sus hijos, divagando incoherencias con sus asesores más cercanos y manteniendo un romance con una asistente varias décadas más joven que avergüenza a cualquiera que piense en ello. Muere solo, en el baño de un avión, sacando su iPhone del retrete.

Kendall, por supuesto, evita revelar nada tan concreto. Continúa: «Ahora la gente podría querer podar su memoria para denigrar su magnífica y terrible fuerza. Pero Dios mío, espero que esté en mí». El chiste del espectáculo, por supuesto, es que no está en él, ni en sus petulantes y ensimismados hermanos; la tragedia es que cada uno de ellos desearía que así fuera, porque no tienen ni idea de cómo ser de otro modo.

Quizá la única frase de Lear más famosa que «¿Quién puede decirme quién soy?» sea la afirmación del rey, a su hija Cordelia, de que «nada saldrá de la nada». Logan Roy vivió su larga vida como si le persiguiera esa idea y estuviera decidido a invertirla. Si nada surgía de la nada, entonces lo daría todo por su trabajo, y así todo surgiría de él, y todo sería suyo. Sin embargo, a medida que se acerca el final, Succession parece preguntarse si Shakespeare se equivocó. ¿Y si, al final, nada sale de todo?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3513 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad