Granielito asegura que todo lo que hacía era una simple broma

Granielito salta y se ensarta

A Granielito lo sorprendió la noticia en casa de su abuela Mayita, en Cumbres de Curumo, donde se estaba tomando un chupe (con camarones y carne de gallina). Mayita le gritó: “Michel, ven a ver; el bicho ese está hablando de ustedes. Pero qué grosería, caramba, es que este señor no entiende que estos días son de paz y de amor. Sí, señor, usted ganó, pero respete” – le gritaba Mayita muy cerca de la imagen del Teniente coronel. “¡Qué barbaridad que a una no la dejan en tranquilidad ni en navidades”. Eso sí, recordó fugazmente Mayita, cuánto celebró constantemente aplaudiendo frente al televisor aquellas navidades en las que el Teniente coronel estuvo a un tris de un hundirse con Pilín León y todo.

Con los ojos aguados, la sangre martillándole las sienes y sofocado, Granielito apenas pudo balbucear, escuchando una y otra vez la repetición de lo expresado por el Teniente coronel: “Hay que ver –le dijo a su abuelita, en son de disculpa- que en este país hasta el humor se perdió. Lástima. La cosa no era para tanto. Uno echa broma y la gente no lo entiende. Allí, acaso no trabaja la Bicha, ¿y es que a alguien se le puede meter en la cabeza tomar en serio a la Bicha? No embrome, señor. Voy a llamar al Máximo.”

“Qué va, mijito –le espetó Mayita- tampoco te vas a poner ahora con esas curvas porque eso sí es feo; porque no dice, pues, ese hombre que estamos en un país libre. ¡Entonces que aguante, que lleve y que sude lo suyo! ¡Déjeseme de pendejadas!”

Granielito dejó a medias la sopa, y tomó el celular. Pero Marcel no estaba para explicaciones tardías. Aunque lo que hacía Granielito en su programa, se discutía con cuidado puertas adentros con todo un equipo dirigido por gusanos de Miami, Granielito siempre debió darle un tono de mayor altura a sus análisis. “-Uno puede disponer de algo que te da ese poderoso canal abierto, pero el arte de hacerlo está en el que domina el oficio. Michel, tienes que reconocer que no tuviste el temple ni la maestría necesarias para hacerlo. Y no puedo decir que nos equivocamos, porque no me corresponde a mí estar en todas partes y dirigir todo en el canal. ¡TE EQUIVOCASTE, MICHEL, ES LO QUE PUEDO DECIR! ¡TE EQUIVOCASTE ¡Y YA TODO ES IRREMEDIABLE! ¡LA VAINA SE HA CONSUMADO!”

Marcel tuvo que salir a dar la cara, con el fastidio de otra vez tener que mentir, mentir, inventar, amenazar. Pero antes pensó en mucha gente, porque “Yo, Marcel, no es que estoy solo en esto. En esto está METIDO medio mundo, y cuando digo medio mundo hay que decir que se encuentran instituciones poderosas como la SIP, que tendrá que reunirse de urgencia. Cuando digo medio mundo, hay que incluir a la embajada norteamericana en Venezuela, a transnacionales como CANTV, El Nacional, Globovisión, El Universal, Movistar, la banca, los empresarios, Movilnet… que aunque financian parte de tinglado no pueden esperar que sea esta empresa ahora quien lo pague todo, porque a dónde carajo me van a conceder otra señal. No es poco lo que se pierde, y lo que está en juego forma parte de toda una red continental. No es tan simple, señores.”

Granielito bufó como un toro, se plantó frente a un espejo y comenzó a ensayar lo que sería un breve comunicado del canal: “En navidades, cuando todos pensamos en el niño Dios, cuando es un momento para el recogimiento y la armonía en plena unión con nuestros seres queridos, y en todos los hogares corre el suculento olor de las hallas, del pan de jamón, del pernil. Cuando nos llena el corazón las luces de los pesebres y de los arbolitos y los villancicos, y cuando la palabra amor tiene una presencia tan honda en todos nosotros, llena todos los espacios, el señor Presidente de la República Hugo Chávez… ¡coño, No! ¡Corten! ¡Corten!”

“No debería mostrarme ahora menos fuerte. Quedaría muy mal. Quedaría como Manuel Rosales reconociendo que perdió… A ninguno de nuestros amigos le gustaría vernos en esta posición. Ensayemos esta otra: EL SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA EL TENIENTE CORONEL HUGO CHÁVEZ –Y CON LA VERDAD NI OFENDEMOS NI ACABA DE OBTENER CIERTAMENTE UNA VICTORIA EL 3 DE DICIEMBRE, PERO ELLO NO LE DA NINGUNA AUTORIDAD PARA DESTRUIR A INSTITUCIONES LIBRES E INDEPENDIENTES, CUYO ÚNICO OBJETIVO ES BÁSICAMENTE INFORMAR A LOS CIUDADANOS… ¡COÑO, NO! ¡CORTEN! ¡CORTEN!

La pinga, que Marcial arregle su peo, que yo aquí lo que soy es un simple empleado. Apaguen y que me paguen, que yo me voy…”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5158 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a28839.htmlCd0NV CAC = Y co = US