"La etiqueta del día", las nuevas reglas de Twitter y la censura a medios de comunicación en Venezuela

Entre el 6 y el 7 de enero de 2020, decenas de cuentas Twitter venezolanas, entre ellas las de los cuatro componentes de la Fuerza Armada y la Milicia, varios medios de comunicación del Estado, el Banco Central, instituciones públicas, periodistas y personalidades del chavismo, resultaron suspendidas sin haber recibido explicación alguna de dicha empresa, más allá de un mensaje genérico que les reclamaba haber violado las reglas de la empresa. Días después, sólo a un puñado de ellas se les había eliminado la suspensión.

Un listado de las cuentas afectadas puede verse en esta noticia de la página web Alba Ciudad.

Hay que resaltar que la medida afectó fuertemente a medios de comunicación. Además de Correo del Orinoco y el Diario Vea (dos diarios impresos venezolanos, cuyas cuentas fueron suspendidas en 2019 junto a la de la televisora Vive TV) también fueron afectados en enero de 2020:

  • El semanario impreso capitalino CiudadCCS
  • La emisora radial La Radio del Sur, cuya señal FM se emite en varias ciudades de Venezuela
  • La cuenta de Prensa Presidencial, órgano de la Presidencia de la República que emite información, fotos, videos y tuits sobre los actos del Jefe de Estado venezolano
  • Las emisoras caraqueñas Radio Miraflores y Alba Ciudad.

De todas estas cuentas de medios, sólo fueron reactivadas las de Prensa Presidencial y Alba Ciudad, mientras que el Diario Vea, Vive TV y Radio Miraflores, al no recibir respuesta a sus apelaciones, decidieron abrir nuevas cuentas.

Queremos resaltar la suspensión a los medios de comunicación del Estado por lo grave que representa el cercenar la voz de un medio, sin darle respuestas ni opciones para restablecer su servicio, lo que además afecta a una gran cantidad de personas: sus seguidores. Prensa Presidencial tenía 1,2 millones de seguidores para el momento de la suspensión; Correo del Orinoco tenía 829 mil, CiudadCCS tenía 360 mil, La Radio del Sur tenía 266 mil y Alba Ciudad tenía 99.900 seguidores, ello para tener una idea del grado de afectación.

En contraste, son muy pocos los medios comerciales y privados venezolanos a los que se ha suspendido su cuenta Twitter por alguna falta. Este artículo de IPYS Venezuela (Instituto Prensa y Sociedad), escrito en el mes de octubre de 2019, denuncia el bloqueo en Twitter de la cuenta de La Prensa de Lara, un medio impreso regional venezolano. La suspensión ocurrió el 3 de noviembre de 2018, alegándose el uso no autorizado del contenido de la cuenta de la Liga de Fútbol Profesional (@LaLiga), afectando a 280 mil seguidores. También señalan casos como los del fotógrafo Nelson Garrido (por publicar desnudos artísticos en su página de Facebook) y los medios regionales La Verdad de Vargas y Tane Tanae de Delta Amacuro.

Los articulistas de IPYS no dudaron en calificar los casos como "censura digital", aunque por alguna extraña razón prefirieron omitir cualquier medio del Estado de su recopilación (es importante aclarar que IPYS ha sido acusada en el pasado de ser financiada por organismos del gobierno estadounidense).

Artículo en IPYS calificando de "censura digital" el bloqueo de cuentas Twitter
de medios privados venezolanos, como La Prensa de Lara


Si la suspensión de la cuenta de La Prensa de Lara es calificable como censura, no vemos razón alguna para que la suspensión a Correo del Orinoco, CiudadCCS, Vive, La Radio del Sur, etc., sean llamadas de otra forma.

Debido a que no hay un pronunciamiento oficial de Twitter -hasta ahora- en torno a la nueva suspensión masiva de cuentas del Estado venezolana, me he dedicado los últimos días a averiguar y leer qué pudo haber pasado, y quise compartir los hallazgos que he hecho, buscando además que analicemos qué medidas podemos tomar para que esto no se repita, en particular con aquellas cuentas institucionales, que representan a medios de comunicación y entes públicos y han tardado años en crecer y acumular seguidores.

Yo soy el encargado de una de las cuentas suspendidas, @albaciudad. Envié diferentes apelaciones a Twitter tratando de recuperar la cuenta de la emisora pública para la que trabajo, reconociendo las faltas a sus normas que cometí, explicándoles que eran involuntarias o por desconocimiento, y comprometiéndome a corregirlas. Lo hice en varios idiomas. Después de varios días se nos restauró el acceso a la cuenta. Debo reconocer que tuvimos suerte.

Este fue el mensaje que nos enviaron tras la recuperación. En él, no se especifica con claridad cuál fue la razón, sino que se dan de forma genérica varias causas probables.

Mensaje ennviado por Twitter más de una semana después de la suspensión a @albaciudad


¿Qué fue lo que pasó con la empresa Twitter? ¿Por qué está tomando estas medidas contra cuentas de medios de comunicación venezolanos? Aunque la respuesta más común entre los chavistas es que se trata de algo personal y particular contra nosotros, es importante intentar averiguar más allá, para tratar de determinar si hay normas que hallamos quebrantado y circunstancias fuera del control de Twitter que tal vez los estén obligando a ser más estrictos. Después de todo, hace apenas unos días, a finales de diciembre, Twitter anunció haber bloqueado casi 6 mil cuentas vinculadas con el gobierno de Arabia Saudita, un gobierno aliado de Estados Unidos, según anunciaron en su blog. Las acusan de haber hecho una campaña agresiva usando retuits y 'me gusta'.

Lo que hemos hallado, en resumen, es: Ellos cambiaron y endurecieron muchas de sus normas en 2018 y 2019, y aunque lo anunciaron públicamente, muchos administradores de cuentas no nos enteráramos. Los cambios se producen como consecuencia de las acusaciones que se hacen dentro de Estados Unidos contra Twitter y demás empresas de redes sociales, señalándolas de ser vehículos usados por gobiernos extranjeros para manipular los procesos electorales de su nación.

Según las normas de Twitter, diferentes acciones promovidas desde algunos entes públicos venezolanos son claras violaciones a sus normas y ellos las consideran "manipulaciones de la plataforma", que son "orquestadas o patrocinadas por un estado-nación", por lo que debemos ser muy cuidadosos en cómo hacemos las cosas.

Twitter, Facebook, Rusia y las elecciones de 2016 en EEUU

Twitter, Facebook y otras redes sociales han sido acusadas desde 2016 de haber permitido que entidades en países como Rusia, entre ellas una empresa privada conocida como la Agencia de Investigación de Internet (IRA, por sus siglas en inglés), supuestamente intervinieran en las elecciones de ese año en respaldo a Donald Trump, ello a través de la compra masiva de publicidad, emisión de noticias falsas y cuentas que supuestamente habrían influido en los estadounidenses.

Esas acusaciones han sido muy graves, han traído mucho debate en los medios de comunicación y han causado que los dueños y altos ejecutivos de estas empresas hayan tenido que acudir a comparecer ante el Congreso. Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, tuvo que declarar y responder preguntas de los congresistas durante 10 horas en abril de 2018.

Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, y Jack Dorsey, CEO de Twitter, comparecieron en septiembre de 2018 ante el Congreso estadounidense.


El 5 de septiembre de ese año fue el turno de Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, quien declaró ese día: "Nos encontramos sin preparación y mal equipados para la inmensidad de los problemas que hemos reconocido. Abusos, acosos, ejércitos de trolls, propaganda a través de bots y coordinación humana, campañas de desinformación y burbujas divisorias de filtros... ¡esta no es una plaza pública sana! Los cambios requeridos no serán rápidos ni fáciles. Hoy nos comprometemos con la gente y este comité a hacerlo abiertamente".

Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, y Jack Dorsey, CEO de Twitter, comparecieron en septiembre de 2018 ante el Congreso estadounidense.


Las empresas de redes sociales, a causa de estas acusaciones, han tenido que comprometerse a hacer cambios en sus plataformas para evitar que estas presuntas intervenciones desde el extranjero en sus procesos electorales vuelvan a repetirse.

Producto de las comparecencias ante el Congreso estadounidense, la empresa Twitter acordó continuar trabajando con comisiones de legisladores para investigar lo ocurrido en las elecciones de 2016. Realizaron investigaciones profundas sobre las acciones de IRA, que resultaron en la identificación y bloqueo de 3.841 cuentas Twitter que habrían participado en influir a cientos de miles de personas en la campaña presidencial de 2016.

Luego, Twitter asegura que identificó una campaña similar con 770 cuentas procedentes de Irán, que también eliminaron.

Además, Twitter modificó y endureció sus normas abriendo apartados específicos sobre integridad electoral. Invirtió en algoritmos de aprendizaje automático (machine-learning) que les permitirían identificar campañas coordinadas, usuarios falsos y otros tipos de campañas de influencia. También afirman que están mejorando su "tecnología anti-spam" de forma continua, para "enfrentarse a redes de automatización maliciosa en torno a eventos electorales".

Twitter también colocó limitaciones en su API (interfaz para programadores de aplicaciones), para dificultar o poner límites a las acciones coordinadas a través de bots y programas automatizados. Además, quienes crean nuevas cuentas Twitter y solicitan acceso al API para programadores tienen que pasar por un proceso más controlado y más verificaciones.

Otra medida importante es que Twitter prohibió contratar publicidad en sus servicios a los medios estatales de cualquier país.

Todas las acciones antes descritas se están reportando ante el Congreso de los Estados Unidos, y, para mostrarse como una empresa transparente, Twitter está publicando los archivos de cuentas bloqueadas por participar en estas campañas de influencia en procesos electorales. Puede acceder dicho archivo desde este enlace.

El 30 de enero de 2019, la empresa Twitter afirma en su blog que identificaron y bloquearon cuentas en Bangladesh, Irán y Rusia, y una gran cantidad de cuentas en Venezuela, incluyendo unas 764 que formaban parte de "una campaña extranjera de contenido spam enfocado en temas políticos controversiales", y otras 1.196 cuentas venezolanas "que parecían estar comprometidas en una campaña de influencia orquestada por el Estado, cuyo objetivo son audiencias venezolanas".

La eliminación de cuentas venezolanas se anunció apenas unos días después de la autoproclamación del político venezolano Juan Guaidó como supuesto presidente encargado de Venezuela, ocurrida el 23 de enero, que fue apoyada de inmediato por el gobierno estadounidense. Obviamente, a todos nos pareció que el hecho no fue nada casual.

Foto: Agencias

En junio de 2019, en otro artículo publicado en su blog oficial, la empresa Twitter explica que suspendieron otras 33 cuentas desde Venezuela orientadas a audiencias en otros países.

"Operaciones orquestadas por un Estado"

Twitter afirma que se está concentrando en atacar lo que ellos llaman "state-backed information operations", es decir, operaciones de información orquestadas por un estado, que puedan ocurrir en su plataforma.
Afirman que son estados o gobiernos los que están detrás de estas campañas destinadas a influir en las elecciones de otros países.

En este artículo, la empresa Twitter intenta explicar por qué se enfocan principalmente en estados o gobiernos que intentan manipular su plataforma. Señala que se trata de personas que toman ventaja de su poder institucional y, de forma consciente, abusan del servicio de Twitter.

Pienso que hay millones de actores en Twitter que no son estados ni gobiernos pero intentan hacer lo mismo; por ejemplo, diferentes movimientos políticos y empresas privadas, de las cuales algunos nos preguntamos si no debería estar también bajo escrutinio cuando intervienen en asuntos electorales.

Twitter señala en su blog que se están concentrando en quienes realizan este tipo de actividades:

  • Manipulación de plataforma y spam
  • Actividades coordinadas
  • Creación de cuentas falsas
  • Atribuir actividades a otros
  • Distribución de materiales hackeados
  • Evasión de bloqueos

El punto es que Twitter se está enfocando principalmente en estados o gobiernos que ellos consideran que podrían estar interfiriendo en procesos electorales de diferentes países, incluyendo los Estados Unidos. Por ello, las instituciones, entes y medios del Estado, y los militantes políticos que se identifiquen con el gobierno venezolano, debemos ser cuidadosos.

2020: año electoral en Estados Unidos

Demás está recordar que 2020 es un año electoral en Estados Unidos, razón por la cual debemos esperar que Twitter sea mucho más agresiva en la investigación, identificación y bloqueo de cuentas que ellos sospechen o aleguen que puedan estar interfiriendo en sus elecciones.

De hecho, Twitter está reforzando su equipo y está solicitando investigadores para "ayudarnos a detectar y desactivar manipulaciones a la plataforma de Twitter organizadas por un estado".

Anuncio del Jefe de Integridad de Twitter, Yoel Roth, solicitando
investigadores para detectar operaciones de información y otras
amenazas contra la plataforma de Twitter, patrocinadas por estados.


En el anuncio en su página web, explican que el aspirante deberá "identificar y mitigar amenazas contra la plataforma de Twitter, incluida la desinformación, las operaciones de información y la interferencia electoral". También señalan que deberá "liderar los esfuerzos de investigación y respuesta en una amplia gama de problemas críticos, incluida la manipulación de la plataforma, la interferencia en asuntos electorales y las amenazas persistentes avanzadas (APT), patrocinadas por naciones-estados".

Twitter considera "manipulación de la plataforma" el usar cientos de cuentas falsas, cuentas coordinadas y otros artificios para impulsar etiquetas.

Anuncio en el sitio web de Twitter solicitando especialistas e investigadores que
lo ayuden a identificar campañas de manipulación de plataforma patrocinadas
por naciones-estados.

Twitter y Venezuela

Como todos sabemos, Twitter es una empresa estadounidense. Sus empleados y trabajadores viven en los Estados Unidos, están acostumbrados a su cultura e ideosincracia, y deben cumplir sus leyes.

Las y los venezolanos no estamos obligados a usar Twitter. Si decidimos usarlo, es el equivalente a entrar en la casa de alguien que te invitó: tienes que cumplir las normas que ellos te ponen. Si no puedes o no quieres cumplir sus normas, esa persona te puede echar de su casa.

No estoy diciendo esto por defender a la empresa Twitter, sino para que entendamos que nosotros no le importamos a esa empresa en lo más mínimo. Un ciudadano estadounidense o una empresa de ese país que se sientan afectados por Twitter pueden ir a un tribunal y demandar a esa empresa. Nosotros, los venezolanos, no podemos.

Además, nosotros no generamos ganancias monetarias para la empresa; no pagamos para promocionar nuestros tuits pues no tenemos acceso a dólares para hacerlo. Por ende, no somos su prioridad.

Recordemos que Twitter provee mecanismos, como Twitter Ads, para colocar etiquetas y tuits patrocinados (resaltados), cobrando por el servicio. De allí vienen parte de sus ganancias como empresa. Cuando los venezolanos usamos la propia plataforma de Twitter para crear cientos de cuentas falsas para tuitear una etiqueta simultáneamente y colocarla como tendencia del día, estamos evadiendo los mecanismos pagos que Twitter, como empresa, ha colocado para quien quiera hacer justamente eso. Es natural entonces que ellos arremetan contra nosotros.

Twitter recibe todos los días decenas de miles de quejas de ciudadanos de todo el mundo, y tienen que priorizar a quienes atienden y a quienes no. Si nosotros nos convertimos en un problema para Twitter, lo más fácil para ellos es echarnos y ya. No tienen por qué darnos explicaciones, ni gastar dinero o recursos en atendernos. Nada los obliga. Si el Congreso de Estados Unidos, o cualquier organismo de inteligencia los llama y les dice que nosotros los venezolanos estamos usando su plataforma para interferir en algo importante para ellos (como sus elecciones), lo más fácil para Twitter será suspender nuestras cuentas y seguir con sus vidas, antes que verificar, contactarnos y defender nuestro derecho legítimo a expresarnos.

Si queremos un servicio de redes sociales que nos respete a nosotros como venezolanos, que respete nuestras normas, leyes y aspectos culturales, tenemos que construirlo.

Por otro lado, las normas de Twitter y demás redes sociales están en constantes cambios, debido a los cambios que ocurren dentro de los propios Estados Unidos. Las redes sociales digitales no existían hace apenas 25 años (no con las características actuales), y a medida que cientos de millones de personas las adoptan, ocurren problemas. La sociedad se estremece, discute, formula nuevas leyes y las redes sociales tienen que cumplir estas leyes.

Youtube, por ejemplo, tuvo que cambiar el año pasado la forma como trata con los videos hechos para menores de edad en cumplimiento a las leyes de privacidad en línea para niños, y muchos canales que hacían videos para niños han perdido la monetización.

Molesta obviamente que Twitter, Facebook y demás empresas de redes sociales estén tan pendientes de cumplir las legislaciones de los países del mal llamado "Primer Mundo", pero en cambio ignoren nuestras exigencias para adaptarse a las leyes venezolanas. Pero, como hemos dicho en otros artículos, el punto es que Twitter es una empresa con fines de lucro cuyo objetivo principal es obtener ganancias monetarias, y son esos países del Primer Mundo los que les dan sus ganancias, no nosotros.

Otra cosa: Venezuela, por desgracia, es muy mal presentada por los medios de comunicación masivos estadounidenses. Frecuentemente se le presenta como "dictadura", como parte del "eje del mal", se muestra únicamente lo negativo, a veces exagerándolo o presentando noticias falsas o sin verificación, y se oculta lo bueno o lo positivo de nuestro país.

Los estadounidenses prácticamente no tienen acceso a medios que puedan mostrar una visión alternativa o, por lo menos, un poco más equilibrada de lo que pasa en Venezuela y otros países de la región con gobiernos de izquierda.

Por ende, aún si asumiéramos que la empresa Twitter no tiene nada en contra del gobierno venezolano o la revolución bolivariana, un trabajador en Twitter seguramente va a estar prejuiciado con respecto a Venezuela y siempre va a ver con malos ojos lo que puedan estar haciendo personas e instituciones que pertenezcan o respalden al gobierno o al estado venezolano.

Venezuela: La etiqueta del día, la tropa y otras singularidades

Venezuela, desde antes de 2009, se ha convertido en uno de los países que más utiliza Twitter. Numerosos periodistas, medios de comunicación y figuras del mundo de la política y la farándula han tenido presencia en la red social desde sus inicios, en su enorme mayoría personas vinculadas con la oposición y el antichavismo.

Desde 2010, cuando el entonces Presidente Hugo Chávez creó su cuenta @chavezcandanga en Twitter, se iniciaron diferentes movimientos de tuiteros buscando que el chavismo tenga más presencia en las redes sociales. Su objetivo era tratar de hacer un contrapeso a los tuiteros antichavistas.

Algunos de estos movimientos, de un bando y del otro, creaban numerosas cuentas en Twitter, con el fin de publicar tuits repetitivos para lograr que una etiqueta preacordada se convierta en tendencia o "trend topic". Se buscaba que dicha etiqueta pudiera ser vista potencialmente por millones de usuarios. En el chavismo, a esos movimientos se les llamó de forma genérica "la tropa".

Desde entonces y hasta el día de hoy se sigue creyendo, tanto en la oposición venezolana como en el chavismo, que lo más importante de la presencia en Twitter es imponer tendencias (trend topics).

Los opositores son los que tienen más experiencia en el tema. Partidos como Primero Justicia, Vente Venezuela o Voluntad Popular, tienen cientos de cuentas (algunas claramente identificadas por estado, ciudad, municipio, parroquia... así como cuentas de alcaldes, concejales, cuentas falsas, etc.), las cuales se activan simultáneamente para activar tendencias.

La etiqueta #ExpropiarEsRobar impuesta este 14 de enero de 2020
por decenas de cuentas del partido Vente Venezuela y sus militantes
 


También existen trabajos documentados de cómo algunos sitios web de oposición (como DolarToday) tienen redes de miles de cuentas que tuitean simultáneamente las noticias que ellos publican, imponiéndolas como tendencias.

En el chavismo hay movimientos similares, aunque en mi opinión no tienen la misma fuerza que los opositores. Muchos, como ForoCandanga, fueron denunciados ante Twitter, se les sancionó y perdieron fuerza.

Pero continúan activos en Venezuela influencers y movimientos de tuiteros que un día imponen etiquetas para un bando político y otro día lo hacen para el otro, como el famoso @NiTanTukky.

Haga click para ver en mayor tamaño


De hecho, este tuitero hasta ofrece dinero públicamente a sus seguidores para que cumplan sus instrucciones y posicionen etiquetas.


Todo esto tiene años pasando, públicamente, a la vista de todos. Se cree que el posicionamiento de etiquetas es un gran negocio en Venezuela, que mueve tal vez miles y miles de dólares anuales. Puede verse una gran cantidad de etiquetas desfilando de un lado y del otro en momentos importantes para el país, tales como las elecciones. Las vimos además en las guarimbas (protestas violentas) de 2014, los conflictos con la Asamblea Nacional en 2016, las guarimbas en 2017, los eventos causados por Juan Guaidó en 2019, entre muchos otros.

Muchos han usado las herramientas de reporte de Twitter para denunciarles estas y otras irregularidades, sin mayores respuestas.

Por su parte, en el chavismo oficial se volvió costumbre desde hace algunos años imponer "la etiqueta del día". Se hace de forma pública, notoria y comunicacional desde la cuenta oficial del Ministerio de Comunicación e Información, a quien ya le cerraron la cuenta una vez en 2019 por esa razón.

Lo hacen todos los días, a la misma hora.

La cuenta @MippciVen, creada por el Ministerio para la Comunicación e Información en 2010
y que para entonces tenía 316 mil seguidores, fue suspendida por Twitter en 2018 y aparece
en un listado de cuentas suspendidas que dicha empresa hizo público durante 2019.


La etiqueta del día tiende a ser, generalmente, un lema político institucional. Por alguna razón son poco llamativas. No son como otras tendencias en Twitter, que bien sea por su carácter novedoso o conflictivo, te llaman mucho la atención y les haces click por curiosidad.
Aquí tenemos algunas de las etiquetas del día usadas en diciembre de 2019 y enero de 2020:

La etiqueta del día es apoyada por cuentas oficiales de instituciones, personalidades políticas y cuentas individuales. Se anuncia además por los medios públicos (televisión, radio, etc.). Ya en las primeras horas de la mañana, la etiqueta suele estar en el primer lugar de las tendencias.
La campaña "la etiqueta del día", en realidad, no es peligrosa para nadie. Es simplemente una campaña institucional del gobierno bolivariano para dar a conocer sus logros, alguna efeméride importante o algún acto especial que se tenga planeado para ese día.

Campaña "La etiqueta del día" del
Minci.


Ni siquiera son campañas para convencer a la gente de que el socialismo es mejor sistema que el capitalismo, o que la burguesía oprime a la clase trabajadora y la solución es apoderarse de los medios de producción, o que la mujer es oprimida por el patriarcado, o que Trump y el sistema capitalista estadounidense son un peligro para el mundo. Ojalá fuera así, pero no.

Si uno abre esas etiquetas, encuentra notas de prensa con citas de ministros y personalidades del gobierno venezolano. Es lo que algunos llaman "periodismo institucional", y existe en todos los países del mundo. Es aburrido, pocas personas lo leen, pero tiene que existir para que la gente sepa qué ha hecho el Estado y el gobierno de tu país.
Pero justamente, el que se haga esta campaña en Twitter de una forma tan pública, tan periódica, tan predecible, todos los días a la misma hora, ha facilitado mucho que se use para que académicos y estudiosos de la oposición ataquen al chavismo. He leído a diversos "expertos" (profesores en alguna universidad privada, que tienen postgrados, que son miembros de think tanks o asociaciones de intelectuales, a quienes se les entrevista en medios internacionales y a menudo son invitados a dar conferencias en otros países sobre Venezuela) hablar de "la etiqueta del día" como un ejemplo de las "peligrosas redes de propaganda" que ha creado "el régimen venezolano" para influir en la población.
Uno de los ejemplos es la investigadora y docente universitaria Iria Puyosa, quien ha presentado el estudio "Eroding democracy on Twitter" en numerosas universidades y centros de estudio, presentando la campaña de la etiqueta del día como una "peligrosa herramienta de propaganda" del gobierno de Nicolás Maduro.

Estudio de Iria Puyosa que presenta la campaña de "la etiqueta del día" como
el centro de una supuesta red de propaganda en línea altamente peligrosa.


Aunque los chavistas tendemos a subestimar a los académicos que nos acusan de manipular con la etiqueta del día, el que estas personas tengan un importante background académico, formen parte de think tanks y sean recomendadas por diferentes instituciones y gobiernos, incluyendo el estadounidense, hace que sus discursos tengan mella entre trabajadores y gerentes de empresas de redes sociales, como Twitter o Facebook.
Por mi parte, yo critico la campaña de la etiqueta del día porque pienso que no es efectiva. Se parece al discurso de los chamos que venden chupetas en el Metro, que se aprendieron de memoria y recitan de forma atropellada, con el mismo tono de voz, sin modular, sin variación, sin sentimiento alguno ("llévate la bom bom bum a 5 mil, aprovecha que voy de paso, comparte y disfruta, recapacita, no llegues a tu casa con las manos vacías, llévate el chiclets addams a 2 mil", y lo repiten hasta el infinito). Uno los oye a lo lejos diciendo su montón de palabras y pareciera que uno apaga el cerebro para no oírlos, y ya.

Lo mismo pasa en Twitter: ya sabes que a las 9 de la mañana la primera etiqueta, la que dice "patria, lealtad, paz y no sé qué", es la etiqueta del gobierno. Ni la miras. Le pasas por encima.

Es triste subutilizar a quienes trabajan en los departamentos de redes sociales de los ministerios e instituciones públicas venezolanas: alguien que estudió una carrera universitaria de 5 años debería estar planeando estrategias para que el mensaje comunicacional de su institución sea efectivo y atraiga a las personas, y no estar copiando y pegando una batería de tuits con una etiqueta poco atractiva.

Arriesgamos las cuentas

El punto es que una campaña organizada por entes públicos venezolanos para posicionar etiquetas, es lo que Twitter considera una "campaña de información orquestada por un estado". Sí. Justamente son las campañas que la empresa Twitter no desea ver en su red social. Son las campañas que ellos quieren desbaratar.

Alguien podría decir: "Pero La Patilla hace lo mismo". "Pero El Cooperante hace lo mismo". "Pero DolarToday hace lo mismo". Seguramente sí, pero insistimos: Twitter tiene en la mira las campañas organizadas, patrocinadas u orquestadas por un estado. Y usted trabaja para una institución del Estado, o es un chavista, un militante de izquierda o una persona que apoya al gobierno bolivariano. Por ende, lo tienen en la mira a usted. No a ellos.

Si usted quiere minimizar las posibilidades de que le suspendan una cuenta con cientos de miles de seguidores, que ha costado años de esfuerzo y dedicación de un equipo de personas, tiene que esforzarse en cumplir las reglas de Twitter, así otros no las cumplan.

Por otro lado, en Venezuela, hay personas y movimientos de oposición que se encargan de reportar las cuentas vinculadas con Nicolás Maduro, su gobierno, la revolución bolivariana o los movimientos de izquierda para que Twitter las bloquee. Algunos lo harán por motivación propia; otros, posiblemente, son pagados para hacerlo.

La propia empresa Twitter anima a sus usuarios a denunciar a quienes violen sus normas. En su página de normas, ellos señalan: "Cualquier persona puede denunciar cuentas o Tweets a través de nuestro procedimiento específico para denuncias. El conjunto de estas denuncias se usa para perfeccionar nuestros sistemas de control de cumplimiento y para identificar las tendencias y los patrones de comportamiento nuevos y emergentes".

El otro detalle que tenemos que tener en cuenta, es que quienes suspenden cuentas en Twitter no debatirán contigo antes de suspendértelas. Te suspendieron la cuenta y punto. En muchos casos ni siquiera sabes cuál fue la norma que violaste o cuál fue el tuit causante de la suspensión. Muchas reglas de Twitter son subjetivas. En otros casos, se te puede castigar por algo que miles de cuentas también hacen, y a ellas no se les castiga.

Por ello y por otras razones que explico abajo, los medios del Estado y las cuentas que apoyan a Maduro tienen que cuidarse en cumplir las normas aún más que una cuenta común y corriente.

Las reglas de Twitter

Es importante entender que las reglas de Twitter no son sólo las que están en el sitio web de la empresa. Hay que estar pendiente del blog de la empresa Twitter, de sus páginas de desarrolladores (incluyendo su cuenta Twitter) e incluso del foro de discusiones TwitterCommunity.

En este hilo de TwitterDev (en inglés) se anunciaron las nuevas reglas en marzo de 2018. En este artículo escrito en el blog de Jesús Maceira en octubre de 2018, se explican dichas normas.

Maceira explica que "las Reglas de Twitter prohíben la publicación de contenido duplicado o sustancialmente similar, tanto en una cuenta como en varias cuentas", y pide que cuidemos mucho lo que hacemos en estas 4 áreas claves:

  1. Publicación en varias cuentas
  2. Publicar múltiples tweets similares
  3. Publicar múltiples tweets en un tema de tendencia
  4. Simultáneamente, realizar acciones como Me gusta, Retweets o seguir desde varias cuentas

Una de sus fuentes es este artículo de Yoel Roth, jefe de integridad de Twitter, sobre el tema.

En resumen, Maceira recomienda:

  1. No puede publicar contenido idéntico (o incluso casi idéntico) en varias cuentas.
  2. No crear varias cuentas que sean muy similares entre sí.
  3. Lo anterior se aplica a ti ya sea que uses una herramienta de automatización (que incluye la programación) o que publiques manualmente tus tweets.
No hagan esto. Fuente: Buffer.

Con frecuencia hemos visto a algunas instituciones del Estado que tienen varias cuentas, algunas de ellas de las sedes regionales de la institución, pero todas tuitean el mismo contenido. Eso está prohibido según las reglas nuevas de Twitter.

Si tienes varias cuentas distintas, en las que deseas publicar el mismo contenido, se recomienda que retuitees el contenido de una cuenta utilizando las cuentas restantes.

Yo allí quiero añadir algo: Twitter, cuando investiga una "operación o campaña patrocinada por un estado", puede asumir que medios de comunicación del Estado tan distintos como AVN, Yvke Mundial, La Radio del Sur y Alba Ciudad, somos en realidad parte de una misma red, pues todos somos entes del Estado venezolano.

Entonces, si todos publicamos una misma noticia con el mismo titular (cosa que puede pasar, porque a veces todos tomamos una noticia de una misma fuente, como la agencia AVN), Twitter podría asumir que estamos publicando contenido idéntico en varias cuentas, y que se trata de una campaña para posicionar un contenido o una etiqueta.

La recomendación allí es que cada sitio web de noticias del Estado desarrollemos nuestra propia identidad y, si vamos a publicar una misma noticia, lo hagamos cada uno con nuestro propio titular, distinto a los demás.

Repetir contenido

Probablemente la causa por la cual la cuenta de Alba Ciudad fue suspendida: está prohibido repetir contenido. Esto no aparece en las reglas formales de Twitter, y uno ve a tantas cuentas irrespetando esta norma, que parece que no es importante. Pero lo es.

Nosotros en Alba Ciudad teníamos un script que publicaba en Twitter las noticias de nuestra página web, y una vez las publicaba todas, volvía a hacerlo de nuevo, de forma tal que una misma noticia se tuiteaba varias veces durante el día.

Esto está mal. Así lo hagan muchos otros medios como La Patilla, El Universal, El Nacional o Contrapunto.

Las cuentas Twitter de medios privados repiten un mismo tuit decenas
de veces al día. Esto está prohibido en las normas de Twitter, y debemos
cuidarnos de hacerlo.


Los medios del Estado no deberíamos hacerlo, porque viola las normas de Twitter y estaríamos facilitando a empresas como Twitter justificar el bloqueo o suspensión de nuestras cuentas.

El especialista Jesus Maceira cita este tuit de TwitterDev, fechado el 23 de marzo de 2018, que es muy claro: "Publicar tuits idénticos durante varias horas o varios días, o agendar contenido duplicado para ser publicado en el futuro, sigue siendo una violación de las normas de Twitter".


En esta discusión en el foro TwitterCommunity, miembros de Twitter explican que la única forma en la que se permite tuitear un mismo enlace varias veces, es que el texto que acompaña el enlace sea sustanciamente distinto en cada publicación. Además, piden que las publicaciones sean manuales.

La página web de tecnología Xataka es un buen ejemplo. Aquí publican varias veces el mismo enlace a una noticia, pero en cada publicación cambian el texto que acompaña al enlace:

"La etiqueta del día" y la lucha por figurar en las tendencias

La etiqueta del día es una etiqueta promovida desde el Ministerio de Comunicación e Información de forma pública, notoria y comunicacional, pero hemos notado que la forma como muchos apoyan esta tendencia viola las normas de Twitter.

Dicen las normas:
«Publicar múltiples actualizaciones (en una sola cuenta o en varias cuentas que usted controle) en un tema popular o de tendencia (por ejemplo, mediante el uso de un hashtag específico) con la intención de subvertir o manipular el tema, o de inflar artificialmente la prominencia de un hashtag o tema, no está permitido.» Maceiro la interpreta así:
"No puedes publicar varios tweets sobre un tema de tendencias (trending topic) con la intención de dominar el tema para dirigir el tráfico o la atención a cuentas, productos, servicios o iniciativas no relacionados". En otras palabras, no es que no participemos en "la etiqueta del día", sino que hay que hacerlo con inteligencia: hacerlo una sola vez, y hacerlo con contenidos relacionados a la etiqueta.

Por otro lado, si manejas varias cuentas, recuerda que Twitter puede ver las direcciones IP desde donde las manejas y, en consecuencia, puede saber que una misma persona o institución controla todas esas cuentas. Si haces que todas las cuentas que tú controlas tuiteen la etiqueta del día, pueden suspender todas tus cuentas alegando que participas en una campaña orquestada por un Estado.

Twitter también prohíbe "usar un hashtag popular o que es tendencia, con la intención de trastornar o manipular una conversación o de dirigir el tráfico o la atención hacia ciertas cuentas, sitios web, productos, servicios o iniciativas". En otras palabras, no está bien usar una tendencia para hablar de cualquier cosa no relacionada con esa tendencia.

También está prohibido "twittear con una cantidad excesiva de hashtags no relacionados en un solo Tweet o en varios Tweets". Se refiere a cuentas que tuitean colocando varias o todas las etiquetas que están en tendencias, con la esperanza de aumentar su visibilidad en dichas tendencias.

Por ejemplo:

Sería deseable replantearse la estrategia detrás de "la etiqueta del día" y examinar su eficiencia. Uno no ve que las empresas más grandes y exitosas del mundo impongan una etiqueta en Twitter todos los días; lo que hacen, en todo caso, es planificar una campaña especial para una fecha dada, y usar a Twitter como una (y sólo una) de las plataformas en las que ejecutan su campaña.

Retuits

Por otro lado, las reglas de Twitter señalan que "hacer retuits automatizado de gran volumen, agresivo o muy alto no está permitido". En el artículo de Yoel Roth se señala: "No seguir, retuitear ni hacer 'me gusta' de forma simultánea, desde mútiples cuentas". Maceiro señala que retuitear desde algunas cuentas está bien, pero que "retuitear desde cien cuentas probablemente levantará una bandera roja".

El problema es que, con frecuencia, se exige a las cuentas de los entes públicos que hagan retuit a todos los tuits del ministro o ministra de dicha institución, al Presidente Maduro y a otros funcionarios del gobierno.

Por un lado, no le veo lo malo a que una institución haga retuits a la cabeza o jefe de la institución. O al Jefe del Estado. Pero, por otro lado, cuando cientos de cuentas hacen retuit de forma casi simultánea a todos los tuits de una misma cuenta (la del Presidente Maduro, la de tal o cual ministro, etc.), es inevitable que Twitter piense que se trata de una campaña orquestada por un Estado.

Así que -opino yo- hay que ser inteligente y selectivo, y tratar de limitar o dividir los retuits, tal vez de acuerdo a la temática de cada institución. Si usted lleva la cuenta del Ministerio de Ciencias y el Presidente escribe un tuit sobre un tema científico, obviamente usted debe retuitearlo. Es el Jefe del Estado y es un tema que tiene que ver con el ente para el cual usted trabaja. Pero, ¿y si es un tuit sobre temas partidistas, entretenimiento, turismo, música o sobre algo absolutamente no relacionado con su institución? Mejor piénselo primero.

Mientras Twitter vea que todos los entes retuitean absolutamente todo, tendrá excusas para asegurar que se trata de campañas orquestadas por el Estado. En cambio, si unas cuentas retuitean algunos contenidos y otras retuitean otros, probablemente Twitter nos deje tranquilos.

Temas electorales

Otro asunto polémico, incluido recientemente en las normas de Twitter son los temas electorales. Twitter ha sido muy criticado por haber permitido que cuentas creadas por extranjeros influyan en procesos electorales de Estados Unidos y otros países a través de fake news (noticias falsas). Así que no extraña que Twitter sea particularmente severa con quienes sean acusados de publicar noticias falsas en temas electorales.

En esta página, Twitter publicó sus normas de integridad electoral. Es importante leerlas, comprenderlas y aplicarlas. Hay que tener mucho cuidado además con las noticias y opiniones que se publiquen, relacionadas con las venideras elecciones estadounidenses: tener cuidado de no publicar cualquier cosa que pueda interpretarse como una noticia falsa sobre el tema.

Filtrado por dirección IP

Por otro lado, también hay que entender que Twitter tiene mucha información a su mano, la cual puede usar en cualquier momento para determinar quienes tuitean desde un mismo lugar y determinar si pertenecen a una red de personas que usan cuentas Twitter para imponer tendencias.

A nosotros no nos suspendieron solamente la cuenta @albaciudad. También nos suspendieron las cuentas personales de cuatro periodistas de la emisora. Ninguna de ellas usaban sus cuentas para impulsar o retuitear la cuenta de Alba Ciudad, ni para imponer etiquetas, ni para repetir sus contenidos (nosotros nunca organizamos redes de tuiteros) y, de hecho, dos de esas personas ni siquiera usaban sus cuentas personales para temas políticos o periodísticos. Sus apelaciones no han sido respondidas.

Todo indica que Twitter decidió bloquear no sólo la cuenta de @albaciudad, sino aquellas que tuitearan desde la misma dirección IP, sospechando que tuviéramos una red de tuiteros que impulsaran etiquetas. Lamentablemente Twitter decidió bloquear las cuentas sin revisar su contenido.

Al respecto, en febrero de 2019 el diario español El País publicó el artículo "Así opera la propaganda venezolana en Twitter", en el que los autores, Borja Andrino y Jordi Pérez Colomé, analizaron la data publicada por Twitter sobre las 1.196 cuentas venezolanas que la empresa bloqueó en enero de ese año. Allí descubrieron que Twitter no suspende cuentas solo por el modo en que tuitean.

"De hecho, 209 cuentas suspendidas nunca habían tuiteado", señalaron los autores. "La compañía detecta automáticamente si varias cuentas se crean en el mismo momento, desde la misma IP o están vinculadas al mismo correo" o número telefónico. "Más de la mitad habían tuiteado menos de 250 veces. Solo el 25% de los usuarios suspendidos tuiteó más de 2.000 veces".

Otro caso: Los administradores de la cuenta de un ente del Estado suspendido reciente e injustamente (pues no habían violado normas de Twitter) intentaron crear una nueva cuenta, luego de que no se respondieran sus apelaciones tras una semana de haberlas hecho. Inmediatamente creaban la nueva cuenta, era suspendida sin siquiera haber tuiteado. Les pasó varias veces. Sólo pudieron crearla de nuevo cuando un amigo les hizo el favor de crearla desde un lugar físicamente distinto (con otra dirección IP), usando además un correo electrónico y un número telefónico no vinculados a la institución.

Aún así, ellos saben que su cuenta corre peligro, pues sólo el hecho de haberla creado es una violación a las reglas de Twitter sobre spam:

Cuentas verificadas

Pudimos observar que ninguna de las cuentas venezolanas suspendidas por Twitter es una cuenta verificada (aquellas a las que Twitter le coloca el "check azul" al lado del nombre, que certifica que la persona en el tuit es quien realmente dice ser).

Según la página oficial de Twitter, el programa de verificación de cuentas está "en pausa", habiéndose suspendido desde noviembre de 2017.

Pero a comienzos de 2019 fue creada la cuenta de la supuesta "Presidencia" de Juan Guaidó, @Presidencia_VE, que es llevada por el Centro de Comunicación Nacional, dirigido por Alberto Federico Ravell, exdirector de Globovisión y director del medio digital La Patilla. Sorprendió mucho que la cuenta, desde sus inicios, fue marcada como "Cuenta Verificada".


Esto sorprende mucho, y más cuando la cuenta de Prensa Presidencial del gobierno venezolano, que fue creada en 2010 y tiene 1,2 millones de seguidores, nunca ha sido marcada como cuenta verificada, lo que, de alguna manera, es visto como un espaldarazo de la empresa Twitter a la "presidencia" de Juan Guaidó.


No sólo eso, sino que la cuenta de Prensa Presidencial ha sido suspendida de forma temporal en una gran cantidad de ocasiones, incluyendo el pasado mes de enero.

Lo que algunos suponemos, pero no hemos podido comprobar, es que Twitter da prioridad de verificación a las cuentas que le contratan publicidad. Las tarifas de Twitter comienzan en 99 dólares mensuales, y permiten que los tuits tengan más visibilidad en países del primer mundo, y en usuarios que manejen o tengan como pasatiempos temas específicos.

También hemos visto que hay algunas empresas privadas que ofrecen sus servicios de "cibergestores", dando la posibilidad de verificar tu cuenta Twitter a través de "sus contactos" en las oficinas de la empresa, a cambio de una fuerte suma de dinero.

Conclusiones


Esperamos que estos hallazgos, consejos y el debate que pueda surgir al respecto, permitan evitar que nuevas cuentas Twitter sean cerradas, y que a las suspendidas se les quite la sanción.

En posteriores artículos podemos debatir también qué opciones tenemos más allá de Twitter. Muchos hablan de Mastodon. Otros de Telegram. ¿Son opciones?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1455 veces.



Luigino Bracci

Estrecho colaborador y antiguo miembro del equipo editor de Aporrea. Bracci es un celoso defensor del Software Libre y de la libertad de expresión.

 lbracci@gmail.com      @lubrio

Visite el perfil de Luigino Bracci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: