Maltín Polar y su publicidad de la Vinotinto en el Mundial 2022

Ya lo he manifestado anteriormente, la televisión es un medio de comunicación que ha servido como instrumento persuasivo para que sus usuarios de manera subconscientes compren un producto. De hecho, la han caracterizado como una de las herramientas con mayor potencia para alienar psicosocialmente a las personas. Ya que su fácil acceso a los hogares es evidente y tiene una poderosa capacidad de inducir al televidente o usuario como ya se dijo. Los gobiernos han sabido de ello y no es extraño que grandes líderes mundiales sean propietarios de algún medio de comunicación e incluso; en su defecto, pudiera tener entre sus cercanos colaboradores, familiares o amigos propietarios de estos. Es de vital importancia que el espectro radioeléctrico de cada nación debe estar regulado para evitar que ésta arma de destrucción psíquica no logre aniquilar las sociedades; mediantes sus constantes bombardeos elegante incrustados en las programaciones con códigos que trastornan el comportamiento del ser humano para que estos acepten conductas inadecuadas justificando las inmoralidades con conceptos insustanciales y simplistas.

Recientemente una parte de la población del planeta se paraliza 90 minutos para ver su equipo jugar en el Mundial Rusia 2018; un campeonato que despierta en cada país el deseo de participar y llegar ser el ganador y besar la gran Copa dorada del Mundial. A pesar de ver éste horizonte con algo sublime, detrás de toda ésta maniobra con cortina deportiva se esconden grandes negocios que sobrepasan en muchos de los casos hasta el presupuesto de una nación como Haití, Nigeria, Camerún o cualquier otro. Grandes corporación internacionales le sacan hasta la última gota del zumo a este juego aparentemente inofensivo. Cada jugador tiene una marca y obedece a ella porque son los hilos que mueven su plataforma y destino financiero; son una especie de robot cibernéticos reprogramados para ser explotados desde todos los sentidos; sin embargo, la vanidad, el ego, los elogios y el dinero le hace tener una vida relativamente ocupada y cómoda para aceptar y permitir su explotación como sujetos endiosados; es decir, las grandes empresas dirigen una décima de sus ganancias para domesticarlos y someterlos a una vida divinizada y a veces hasta indecorosa.

Maltín Polar, es un producto de bebida malteada que la produce Empresas Polar; un emporio comercial que viene ejerciendo actividades económicas desde muchos tiempo en Venezuela. Se le reconoce por su afán de promover el deporte, especialmente el béisbol y el futbol. Pero cómo no hacerlo si este negocio también es lucrativo para una empresa que tiene entre sus políticas acumular riqueza para sus propietarios. Lo demás, es puro altruismo de fachada. No podía apartarse ésta empresa en los momentos del Mundial para promover sus productos y seguir persuadiendo a los consumidores a consumir su bebida hecha con sabor vicioso pero muy dañino para la salud por sus componentes desnutricionales. Empresas Polar, nunca ha bajado la guardia en lo que se refiere a la inversión en la publicidad de sus productos de primera línea; millones de bolívares se financian a través de los medios de comunicación para verla todos los días por la televisión, radio, internet y medio impresos; un bombardeo constante que pareciera que fuese la única empresa en Venezuela.

Ahora bien, Empresas Polar, ha puesto en marcha una publicidad por los medios televisivos referente a un sentimiento que llevan los venezolano en querer ver el equipo la Vinotinto ir a un Mundial de Futbol por primera vez, con un tinte elegante de ataque contra la Revolución. Este emporio comercial no ha ocultado sus deseos desavenientes contra la Revolución Bolivariana en derrocarla; las diferencias políticas entre su CEO Principal Lorenzo Mendoza y el Gobierno venezolano han sido públicas y notorias, es por ello que, ésta publicidad que puso en marchan Empresas Polar viene cargada con una nueva agresión contra la Revolución Bolivariana. Una publicidad que coloca a varios grupos de personas medianamente felices por ver la Vinotinto llegar al Mundial 2022. Por lo generar las publicidades tienen mucha creatividad y colorido cuando se trata de llamar la atención a algo que exteriorice bienestar y felicidad, pero ésta publicidad puede verse algo gris, triste y desolada. Si se observa cualquier otra publicidad en referencia del Mundial, se notará alegría, colorido, algarabía, motivación y ambientados de manera placentera, pero ésta se observa como si estuviéramos en un país caotizado, indigente, destecnologizado, apesadumbrado y nostálgico; como si Venezuela en el 2022 será así. Pareciera que Empresas Polar, busca matar dos pájaros de un solo tiro; promover su bebida y enviar el mensaje a la población que Venezuela de seguir con la Revolución se verá como una nación abatida como si fuera un país destruido.

Ésta publicidad presentada mayormente en el canal Venevisión, muestra a su vez un hombre que se viste en un hogar que pareciera traído de la máquina del tiempo representado los años 20, como si no tuviera tecnología y debió adquirir un radio arcaico para escuchar el Mundial. También muestra un grupo de niños jugando futbol con una arquería primitiva y malograda con un balón que ya no aguanta de tantas patadas recibida; ambientalizada en un escenario exterior mostrando unas paredes con colores e imágenes alusivas a las revoluciones socialistas. A su vez, se observa un hombre y una niña viendo el juego medianamente felices; es curioso que sus productores prefirieron colocar dos personajes con poca felicidad que un grupo familiar disfrutando del partido de futbol, quizás extrañado más a alguien que se encuentra fuera del país que viendo la Vinotinto en un Mundial. Y por si fuera poco, se observa un grupo de personas medianamente disfrutando en un comedor mientras comen una precaria comida.

La Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos tiene como objeto fundamental establecer la difusión y recepción de mensajes, la responsabilidad social de los prestadores de los servicios de radio y televisión, proveedores de medios electrónicos, los anunciantes, los productores y productoras nacionales independientes y los usuarios y usuarias, para fomentar el equilibrio democrático y la Paz; pero aquí observamos claramente una apología delictiva y abierta contra el sistema democrático de una República sofocando las bases de la democracia tratando de configurarla hacia una sub realidad impuesta por la mediática internacional haciendo ver a Venezuela como un estado fallido sin hilo constitucional.

Ésta publicidad caracterizada con mensajes antijurídicos promoviendo delitos para desestabilizar la economía y crear desasosiego en la población arrebatándole la esperanza al pueblo, busca nuevamente derrocar la Revolución, ahora con mensaje publicitarios detrás de algún producto psicosocialmente impuesto. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) a través del Directorio de Responsabilidad Social, no deben permitir tales propagaciones de publicidad delictiva y promovedoras de desestabilización a la democracia, debido a que este tipo de mensaje contribuye a desesperanzar la sociedad en un momento que ha venido siendo víctima de ataque con un bloqueo financiero internacional; puesto que se intenta hacer ver a Venezuela, un país en el 2022 como una nación decadente, insolvente y destruida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1832 veces.



Carlos Gutiérrez


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Gutiérrez

Carlos Gutiérrez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a265604.htmlCd0NV CAC = Y co = US