La prostiprensa en su labor

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

Los medios de prensa occidentales cuentan solo con dos herramientas. Una de ellas es la indignante mentira. Esta herramienta, usada de manera excesiva, ya no da resultados, excepto entre los norteamericanos cretinos.

La milimétrica precisión de los misiles crucero rusos y sus ataques aéreos tienen al Pentágono temblando de pies a cabeza. Pero, según la prostiprensa occidental, los misiles rusos cayeron desde el cielo sobre Irán y nunca alcanzaron los blancos del ISIS (sigla en inglés) Estado Islámico de Irak y Siria.

De acuerdo con informes de la prostiprensa, los ataques aéreos rusos solo han matado civiles y destruido un hospital. La prostiprensa solo se engaña a sí misma y a norteamericanos cretinos.

La otra herramienta empleada por la prostiprensa es discutir un problema al margen de toda referencia en cuanto a sus causas. El día de ayer escuché una larga discusión en NPR, órgano propagandístico de propiedad corporativa e israelí, acerca del problema de los emigrantes en Europa. Tal como lo oye, emigrantes, no refugiados.

Estos emigrantes surgieron de la nada. Decidieron buscar un mejor estilo de vida en Europa, donde el capitalismo, que brinda puestos de trabajo, libertad, democracia y derechos a las mujeres, garantiza una vida plena. Solo Occidente brinda una vida plena, por el simple hecho que no se bombardea a si mismo.

Las hordas que arrasan Europa repentinamente decidieron ir hacia allá. Esto no tiene nada que ver con los catorce (14) años de destrucción de siete (7) países habilitada por los mismos cretinos europeos, quienes brindaron la cobertura para estos crímenes de guerra, con apodos tales como la "coalición de los que están dispuestos", la "operación OTAN", "por la libertad y la democracia".

A través de la prostiprensa occidental uno jamás se enteraría de los millones de personas que se desplazan hacia Europa huyendo de las bombas norteamericanas y europeas que de manera indiscriminada masacran y desalojan a millones de habitantes musulmanes.

Ni siquiera los pequeños remanentes de revistas conservadoras, aquellas que los neonazis no han logrado controlar o exterminar, se arman del coraje para vincular a los refugiados con la política norteamericana en el Medio Oriente.

Por ejemplo, Srdja Trifkovic escribiendo en Chronicles del mes de octubre, Revista de la Cultura Norteamericana, describe a los refugiados como "la tercera invasión musulmana de Europa". Para Trifkovic los refugiados son los invasores que provocarán el colapso de lo que queda de la Civilización Occidental y Cristiana.

Trifkovic jamás menciona que los europeos se echaron encima a millones de refugiados musulmanes debido a sus corruptos jefes políticos que son vasallos bien pagados por Washington que posibilitaron las guerras de Washington por la hegemonía que desplazó a millones de musulmanes. Para Trifkovic y cada uno de los conservadores, solo los musulmanes pueden actuar mal. Tal como lo entiende Trifkovic, el mal que comete Occidente es no defenderse contra los musulmanes.

Trifkovic piensa que Europa pronto vivirá bajo la ley Sharia. Se pregunta si Estados Unidos "tendrá los recursos como para portar la antorcha".

La mayoría de los norteamericanos vive en un mundo de fantasía creado por la propaganda. Están totalmente desconectados de la realidad. Tengo ante mis ojos un periódico de Georgia del Norte fechado este mes que informa que "se celebró una Misa Memorial por el Día de la Patria en el Cuartel General de los Bomberos del Condado de Dawson el día 11 de Septiembre, para recordar los ataques que estremecieron a Estados Unidos hace catorce años." Varias autoridades locales instaron a los asistentes a recordar a "todos aquellos que murieron no solo ese día, sino desde el día en que se inició la lucha para mantener al país libre."

Las autoridades no mencionaron cómo el asesinato y el desplazamiento de millones de musulmanes en siete países nos mantiene libres. No cabe duda que esto jamás se les ha ocurrido. Estados Unidos está acostumbrado a la repetición de memoria de lugares comunes.

Los presidentes de Rusia y China observan asombrados la inmoral estupidez que se ha convertido en la definición característica de Estados Unidos. En algún momento, rusos y chinos se darán cuenta que a pesar de lo pacientes que ellos sean, Occidente está perdido y no puede ser redimido.

Cuando Occidente colapse bajo el peso de su propio mal, la paz habrá regresado al mundo.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1429 veces.



Paul Craig Roberts


Visite el perfil de Paul Craig Roberts para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: