Comuniquemos

Cada vez que hay un encuentro de las masas revolucionarias surge la idea, como necesidad, que hay que fortalecer el aparato comunicacional. Esto sucedió por última vez en el primer taller para el diseño del Sistema de Formación Socialista del Partido Socialista Unido de Venezuela y también se expuso como una decisión de la primera fase del tercer congreso del PSUV, días antes. Esto se daba en cada mesa de trabajo de ambos encuentros y finalmente, como consenso involuntario, fue uno de los temas que fueron aprobados atender por unanimidad, tanto que el mismo presidente Nicolás Maduro decidió crear la vicepresidencia de Agitación, Propaganda y Comunicación, en cara de Ernesto Villegas.

Son todos estos indicios recientes de la profunda relevancia de avanzar en lo comunicacional en estos tiempos de Revolución, pero no es una resolución nueva, el Libro Rojo ordena al partido por mandato del Comandante Chávez convertirse en un gran aparato de propaganda, y el mismo líder histórico llamaba permanentemente durante todo su mandato atender de forma más efectiva el tema comunicacional del proceso revolucionario, y para ello creó el Ministerio de Comunicación e Información, luego Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información. Quiere decir esto que lo que tanto el partido como el gobierno deben por fin cumplir es con el mandato y acoplarse a las mejores formas de comunicar y ser la opción hegemónica en la materia; y si hoy, después de 15 años se sigue viendo en la misma medida la misma necesidad, entonces no han sido del todo efectivas las políticas en comunicación y propaganda de la Revolución Bolivariana.

El aparato mediático de la derecha durante muchos años nos obligó a dirigir nuestra fuerza mediática a la creación de muchos medios que informaran y que acompañáramos el auge irrefrenable de los medios alternativos y comunitarios, seguíamos la agenda de los primeros. Hubo un golpe propiciado por los medios de difusión tradicionales y surgieron entonces alternativas nuestras que dieran freno a tal arremetida y, aunque ha funcionado, no nos ha colocado a la vanguardia plena, porque a diferencia de otros países donde nunca ocurre casi nada y las noticias son las de un perro muerto en una avenida, en el nuestro ocurren cosas a cada instante que son producto de las múltiples, diversas y constantes transformaciones de la realidad nacional, pero si no salen en forma de noticia por la pantalla de Venezolana de Televisión no existen o no ocurren. He allí una debilidad que pareciera resolverse con la configuración de otros canales de televisión a ser informativos y no la de dotar al pueblo de herramientas para una difusión masiva de lo que les sucede alrededor, de una manera verdaderamente efectiva que llegue a otras personas, que logre tratarse como temas interés público.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1073 veces.



Jhonathan Sánchez


Visite el perfil de Jhonathan Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonathan Sánchez

Jhonathan Sánchez

Más artículos de este autor