¿"El cambio" hacia el futuro está jubilado?

La derecha llega al parlamento venezolano en mayoría. Esto es una frase resumen de lo concreto, de lo debería a secas ser un nuevo comienzo (para ellos) de andar de una vez por todas por la fila democrática y aprovechar la victoria obtuvieron administrándola en beneficio de los que en ellos creyeron -aunque su oferta haya sido engañosa y esté demostrada la compra de votos- para así demostrar que no vienen contra el pueblo chavista o inventarse una excusa sobre que les hackearon sus cuentas del Twitter o que la arrechera que nos tienen será transformada en amor y se arrepienten por todo lo dicho desde el 6D hasta ahora y así marchará todo en paz dejando gobernar a Maduro, a los alcaldes, gobernadores, que respetarán a todos los demás poderes y que su camino no es la desestabilización del país y que finalmente aparecerán los productos y desaparecerán las colas tal como lo ofrecieron.

La verdad es mucho más amplia que la frase inicial que refleja sólo una parte de la realidad, expresa una realidad y no las realidades que en su conjunto conforman la triste verdad de lo que comienza a vivirse a partir de ambiciosa victoria de la derecha en el parlamento. Como ya lo dije en artículo anterior, no podemos perder de vista que ganaron sólo en uno de los poderes del Estado… aun así el jefe de ese Estado es nuestro, es chavista, por fortuna de ellos –incluso-, sin embargo desde el mismo 6D se desató la vorágine petición de que se abandone esa jefatura, tratando de hacer entender por el pueblo que la derecha ganó todo en el país, que son el poder político hegemónico nacional y no hay nada más lejos de la realidad que dicha presunción, nada inocente, nada. Piden descarnadamente la cabeza del Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, comienza su oferta de "cambio" presidido por un diputado jubilado –junto con su partido Acción Democrática- y casi perpetuo que viene desde el extinto congreso y que se ha paseado por la Asamblea Nacional, el ParLatino y ahora representa la materialización de algo nuevo, de futuro. Éste y sus secuaces compañeros han desatado su furia contra el pueblo (debo insistir: incluso en los que por ellos votaron el 6D) con mensajes de odios, polarizadores, poco responsables al irrespetar y desconocer a otros poderes públicos, incitando a que salgan masas enardecidas (como ya lo hemos visto) a exigir la renuncia de todo lo que huela a Chávez y de todo lo que se haya hecho en estos años de revolución. Amenazas múltiples sobre acciones que no sólo tomarán desde la asamblea sino desde la calle. En esto hay que detenerse y ver cómo se va configurando un espacio de poder para el llamado permanente a la desestabilización, debemos observar cómo ha ido radicalizándose el discurso de obtener mayoría en la asamblea para que hubiese cambio a que el cambio no se da desde la asamblea sino que desde allí se llama a cambiar al Presidente de la República y demás poderes; entonces no era la cola lo que cambiaría, no, es que necesitaban tener un número de votantes arrechos para canalizar dicho sentimiento en acciones violentas de calle cuando ganasen la asamblea. Está clarito, sólo que eso no fue lo que ofrecieron a sus electores.

Unas vez más engañados, sus electores, serán convocados como carnes de cañón para propiciar otro 11 de abril y allí también deben tener los que dirigen la Mesa de la Unidad otra carta oculta. Por lo que me atrevo responsablemente a asumir y transmitirles que es muy seguro que ellos tengan preparados asesinatos con francotiradores en algunas movilizaciones de calle, cual receta del 2002, es probable que tengan una lista de nombres para asesinatos selectivos, que tengan preparado junto a Fedecamaras un posible paro empresarial a gran escala como excusa por no poder cumplir con lo ofrecido en su campaña sobre el abastecimiento de productos y las colas y así pues culpar al gobierno –ejerciendo su doble moral- de lo que hasta a ellos se les fue de la mano y que pretenden resolverlo es a través del chantaje sobre la derogación de unas leyes, instituciones y medidas de gobierno que les son ruidosas a los más incautos y que les son piedra de tranca a los jefes mayores imperiales para que se aplique la receta del Fondo Monetario Internacional y se desate e instaure un sistema político neoliberal y así: sálvese quien pueda!.

He aquí "El Cambio", ya comenzó. Por parte de ellos desde uno de los espacios de poder nacional más importante donde se institucionaliza la desestabilización y por parte nuestra en la contraofensiva desde el mismo espacio con nuestros diputados y nuestras diputadas, desde el Gobierno, desde nuestros gobiernos regionales, locales y comunales y desde la conciencia colectiva de un pueblo chavista que es irreductible, sin contar desde ya con aquellos que hoy se sienten engañados y no se prestarán para otra artimaña de la derecha y con los poderes autónomos del Estado que hoy como nunca defienden la constitución y la democracia.

La verdad nos toca a nosotros, es nuestra verdad, compuesta por realidades amargas y dulces pero es la verdad. Como diría nuestro cantor Alí Primera: el pueblo es sabio paciente… y como muchas veces lo dijo el comandante Chávez: en el pueblo tengo mi suerte echada; podemos decir entonces quienes no desmayaremos en los días que están por venir que nuestra lucha es tu lucha y no dejaremos que nos arrebaten lo que con sudor, lágrimas y amor hemos construido en beneficio de los más desposeídos pero que también ha ido acompañado de una ardua labor por la protección de los que viven en edificios–algunos los consideran una clase social media – (cosa que considero un error dialéctico pero es razón de otro texto), de los que hoy poseen bienes gracias a que la revolución llegó en manos de Chávez, de esos que pueden estar confundidos o molestos pero que hoy existen y tienen gracias a él.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1295 veces.



Jhonathan Sánchez


Visite el perfil de Jhonathan Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonathan Sánchez

Jhonathan Sánchez

Más artículos de este autor