¡Alberto Nolia, también tú, ah carajo!

Así, así es que se gobierna con mano dura contra aquellos y aquellas
que se pasen de la raya amarilla de la convivencia y que ose criticar
o desprestigiar cualquier medida o ley pensada y aprobada por los
burócratas que defienden nuestra revolución a capa y espada desde el
torbellino de sus inquietudes que hacen posible que cada día vivamos
mejor y desarmados de disparates que no van con nuestro “régimen” como
dice la oposición cuando nos quiere encajonar.

El primero que cayó como si un rayo misterioso se lo hubiera tragado
fue el comunicador que Ismael García, apodó como “el señor de la
noche” y, además, envalentonado después, presentó el audio de la
estocada certera (¡cuánto amor de Ismael a Mario!) a La Hojilla como
el programa más visto, más odiado, pero de por sí el más querido que
trasnochaba a opositores como a chavistas y quizás a ni-ni insomnes,
fue sacado en el momento menos oportuno de nuestra revolución del aire
sin temblor de tristeza ni de lealtad de ninguna clase por los
oportunistas del momento envueltos de poder, del poder que mal pone y
que a veces embrutece y, aísla por quienes lo gozan, viven y han
vivido a costa de nuestros votos y, así se deshicieron de Mario Silva
en VTV que, por cierto, será que Mario se montó en una nube de cartón
a perseguir sombras o se la pasa bebiendo guarapo de papelón con limón
que suelden las campanadas de un ayer que pasaron de largo detrás de
la procesión que siguen tras del muerto que tiene muchos dolientes.

Y, ahora rodó por tropiezos de la vida el “ponzoñoso” como astuto
Alberto Nolia que como dicen por estos estratos provinciales, no tiene
pelos en la lengua ni rabo e paja, que con una horita de escape
nocturno de once a doce de la noche de lunes a viernes; distraía a un
gran público de ese momento escarbando los intestinos tormentosos que
irrigan las peripecias de una oposición que no da para más, envueltos
en complicidades de corruptelas al por mayor en PJ como nido de
apátridas y bandidos en que todos son Mardos tracaleros que hacen vida
en la MUD con un enjambre de perversos y mal vivientes de todas las
épocas en que Henrique Capriles les infla la dignidad que les consume
el ocaso de sus oquedades con la moral y las luces de sus vicios que
ofenden y maltratan a los venezolanos de buena fe que se han dejado
engañar por ese cretino injurioso que todavía anda suelto con los
ganchos de la justicia detrás de él.

Volvamos a Alberto Nolia que se atravesó una turba de malandrines y
fariseos envueltos de furia que a veces nos sacan del buen camino,
pero lo cierto es que, tenemos un desempleado más que debería formar
un dúo con Mario Silva en que aquél va ahora por un programa Cianuro y
el otro vive en el Cuco, y por qué no mejor, Cianuro en Cuco y, nos
lo dan a toda hora o, quizás Cuco de Cianuro sin decir pío que en VTV
que también se fue Cayendo y Corriendo, pero antes corrieron dos y
eso, le pasa a Alberto Nolia por meterse con ráfagas precisas
criticonas sobre una ley que desarma a los pendejos, pero no a los
desalmados de odio y venganza y que luchan por engavetar la
responsabilidad ciudadana del que no la hace no la teme y, entonces
tiene que salir un encopetado o una encopetada, ya que Nolia no lo ha
registrado bien a ver el sexo, pero eso no es lo importante, sino que
se llevó de por medio, Los papeles de Mandinga, que ahora se llamarán
Los Papeles Olvidados hasta nuevo aviso.

Posiblemente, habrá que imaginar que no ha pasado nada como pasó con
La Hojilla, Y Nolia que no es un filibustero y se conoce al país más
que Capriles, a lo mejor se va a Ciudad Bolívar a ver si pesca una
“soapara” que lo haga feliz fuera del agua y con ello se olvide que
más vale un tropezón que una caída y, mientras, le tiramos unas
ráfagas no de ametralladoras, pero sí ráfagas de comprensión que a los
que estamos bien lejos del poder no tenemos malos sentimientos ni
compromisos duales con nadie y, como dice, Nicolás, caiga quien caiga
bien caído está, pero, la revolución continúa y la Patria también.

Y ahora vendrán, los incautos solapados a hacer más leña del árbol
caído y a buscar prebendas rabiosas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6976 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a171482.htmlCd0NV CAC = Y co = US