Comunicación y entretenimiento

Los medios de comunicación y entretenimiento se vuelven armas cuando el capitalismo chupa su sangre. Entonces, ya no son tan inocentes las novelas, las comiquitas (dibujos animados), las series que ven nuestros adolescentes, las noticias que consumen adultos y todos. Ya no es lo mismo el entretenimiento porque no es divertido para ningún ser humano ver cómo el sistema (capitalista) va educándonos desde que venimos al mundo para ser sus esclavos, su carne de cañón en las permanentes guerras que permiten sobrevivir al mismo (sistema capitalista), para ser sus estadísticas cuando en sus redes de agencias privadas de noticias vemos que somos nosotros los que morimos no ellos. Los medios de comunicación y entretenimiento ya no comunican nada ni entretienen tampoco, lo hemos dicho son armas, y no están precisamente apuntando a los amos del valle, sino al pueblo. Arma silenciosa que tergiversa y miente, que altera y adultera los hechos, la historia, y cuando vienes a ver piensas, sientes y actúas como ellos lo mandan.

No es divertido trabajar todos los días de tu vida sabiendo que lo que ganas para tus hijos serán en verdad ofrendas al sistema que sigue educando nuestras familias para pensar-sentir-actuar de tal manera que sirva al sistema, cuando empiezas a entender al sistema, ya no le sirves.

Ojalá nos comunicáramos más con todo ese universo tecnológico convertido en supermercado de las comunicaciones, hay de todo, para todos los gustos, pero nadie se comunica más. Todos estamos informados, uniformados tal vez, pero informados siempre y cada vez mas y mas rápidamente. La tranquila desesperación de mantenerte con las noticias frescas. Linealmente codificados hacia los intereses del sistema, cuando podemos comprender su naturaleza, le somos peligrosos. Saber que existe sólo para destruirnos como especie está prohibido decirlo, pensarlo, sentirlo y menos actuarlo. Cuando actúas te conviertes en un terrorista, subversivo, extremista, alguien sumamente danger. Te aíslan para que no contagies a nadie con tu virus. Y si por algún motivo sigues actuando, te aplastan como a una chiripa. Otra historia seria si las chiripas se juntaran!

Llegará el día, lo vemos venir, en que ningún programa de televisión (radio, prensa, cine, internet) será nocivo para la salud mental de un pueblo, de un colectivo o de una familia en el mundo, eso lo sabemos, porque estamos luchando por ello. Muchos ni siquiera se han dado cuenta aún. Millones morirán sin saber nada. Sin embargo seguimos luchando, y venimos en cadena con millones de almas acompañándonos siempre, son nuestros antepasados que año tras año, siglo tras siglo, milenio tras milenio, vienen luchando por la libertad y por la Tierra. Todos juntos, cada uno en su trinchera, nos encadenamos contra el sistema y construimos uno que no destruya la humanidad, al planeta, y a todo lo que vive en el. Por eso verás mucha gente en las calles, pareciera que no hay comunicación entre ellos porque es una masa incontable de almas marchando contra el sistema en todas partes del planeta. Y a pesar del “entretenimiento colectivo” y de la “comunicación sumisa” al sistema, verás nacer otro que es más humano.

Nuestra risa y humor provienen de la esperanza certera de que estamos destruyendo un sistema dentro de nosotros mismos capaz de ser el enemigo más poderoso que tengamos en esta vida. No nos entretiene ese humor servil que se comunica entre risa de cadáveres. Nuestra alegría es saber que luchamos contra el enemigo más grande que la Tierra tiene en estos momentos. Nuestra misión es destruirlo donde quiera que se encuentre empezando por nosotros mismos. Sólo así podremos mirar la luna y sentirnos sus hermanos del alma. De ningún otro modo sentiremos orgullo al mojar nuestros pies en las verdes azuladas aguas del mar y sus espumas. No deberíamos tener derecho a respirar sin antes haber destruido en nosotros mismos el sistema que hace posible contaminar el aire y convertirlo en arma letal. ¿Cómo mirar al sol y acostarnos a dormir sabiendo que si no actuamos lo estamos matando? ¿Cabría alguna semilla nuestra en el seno de la Pacha Mama sabiendo que la envenenamos? ¿Cómo dormir sabiendo que matamos a nuestra propia madre?

No nos comunicamos y no estamos entretenidos. Lo cual es ya bastante peligroso para el sistema, de manera que quitarle la ropa y verlo desnudo hará que lo quitemos del medio. Al notar su anatomía, sabremos que o es el o somos nosotros. Nosotros sabemos que somos nosotros, por eso luchamos, todos juntos, contra el, donde quiera que se encuentre. Allí iremos a enfrentarlo y destruirlo, pero mucho antes lo habremos hecho en nosotros mismos, en nuestras familias, en nuestras naciones. Y volveremos a comunicarnos entre nosotros mismos cuando lo hayamos destruido completamente. Ya no existirá esta locura tecnológica para hablar entre nosotros, ella nos servirá a nosotros y no nosotros a ella. La naturaleza volverá a su cauce, los ríos serán desinfectados, y el mar y los océanos. Las montañas volverán a ser vitales y no simplemente formas para fotografiar nuestros egos. El bosque recuperará su poder eterno. Los cielos ya no tendrán estelas químicas. Y las vacunas no serán veneno.

Sólo entonces será entretenido comunicarnos, cuando dejemos a la humanidad que viene un planeta vivo y una especie orgullosa de haberlo salvado, o mejor dicho, de haber cumplido su misión divina. Que nadie te entretenga, el capitalismo es nuestro principal enemigo.



Mforti9@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2845 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a169051.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO