A Maryclen Stelling?: ¿es crítico hablar de medios de comunicación hoy?

El más reciente artículo de la gran analista del entorno mediático en Venezuela Maryclen Stelling, por quien profeso un gran respeto, me parece infortunado espistemológica y etimológicamente hablando, así como me remite a la mesa sobre la relación Medios de Comunicación y Libertad de expresión, desarrollada en el Encuentro de Escritores - XXVI Festival del Burro en San Antero (Córdoba en Colombia)- que este año tuvo como expositores a los escritores Pepe Zuleta, Juan Cárlos Céspedes y Manuel Manrique, quien puso a Yoany Sánchez como ejemplo de cómo un bloguero independiente ponía en evidencia al régimen Cubano. Para desarrollar esta crítica a la crítica, primero citaré algunas de las posiciones de Maryclen:

"El discurso político debe cumplir la doble función de portador de ideas y de mediación entre los dirigentes y receptores. Todo discurso es parte de un proceso de poder y, a su vez, es política toda acción que implique poder, contrapoder y resistencia […] Incuestionable el papel político que juegan hoy día los medios de comunicación social y más aún la suerte de contubernio perverso entre lo político y lo mediático. En teoría el papel de los medios debe ser imparcial y equilibrado y, sin embargo, la mirada de los medios es profundamente política. La política al dar a través de los medios la visión de lo público, peligrosamente hace concesiones y se pliega al enfoque y la lógica mediática”.

Pienso que tanto Maryclen como los escritores mencionados arriba, parten de un error surgido de la tesis de MacLuhan, en cuanto a que, “el medio es el mensaje” y por eso, no realizan la diferencia teórica por cierto, que existe entre conceptos como información, comunicación, medio de comunicación y medio de propaganda, lo cual es más cercano al marketing político y a las diversas operaciones de guerra psicológica que se vienen dando con diferentes recursos, desde que se logran articular las ciudades estado, en las cuales los sacerdotes y el clero como institución ejercieron el papel que hoy verbigracia ejecuta Globovisíon o CNN. Estas precisiones etimológicas por ejemplo, ya han sido abordadas por diversos autores como Miguel de Moragas, Jurgen Habermass o Jesús Martín-Barbero, quienes nos demuestran con muchos ejemplos concretos, que ni son lo mismo, ni son iguales.

No tiene en cuenta Maryclen, la realidad del informe MacBride que alertaba desde los años 80, como las grandes corporaciones mediáticas ligadas a grandes multinacionales, comenzaban a concentrarse en pocas manos, socias de personas o familias con miembros en la presidencia – como la familia Santos en Colombia o los Piñera en Chile- quienes venían adquiriendo medios impresos, audiovisuales y sonoros, demarcando una constante de nombres propietarios o copropietarios como Tim Turner (CNN, TNT o NY Times, entre muchas), Rupert Murdoch (Cadena Fox y socio del grupo Clarín y de RCN/ Caracol en Colombia, en llave de propiedad con el banquero Sarmiento Angulo), grupo Prisa y Planeta (dueños del mundo editorial) y Carlos Slim (dueños de Cableras y otros emporios donde es accionista como Televisa).

Comunicación viene del latín comunis y significa poner en común, es decir, lo que es de todos, algo que desde los años 90 en los regímenes occidentales desapareció por completo, cuando el estado comienza a convertirse en una estructura privada y privatizada, donde las corporaciones ponen presidentes: ¿Podría el señor Sarmiento Ángulo banquero permitir una agenda mediática que denuncie el robo legalizado de los bancos contra los usuarios en Caracol? Rupert Murdoch por ejemplo, odió con toda su alma a Hugo Chávez y apoyó la guerra de invasión y saqueo en Irak y Afganistán o Libia, porque sus empresas tienen intereses y dominio en los “contratistas” o mercenarios de la (in) “seguridad”, así como en las grandes empresas petroleras, que no sólo pautan, si no que reditúan a su favor, como las empresas de armamentos en las cuales tiene acciones.

Informar viene del latín informatio, nada más y nada menos que “dar forma”, lo cual implica de sí, tener un punto de referencia, un punto de vista, para enfocar lo que se ofrece al público como mensaje, algo que nos lo recalca Martín- Barbero en varios de sus artículos, cuando diferencia la comunicación, ese poner en común de intereses – más posible a nivel de radio comunitaria- de la información, ese proceso en el cual se basa la agenda mediática y el tratamiento de la información. En el video “La Revolución no será Transmitida”, Andrés Izarra cuenta como en RCTV y el resto del entorno mediático, que jamás han abandonado el golpe de estado como combinación fascista de todas las formas de lucha , la consigna era para abril del 2002, “no queremos en nuestras pantallas a dirigentes del chavismo para favorecer la transición a la democracia”.

Lo otro que olvida la venerable Maryclen, es el contexto en que escribe su crítica, que se ubica mucho más allá de ser un proceso electoral entre panas que comparten el mismo concepto democrático made in USA, donde “se rotan partidos y proyectos políticos” que en teoría son diferentes, pero en la práctica privatizan con el mismo patrón y los mismos socios internacionales: en Venezuela como lo afirmara el escritor colombiano William Ospina, se pretende llevar a cabo una revolución sin disparar un solo tiro – también en teoría por ahora- sí la oposición lo permite y quienes la maneja y financian desde Washington o Bruselas, también dejan…

Y una revolución implica tarde que temprano asumir cambios radicales, que hasta ahora han corrido por cuenta de saldar una deuda con los sectores populares que ni siquiera existían para el estado como actores válidos más allá de la formalidad…Le corresponde a Maduro, tomar el morral y llevar los cambios a un nivel evolutivo de revolución madura, valga el juego de palabras. Borudieu en el Psicoanálisis Social y otros escritos, alertaba como en el terreno de los símbolos también se realizarían unos combates feroces, tal vez no tan salpicados de sangre y muertos, pero no menos encarnizados y agresivos, que es lo que pasa actualmente y pasó desde que Hugo Chávez tomó la presidencia y el racismo se descaró y se volvió norma común y hasta “buena” sí era para desacreditar al “zambo de Barinas” o “gorila mico-mandante”.

En ese contexto estamos y esa neutralidad que usted espera mi respetada Maryclen, me temo que así como no existió, no volverá ni como ilusión. Ahora los medios privados en Venezuela, Colombia y todo el mundo, gracias a la coincidencia de sus cuatro multimillonarios dueños, cada día se convierten en un partido político permanente, haciendo propaganda para controlar mediante el terror psicológico a quienes se alejan milímetros de sus intereses: es lo que pasa con Gustavo Petro en Colombia, por haber desprivatizado la recolección de basura y decretar el mínimo vital de líquido para los usuarios del acueducto, algo en poder de amigos íntimos de Uribe y de sus hijos.

En Bolivia narra Oliver Stone en Al Sur de la Frontera, que las compañías que tenían privatizada hasta el agua, prohibieron hasta recolectar el agua lluvia de los tejados. Sí, aunque parezca surrealista, así fue y gracias a ello el pueblo despertó, y eligió a Evo Morales…Es por la plata mi querida Maryclen, como exclamara un día Bill Clinton ante un tema similar. Mientras haya plata y emociones, jamás esa neutralidad valorativa existirá…

Ni siquiera como dice Miguel Pérez Pirela, porque hasta en el enfoque de una cámara para capturar una imagen hay ya “un punto de vista”. Incluso si programáramos robots para hacer el trabajo, también serían programados con un punto de vista y va a ser del dueño de los robots, no el de la comunidad. Luego entonces: ¿Es crítico hablar de comunicación en un entorno mediático concentrado en unas pocas manos que adversan a Maduro? ¿Es crítico hablar de medios de comunicación en medio de una guerra psicológica de propaganda sucia, donde los medios ya se felicitaron con nombre propio por el éxito del golpe de estado del año 2002?

makromokamboniko@gmail.com

CC.92.226.628 de Tolú- Sucre. Ciudadano Afroabiayalense de la Región Caribe en la República de Colombia. RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE. Observatorio de Medios desde perspectiva de género y etnia.

La nota de Maryclen Stelling aparece en la dirección: http://www.aporrea.org/actualidad/a162848.html

Se pueden consultar los textos: Teorías de la Comunicación de Miguel de Moragas Spá. De los Medios a las Medicaciones de Jesús Martín- Barbero. Heredando el Futuro, publicado en Revista Nomadas, artículo del mimmo autor, así como Cuadernos de Nación. En Wikipedia, aparece también parte del informe MacBride. Para profundizar en él sugiero la obra de Anibal Ford de Argentina, que le dedicó tres textos a desmenuzar el tema con estadísticas por país y regiones del mundo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1408 veces.



Nicolás Ramón Contreras

Ciudadano Afrodescendiente Independentista de la Región Caribe en la República de Colombia. RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE. Observatorio Independiente de Medios y estudios académicos desde perspectiva de género y etnia.

 makromokamboniko@gmail.com

Visite el perfil de Nicolás Ramón Contreras H para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a162944.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO