¡Buenas mierdas!

Cualquiera pudiera pensar que el camarada Rodrigo Cabezas se adentró en arenas movedizas por los lados de La Florida, pero si se hiciera una encuesta relámpago sobre qué tipo de pantano le esperaba en el set de ese bodrio periodístico mal llamado “Buenas Noches”, seguro que 100% dicen que de “eso” mismo. Recuerdo el cuento aquel de un tipo que batía un barril de excrementos y un curioso inquiría: ¿Qué estás haciendo? Un adeco, respondía el primero. La respuesta: Falta materia prima. La referencia en cualquier caso y para no herir susceptibilidades, está enfocada hacia esa dirigencia retrógrada y genocida que hundió la república. CAPítulo cerrado.

 

Ni siquiera vale la pena entrar en consideraciones sobre la verborragia fecal que con poco disimulo y menos ética periodística soltaron a diestra, siempre a la diestra, estos portentosos ejemplares coprófagos. El camarada Rodrigo actuó con una dignidad inmaculada al no caer en las viles tretas de este tétrico trío. Resultó, eso si hay que decirlo, proverbial verlos iracundos argumentando de la manera más ridícula que eso era un “hecho noticioso”. Kiko, Carla, Roland, lo que ustedes siempre hacen son “hechos calumniosos” y como el cuento de marras, cuando no los confeccionan, ayudan. Y claro, nunca se quedan cortos con los ingredientes.

La verdad saldrá  a flote pero eso a ustedes los tiene sin cuidado; pronto zumbarán con fruición sobre boñiga fresca en otro estercolero. Cloacavisión – quiero confesarles que alguna vez tuve dudas de tildar así a ese canal en mis escritos, pero los hechos han demostrado que eso ya es una acepción común – tiene por costumbre, erigirse en tribunal mediático como en los casos de Puente Llaguno y de Danilo, tergiversando los verdaderos hechos, ocultando evidencias audiovisuales y le tienen sin cuidado honores, penas o  respetos ajenos.

Argumentaron como pueriles acusetas que La Hojilla hacía lo mismo. Falso, Mario Silva simplemente devela la pudrición moral que los caracteriza y tiene que destapar sus albañales a diario a pesar del hedor que despiden. Y lo hace hasta con humor, lo cual agradecemos. Creo en ese programa porque ha demostrado consistentemente que le asiste la razón y también creo que ustedes sabían que esa foto infame es un fotomontaje. No hay seda que los ilustre ni afeite que les adecente.

Y por favor, dejen de llamar periodismo a sus deposiciones ¡Fo, carajo!

coolthin@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2815 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor