¡Ojo! Que lo de Honduras es un ensayo

Con un libreto tan parecido, sería de ingenuos descartar la posibilidad
de que el autor intelectual no sea el mismo de siempre.
Generaron una situación de tensión y desestabilización política por una
decisión del Presidente, lo acusaron de un delito, se complotaron las
fuerzas armadas, presentaron una renuncia chimba, cerraron el canal del
Estado, pasaron comiquitas por las televisoras golpistas. Sólo falto la
autojuramentación del dictadorzuelo y un imbécil periodista que dijese:
“Buenos días, tenemos nuevo Presidente”

¿Serán tan estúpidos cómo para soñar que daban un golpe y ya? ¿No
evaluaron cuál podría ser la reacción de la comunidad internacional?
¿Serán tan torpes los responsables de todos los golpes de estado que se
han dado en América?
Estúpidos y torpes seríamos nosotros si damos respuesta afirmativa a las
interrogantes anteriores.
Lo ocurrido en Honduras, no es un hecho aislado; es un ensayo de las
grandes oligarquías latinoamericanas, de poderosas transnacionales y del
imperio norteamericano.

Seleccionaron el gobierno más débil entre los gobiernos progresistas para
montar su experimento. Si tienen éxito y logran consolidar el gobierno de
facto, irán por más. Irán a recuperar el terreno perdido en el avance de
los pueblos. Irán por Bolivia, por Ecuador, por Argentina y por
Venezuela.

Los gringos no están y nunca estarán dispuestos a renunciar al control
que por más de un siglo tuvieron sobre este continente; las
transnacionales financiarán cualquier aventura que les permita seguir
expoliando nuestros pueblos y las oligarquías no se resignan a ser
invitados de piedras en el diseño de las políticas nacionales.
Esa realidad y no el que el presidente hondureño quisiera realizar una
encuesta, es lo que explica la situación que se vive en el hermano país
centroamericano.

América, en consecuencia, se juega su futuro político en Honduras. Las
oligarquías nacionales y el imperio pretenden regresarnos a los años
oscuros de Videla, Somoza, Stroessner, Pinochet, Trujillo y tantos otros
criminales.

Que los árboles no nos impidan ver el bosque. Tenemos que tener en claro
que los actores internos involucrados en el retorno de los gorilas al
poder, son unos bolsas que exponen su pellejo en beneficio de otros.
Ellos son la carne que lanzaron al asador, los que montaron el ensayo.
Si esté no resulta, ellos pagarán las consecuencias; pero si tuviesen
éxito, los cipayos habrían sido los tontos útiles que abrieran la brecha
para que se colaran las aspiraciones de las oligarquías y el imperio de
detener el avance de los pueblos en este continente.

Las próximas horas serán cruciales, pues los golpistas no parecieran
dispuestos a dar marcha atrás. De hecho ya juramentaron al presidente de
facto.

Las órdenes que tienen son las de ignorar a la OEA, a la ONU y a todo
aquel que se oponga a sus planes. Quieren evaluar la fuerza y la
capacidad de reacción de los gobiernos americanos y los organismos
internacionales; juegan a que no pasen de declaraciones y amenazas.

Con todo un sistema internacional de medios que ya llaman “señor
presidente” al aprendiz de dictador; que define el Golpe de Estado como
“sucesión forzada”; que no se da por enterado de la forma como violentan
la libertad de expresión y los derechos humanos; que trata de justificar
el golpe con los mismos argumentos de los golpistas y que trabaja para no
convertir en noticia lo que ocurre en Honduras; las oligarquías pretenden
ganar tiempo hasta convocar a unas elecciones que lógicamente amañarán.

La respuesta de los pueblos latinoamericanos tiene que ser contundente,
No basta con no reconocer al dictador, hay que cerrar las fronteras en
Centroamérica, hay que impedir que aviones comerciales y civiles
hondureños vuelen sobre nuestros territorios, hay que aislarlos por
completo. Solo ayuda humanitaria puede permitirse que ingrese a Honduras
mientras no regrese el legítimo presidente.

Que no se repita la experiencia de Carmona, que la pasa de lo lindo en
Bogotá. Zelaya tiene que regresar sin condiciones y los golpistas tienen
que ir con sus huesos a la cárcel.
El pedón de la falta y los reales que le darán a los golpistas por los
servicios prestados, animarían a otros aventureros.

Junio 2006
arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2698 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor